Los 10 mejores sustitutos de la harina de centeno para tus recetas

sustituto de la harina de centeno

La harina de centeno es uno de los ingredientes de repostería más comunes. Se utiliza en todo tipo de recetas, desde el pan, como la masa madre, hasta los pasteles de frutas, la pasta e incluso para muchas sopas/salsas

Al igual que la harina normal, existe una gama de tipos, como la harina de centeno blanca, la harina de centeno media y la harina de centeno oscura. Se produce mediante la molienda de granos y bayas de centeno que luego se purifican mediante la molienda.

La harina de centeno desempeña un papel importante en el proceso de panificación y a menudo se elige sobre la harina de trigo por tener un sabor más fuerte, más robusto y ligeramente a nuez.

¿Pero qué pasa si no tienes ninguna a mano? ¿O necesitas una alternativa sin gluten? Pues bien, hoy compartimos contigo nuestros 10 mejores sustitutos de la harina de centeno que seguirán produciendo grandes resultados, conservando un sabor y una textura muy similares a los de la harina de centeno.

¿Tienes prisa?
El mejor sustituto de la harina de centeno es la harina de almendras. Como alternativa, también puedes sustituir la harina de centeno por harina de arroz, harina de cebada o harina integral. Por último, en caso de que necesites un sustituto muy parecido por su textura, puedes sustituir la harina de centeno por harina de centeno, harina de chía y harina de espelta.
Indice

Los mejores sustitutos de la harina de centeno

La harina de centeno es un excelente ingrediente para hornear, ya que contiene menos gluten que la harina de trigo normal, la harina de pan y la harina para todo uso, lo que da lugar a una barra de pan menos "aireada". Algunas personas prefieren este pan más apretado y denso. Es especialmente popular en países como Rusia y Alemania.

Afortunadamente, hay muchas alternativas disponibles que seguirán creando esa densidad característica y ese sabor más fuerte.

Te permitirán crear los productos de panadería más densos con las mismas cualidades terrosas y de tierra, evitando las harinas y el pan blanco ultrarrefinados.

1. Harina de arroz

Aunque la harina de centeno es conocida por tener un menor contenido de gluten que la harina de trigo, a veces eso no es suficiente. Aquí es donde entra en juego la harina de arroz, ya que es una solución completamente libre de gluten y, debido a su popularidad en todo el mundo, es fácil de conseguir y también bastante barata.

Recomendamos utilizar harina de arroz integral, ya que es la más parecida en sabor a la harina de centeno, gracias a sus sabores ligeramente crudos y terrosos en comparación con sus variantes refinadas y blancas. 

Dicho esto, debido a su falta de gluten, que suele actuar como aglutinante en la cocción, puede que el pan resulte más desmenuzable. Para solucionarlo, puedes añadir algunos frutos secos molidos que ayuden a absorber parte del líquido y crear un producto final un poco más estable/robusto.

2. Harina de cebada

Como hemos mencionado anteriormente, la harina de centeno contiene algo de gluten. Pero es muy importante que no contenga demasiado o simplemente acabará produciendo el mismo resultado que obtendrías con la harina de trigo, perdiendo esa densidad y calidad terrosa únicas que aporta el Centeno.

Tener la cantidad adecuada de gluten es la clave para crear esa textura característica por la que la harina de centeno es tan conocida.

Aquí es donde la harina de cebada se convierte realmente en un sustituto ideal. Tiene "algo" de gluten, por lo que su funcionamiento es muy parecido al de la harina de centeno.

En lo que tal vez difiere un poco es en el sabor, ya que tiene un dulzor a nuez que es un poco diferente de la acidez que ofrece el centeno.

Pero aun así, el resultado final es muy sabroso y estamos seguros de que te gustará.

3. Harina de almendra

Esta es otra alternativa sin gluten, lo que la hace especialmente útil para quienes tienen intolerancia al gluten o para quienes intentan seguir una dieta cetogénica. 

Por desgracia, la harina de almendras es un poco más cara que la de centeno, pero está densamente repleta de proteínas, fibra y hierro, y también es una gran alternativa para hornear.

Puedes utilizar la harina de almendras como una alternativa 1:1 agradable y sencilla.

4. Harina de trigo integral

La harina de trigo integral es un poco diferente, ya que es mucho más rica en fibra, proteínas y minerales, y también produce un pan más denso y menos dulce en comparación con la harina de trigo normal.

Por ello, es una alternativa fantástica a la harina de centeno. 

Hay que hacer algunos ajustes para que el resultado final sea lo más parecido posible a lo que puedes conseguir con la harina de centeno. En primer lugar, tienes que utilizar aproximadamente un 25% más de harina de trigo integral que lo que pide la receta de harina de centeno.

Además, también tienes que añadir una cucharada extra de agua por cada taza de harina de trigo integral utilizada. Esto se debe a que la harina de trigo integral absorbe más agua, por lo que si te saltas este paso el resultado final puede resultar demasiado seco y desmenuzable.

5. Pumpernickel

Es uno de los mejores sustitutos del centeno, y produce un sabor casi idéntico al de cualquier receta en la que se utilice harina de centeno. Es esencialmente una harina de centeno molida muy gruesa que a veces se tuesta, lo que ayuda a dar al pan su color oscuro.

Debido a su alto contenido en fibra y al hecho de que está hecha con granos enteros, tiene el mismo sabor rico y sustancioso que se espera de la harina de centeno.

De hecho, mucha gente prefiere el pan de centeno a la harina de centeno por su calidad más densa y sabrosa. Pero dependiendo de la receta puede que no sea lo que buscas, en cuyo caso también puedes dividirlo un poco con harina de trigo para "debilitar" un poco su intensidad.

6. Harina de trigo sarraceno

Esta es una alternativa sin gluten bastante buena. Pero lo primero que hay que mencionar es que no funciona especialmente bien en recetas específicas de pan, ya que no puede subir por sí sola, por lo que hay que combinarla con otra harina para conseguir los mejores resultados.

En general, lo mejor es combinarla con harina blanca para hornear, pero ten en cuenta que ya no será sin gluten.

Aparte de eso, la harina de alforfón tiene muchas cualidades que la redimen, principalmente que tiene un delicioso sabor a nuez y salado, que es exactamente lo que queremos de la mayoría de nuestras recetas a base de harina de centeno.

Es una opción muy popular en todo el mundo, especialmente en Japón, donde se utiliza para hacer los conocidos fideos soba.

7. Harina de chía

Otra fantástica opción sin gluten. Se trata de un sustituto muy común de la harina de centeno que se suele utilizar para cualquier tipo de horneado salado, como el pan o los pasteles

Tiene ese distintivo sabor a nuez que asociamos con el centeno y también hace un buen trabajo imitando esa textura y densidad final gracias a su capacidad de absorber agua.

Tendrás que asegurarte de aumentar ligeramente el tiempo de horneado si eliges esto como sustituto, una buena regla general es añadir otros 5 minutos sólo para asegurarte de que tiene tiempo suficiente para cocinarse adecuadamente.

Además, también es muy saludable, ya que ofrece una buena cantidad de ácidos grasos, omega 3 y fibra, lo que constituye una gran razón de su popularidad.

8. Harina de espelta

Hemos mencionado una buena cantidad de alternativas sin gluten que, aunque están perfectamente bien para muchos escenarios culinarios, no siempre producen la misma textura deliciosa que una harina con gluten gracias a su capacidad de absorber agua y unir la masa.

Aquí es donde resulta útil la harina de espelta, que puede utilizarse como sustituto completo o en combinación con otro tipo de harina para añadir algunos beneficios nutricionales adicionales gracias a su alto contenido en proteínas y fibra.

Pero, en particular, es una buena harina para utilizar si piensas hacer cualquier tipo de pan o en cualquier aplicación de panadería, gracias al gluten adicional.

9. Harina de amaranto

Gracias a su falta de contenido en gluten, la amaranto produce un sabor y una textura muy parecidos a los de la harina de centeno.

Se elabora moliendo las semillas de la planta de amaranto y, como tal, se ha hecho especialmente popular en muchos platos mexicanos e indios que suelen utilizar pan de centeno.

Por supuesto, esto está muy bien para muchas aplicaciones de panadería, pero la falta de gluten puede convertirse en un problema para el pan, que puede resultar demasiado seco y desmenuzable. En este caso, no dudes en mezclarlo con otra fuente de harina para obtener lo mejor de ambos mundos.

10. Harina de maíz

La harina de maíz es un buen sustituto sin gluten que puede dar resultados similares cuando se utiliza para cosas como tartas, pasteles y diversos productos horneados.

Pero, por desgracia, es bastante calórica y carece del valor nutricional de algunas de las otras sugerencias. Así que considéralo una opción de último recurso.

Cómo elegir el mejor sustituto de la harina de centeno

Con tantas alternativas disponibles, puede ser un reto saber cuál es la mejor para un contexto concreto. 

Especialmente teniendo en cuenta lo mucho que influye el contenido de gluten en cosas como la textura y los niveles de humedad del resultado final, es importante elegir un sustituto que sea apropiado para el estilo de plato que estás horneando.

Sabor: 

Es ciertamente difícil encontrar ese equilibrio general de emular el sabor de la harina de centeno y al mismo tiempo conservar la cantidad adecuada de gluten y humedad para mantener también esa textura.

En nuestra opinión, obtendrás los mejores resultados utilizando pumpernickel. Es el que más se acerca en sabor a la harina de centeno, manteniendo ese característico sabor a nuez y rico que ofrece el centeno.

Y aunque quizá no ofrezca una textura tan parecida a la del pumpernickel, el trigo sarraceno recibe una mención honorífica por ofrecer un sabor similar a nueces y salado, sólo que con una textura ligeramente diferente.

Textura:

La densidad del pan y su grado de dureza es una de las principales razones para utilizar harina de centeno, por lo que acercarse lo más posible es imprescindible.

La harina de chía es una gran opción en este caso, gracias a su capacidad para absorber ese agua adicional y emular esa densidad característica y la rica textura que ofrece la harina de centeno, sin que se desmorone demasiado.

Precio:

Como es de esperar, la harina de trigo integral es a la que debes recurrir si buscas el camino más barato y fácil. 

Aunque definitivamente acabarás utilizando más gramos por receta debido a su tendencia natural a crear un producto final menos denso, el hecho de que sea tan popular significa que es lo suficientemente barata como para compensar esa cantidad adicional que tienes que utilizar.

Disponibilidad:

Aquí es donde la harina de trigo integral también sale ganando, gracias a lo común que es en todo tipo de platos, está disponible en todas las tiendas de comestibles comunes y nunca te quedarás sin saber dónde encontrarla.

Nuestra mejor elección:

Nuestra recomendación número uno es la harina de almendras, que es un poco cara, pero hace un buen trabajo en cuanto a sabor y textura, y es fácil de utilizar gracias a su proporción de cocción 1:1.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up