Cómo recalentar albóndigas - Las 5 mejores maneras

Como recalentar albondigas las 5 mejores formas

Tanto si se trata de un tentempié, una guarnición o el plato principal de tu comida, las albóndigas son una gran opción porque son fáciles de hacer en casa y a la vez deliciosas. No existen demasiadas albóndigas porque puedes congelarlas para más tarde.

¿Cuál es la mejor manera de recalentar las albóndigas? La mejor manera de recalentar las albóndigas es usando la estufa, pero el horno y la olla instantánea también son buenas alternativas. Si te apetece algo diferente, también puedes utilizar el microondas o la freidora de aire.

Indice

Las mejores formas de recalentar albóndigas 

Las clásicas albóndigas se hacen con carne picada, huevos, pan rallado y algunas hierbas y condimentos. Cada casa tiene su propia receta y todas son deliciosas, sobre todo si tienes una nonna italiana.

Aunque se parezcan, no deben confundirse con el falafel, que es otro tipo de bocadillo en forma de bola de la cocina de Oriente Medio, que puede considerarse una alternativa vegetariana a las albóndigas.

En la tradición italiana, se espera que sobren albóndigas porque puedes hacer una gran tanda de una vez y luego congelar algunas para cocinarlas más adelante en la semana o el mes. Pero también puedes dejar reposar las albóndigas cocidas en la nevera para recalentarlas al día siguiente.

Lo principal a tener en cuenta cuando recalientes las albóndigas caseras es si tienen salsa o no, de hecho, las albóndigas con salsa requieren un recalentamiento más suave.

Así que si no estás seguro de cómo calentar las albóndigas, no te preocupes porque hemos elaborado una lista con las 5 mejores formas de recalentar albóndigas, empezando por las mejores.

Cómo recalentar albóndigas en el fogón 

La estufa es la mejor manera de recalentar las albóndigas y la salsa completamente cocidas, pero también es una forma estupenda de recalentar las albóndigas congeladas. Básicamente, la estufa es el método a seguir cuando no estás seguro de cómo recalentar albóndigas, porque los resultados son estupendos de todos modos.

El secreto de recalentar las albóndigas en la estufa reside en lo suave que es este método de cocción tanto para las albóndigas como para la salsa.

Por la misma razón, este método es realmente más lento en comparación con las otras formas que explicaremos a continuación, así que ármate de un poco de paciencia.

Si vas a recalentar albóndigas congeladas, lo primero que debes hacer es sacarlas del congelador unas horas antes. Como alternativa, puedes utilizar el microondas para descongelarlas rápidamente.

Estos son los pasos para recalentar albóndigas en la cocina:

  1. Prepara una sartén antiadherente de la medida adecuada para tus albóndigas. Sería mejor si hubiera un poco de espacio entre las albóndigas, pero la sartén no tiene que ser demasiado grande.
  2. No es necesario precalentar la sartén, pero si prefieres hacerlo, entonces precaliéntala a fuego lento durante un par de minutos, no más.
  3. Vierte las albóndigas y su salsa en la sartén.
  4. Cocina a fuego lento, teniendo cuidado de mover las albóndigas regularmente y de remover la salsa al mismo tiempo.
  5. (Opcional) Cubre la sartén con una tapa.
  6. Este método requerirá al menos 20 minutos. Si la salsa empieza a hervir, baja el fuego y sigue recalentando hasta que las albóndigas estén completamente cocidas.
  7. Apaga el fuego y sirve.

Aunque es el método más lento, también es el que garantizará los mejores resultados, ya que asegura que las albóndigas se calienten por completo, manteniendo la salsa tan deliciosa como cuando la hiciste por primera vez.

Cómo recalentar las albóndigas en el horno 

¿No tienes tiempo para vigilar tus albóndigas y remover la salsa continuamente? Puedes recalentar las albóndigas sin salsa en el horno, pero ten en cuenta que este método también te llevará algo de tiempo.

Por razones obvias, no se pueden recalentar las albóndigas con salsa o gravy en el horno, por lo que este método está limitado a ciertas recetas. No obstante, garantiza que tus albóndigas se calienten por completo de forma muy gradual, que es la mejor manera de conseguir un resultado y un sabor perfectos.

Estos son los pasos para recalentar las albóndigas en el horno:

  1. Precalienta el horno a 350 grados. Las temperaturas extremadamente altas corren el riesgo de convertir la capa exterior de tus albóndigas en una corteza quemada.
  2. Coloca las albóndigas en una bandeja de horno o en una cazuela. Deja un poco de espacio entre ellas y no las apiles unas sobre otras, ya que deben cocinarse uniformemente por todos los lados.
  3. Cúbrelas con papel de aluminio para evitar que se sequen.
  4. Mételas en el horno y deja que se calienten lentamente durante unos 15 minutos. Cuantas más albóndigas pongas a la vez, mayor será el tiempo de cocción. 15 minutos deberían ser suficientes para una tanda pequeña.
  5. (Opcional) Después de 7-8 minutos, abre el horno y mueve las albóndigas para que se recalienten uniformemente.
  6. Después de 15 minutos, haz una prueba de sabor para ver si se han calentado bien. Si tienes un termómetro de cocina, puedes comprobar la temperatura interna de las albóndigas. Deben estar a 165 grados, especialmente si recalientas albóndigas de pollo.
  7. Mantenlas más tiempo en el horno si la temperatura interna es demasiado baja o si crees que no se han recalentado lo suficiente, pero comprueba cada 3-5 minutos porque podrían quemarse rápidamente.
  8. Sácalas y sírvelas.

¿Sólo necesitas preparar una porción muy pequeña y recalentar las albóndigas en el horno te parece una pérdida de tiempo y electricidad? Si tienes una olla instantánea, puedes probar a utilizar una de las diversas opciones para recalentar alimentos que ofrece este aparato de cocina.

Cómo recalentar albóndigas en la olla instantánea 

Las ollas instantáneas son cada vez más populares entre los amantes de la cocina, porque no sólo están pensadas para cocinar a presión, sino que pueden ofrecer una gran variedad de funciones y, por tanto, ayudarte a cocinar, calentar, saltear, cocinar al vapor y recalentar tus alimentos.

Con tu olla instantánea, también puedes recalentar albóndigas congeladas directamente desde el congelador. ¿Cómo? Pues básicamente es como cocinarlas desde cero.

Estos son los pasos para recalentar albóndigas en la olla instantánea:

  1. Si vas a recalentar albóndigas congeladas sin cocinar, vierte todos los ingredientes necesarios en la olla. Si vas a recalentar albóndigas cocidas, vierte las albóndigas y la salsa dentro de la olla.
  2. Añade ¾ de taza de agua.
  3. Mezcla todo para que la salsa cubra las albóndigas.
  4. Cubre la olla instantánea con la tapa (mejor si es de cristal).
  5. Pulsa el botón de vapor.
  6. Pon la presión en Alto durante 5 minutos.
  7. Haz la liberación rápida, abre la tapa y sirve.

Como ves, recalentar albóndigas en la olla instantánea es realmente fácil y rápido, por lo que es el método ideal cuando tienes prisa, o si de repente tienes invitados y quieres obsequiarles con un fabuloso aperitivo, por ejemplo.

Cómo recalentar albóndigas en la freidora de aire 

La freidora de aire no es lo primero en lo que piensas cuando quieres recalentar albóndigas, ni el método más convencional. Pero si no tienes una olla instantánea y se te hace tarde, este es un buen método que da buenos resultados.

No puedes recalentar albóndigas con salsa con la freidora de aire, pero cualquier otro tipo de albóndigas está bien. Puedes utilizar tu freidora de aire o la opción de freír en el microondas si tienes un aparato 4 en 1.

Estos son los pasos para recalentar las albóndigas en la freidora de aire:

  1. Precalienta la freidora de aire a 350-400 grados durante 5 minutos.
  2. Coloca las albóndigas en la cesta de la freidora de aire, asegurándote de que haya poco espacio entre ellas para que se calienten uniformemente.
  3. Cocina durante 7-10 minutos a 350-400 grados.
  4. (Opcional) Cocina otros 2 minutos si quieres darle un acabado crujiente.
  5. (Opcional) Calienta la salsa por separado en la estufa y viértela sobre las albóndigas.
  6. Colócalas en una fuente y disfrútalas.

Puede que no te lo creas, pero realmente puedes obtener grandes resultados recalentando las albóndigas en la freidora de aire, así que si te falta tiempo puedes probarlo. Al fin y al cabo, cuando no tengas opciones, la freidora de aire siempre será una opción mejor que el microondas.

Cómo recalentar albóndigas en el microondas 

¿Se pueden recalentar las albóndigas en el microondas? Por supuesto que sí. ¿Pero deberías hacerlo? Bueno, digamos que si tienes prisa y la alternativa es no comer, el microondas puede ser una buena opción.

No es que el microondas arruine las albóndigas, pero hay muchas otras opciones que probablemente te darían resultados mejores y más apetecibles. Pero si no te importan los detalles y sólo quieres recalentar tus albóndigas rápidamente, ¡el microondas es el método que necesitas!

Estos son los pasos para recalentar las albóndigas en el microondas:

  1. Corta las albóndigas en trozos pequeños, para que se calienten más uniformemente por dentro y por fuera. A menos que tengas un microondas con inversor, este es un paso necesario.
  2. Colócalas en un plato apto para microondas.
  3. (Opcional) Si recalientas las albóndigas sin salsa, cúbrelas con un paño húmedo para evitar que se sequen.
  4. Para el microondas medio de 1000 vatios, recalienta a fuego medio durante aproximadamente 1 minuto.
  5. Comprueba si se han recalentado bien hasta el fondo. Si no es así, sigue calentando a fuego medio hasta que estén listos.
  6. Sácalas y sírvelas.

¿Se pueden recalentar las albóndigas? 

No sólo puedes recalentar las albóndigas, sino que tienes muchas opciones para que tu plato vuelva a ser delicioso y sabroso.

Cuando quieras recalentar las albóndigas con salsa, tus mejores opciones son el fogón y la olla instantánea, para conservar la salsa y todo su sabor. En general, la mejor manera de recalentar las albóndigas es en una sartén sobre la estufa, porque es lento y suave tanto para la carne como para la salsa.

Para recalentar albóndigas sin salsa, además de las dos opciones anteriores también puedes utilizar el horno y la freidora de aire. El horno es, con diferencia, la mejor manera de recalentar albóndigas sin salsa.

Cuando estés en un apuro o tengas mucha hambre, la forma más rápida de recalentar albóndigas es utilizar el microondas. Si vas a recalentar albóndigas sin salsa, cúbrelas con un paño húmedo para que no se sequen demasiado.

Así que ya está, ahora conoces las mejores formas de recalentar albóndigas, clasificadas de la más lenta a la más rápida. Sólo te queda elegir la que más te guste y preparar una fantástica comida para ti y tu familia.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up