Los 11 mejores sustitutos del aceite de trufa para tus recetas

Los 11 mejores sustitutos del aceite de trufa para tus

El aceite de trufa es tan delicioso como suena, y no es de extrañar que se haya convertido en un elemento básico de la cocina moderna. Como su propio nombre indica, el aceite de trufa se hace con trufas secas o frescas, un tipo de hongo exótico y único.

Sin embargo, cuando se trata de un aceite de trufa de calidad, el precio puede ser a veces demasiado elevado, o puede que no encuentres el mejor producto. Tanto si este es el caso como si simplemente quieres un sustituto rápido, te tenemos cubierto.

Sigue leyendo para obtener más información sobre las mejores formas de sustituir el aceite de trufa en todas tus recetas.

Indice

Los mejores sustitutos del aceite de trufa 

Antes de entrar a explicar el aceite de trufa, creemos que es importante resolver primero el misterio de las trufas. ¿Qué son, dónde se pueden encontrar y por qué son tan caras? Siempre hay muchas preguntas en torno a este lujoso hongo.

Las trufas son hongos subterráneos y se encuentran sobre todo bajo los robles, en su profunda sombra. Hoy en día, se cultivan sobre todo en granjas de trufas específicas que se especializan en la producción de trufas.

En cuanto a su hábitat natural, las trufas se concentran sobre todo en Italia y Francia. Aunque hay muchos tipos de trufa, la gente suele distinguir las dos categorías principales: la trufa negra y la blanca, que son bastante diferentes. 

El aceite de trufa no es un aceite puro extraído de las trufas. De hecho, es aceite de oliva infusionado con trufas, y la concentración de las trufas varía de una marca a otra. Los tipos de aceite de trufa más populares son el aceite de trufa negra, el de trufa blanca y el de trufa francesa. 

Para mucha gente, las trufas son un lujo excesivo, dado su elevado precio. El aceite de trufa es una forma cómoda y asequible de obtener una dosis de ese aroma único y mundialmente conocido de la trufa, sin tener que arruinarse.

El aceite de trufa es principalmente un aceite de acabado, que se utiliza para realzar el sabor de todos los platos, como sopas, pasta, puré de patatas, todo tipo de salsas y pizza. Siempre que utilices una marca de calidad, obtendrás ese sabor umami y terroso de la trufa, y un aroma embriagador. 

Sin embargo, ten en cuenta que algunas alternativas más baratas pueden no tener ni rastro de trufas. Estas marcas suelen enumerar en su declaración ingredientes como el aroma o el sabor a trufa, cuando en realidad utilizan un compuesto aromático artificial. 

Dependiendo del aceite base, el aceite de trufa varía de amarillo a verde, y puede ser claro o un poco turbio, según la consistencia del aceite. Las marcas de alta calidad incluso incluyen un trozo de trufa en la propia botella de aceite. 

¿No hay aceite de trufa? Esto no tiene por qué ser un problema, siempre que elijas el sustituto del aceite de trufa adecuado. 

1. Aceite de oliva virgen extra

El aceite de oliva virgen extra es el ingrediente principal de un aceite de trufa de calidad. Aunque puede que no ofrezca ese distintivo aroma a trufa, el aceite de oliva tiene ciertamente un hermoso aroma por sí mismo. Por supuesto, si has tenido la suerte de hacerte con algunas trufas, puedes infusionar el aceite. 

Además de ser un buen medio para cocinar, el aceite de oliva virgen extra también es ideal como aceite de acabado, sobre todo en aderezos para ensaladas. Es fácil de trabajar y está repleto de grasas saludables y valiosos nutrientes.

2. Sal de trufa

La sal de trufa es básicamente una mezcla de sal y trocitos de trufa, ya sea negra o blanca. Es una hermosa mezcla de sabores y una forma cómoda de realzar el sabor de tus platos sin tener que preocuparte demasiado por el desarrollo del sabor.

Al igual que con el aceite de trufa, debes fijarte bien en la lista de ingredientes antes de comprar la sal de trufa. Algunas de las marcas de gama baja pueden utilizar aromatizantes y colorantes artificiales y presentarlos como trozos de trufa.

3. Aceite de trufa casero

Ahora que hemos presentado los dos primeros sustitutos del aceite de trufa, probablemente te alegre saber que el aceite de trufa no es demasiado difícil de hacer en casa, siempre que tengas los ingredientes adecuados.

Por supuesto, este tipo de aceite puede hacerse con otros aceites base, pero sólo el aceite de oliva virgen extra te dará un resultado de primera. Si te decides por la mezcla de aceite de oliva y sal de trufa, ten en cuenta la cantidad de sal, ya que no querrás pasarte.

Si añades trufas secas o frescas, querrás dar tiempo al aceite para que infusione y absorba todo el sabor de la trufa antes de utilizarlo. 

4. Trufas

Como ya puedes imaginar, el aceite de trufa es una versión más sutil y menos aromática de las trufas, ideal para quienes no aprecian la agudeza y la complejidad de las trufas. Sin embargo, si quieres experimentar todo su sabor, las trufas reales son el camino a seguir.

En el aceite, tanto el aroma como el sabor de las trufas se diluyen considerablemente. Con las trufas frescas o secas, obtienes lo auténtico y recuerda que un poco da para mucho, sobre todo en sopas, salsas y como ingrediente de pizzas

5. Aceite de hongos porcini

El aceite de setas porcini es un sustituto ideal del aceite de trufa blanca, ya que tiene un agudo aroma a hongo y la dosis justa de umami. Cuando compres aceite de setas porcini, busca una mezcla de aceite de oliva virgen extra y un extracto de setas real en lugar de un aromatizante artificial.

Este tipo de aceite es ideal como aceite de acabado. Rocíalo sobre la pizza, las ensaladas, la bruschetta, los sándwiches o las chuletas de cerdo para obtener un sabor único a setas y un aroma terroso y a nuez. 

6. Salsa Worcestershire

He aquí una alternativa perfecta al aceite de trufa si te gusta ese sabor umami, sabroso y ligeramente dulce, con un aroma complejo y fuerte. La mayoría de las salsas Worcestershire son de color marrón oscuro, líquidas y bastante saladas, por lo que un poco da para mucho.

Esta salsa puede utilizarse como condimento, salsa para mojar, o simplemente puede añadirse a cualquier plato en lugar de sal para realzar los sabores. Es rápida, cómoda y no requiere cocción para alcanzar todo su potencial. 

7. Aceite de avellana

Si buscas un aceite de sabor suave, con sólo un sutil toque de sabor y aroma característicos, el aceite de avellana es el camino a seguir. Al contrario que el aceite de trufa, el aceite de avellana virgen no es una mezcla ni se infunde, sino que se extrae directamente de las avellanas.

Sin embargo, también puedes encontrar alternativas más baratas que no son 100% aceite de avellana, y éstas ofrecerán un aroma de avellana mucho más sutil. En cuanto al perfil de sabor, este aceite no es tan umami, pero tiene sabor a nuez, a tierra y puede ser un poco ácido. 

8. Aceite de semilla de uva

El aceite de semilla de uva es básicamente un subproducto de la elaboración del vino, ya que las semillas de uva son los restos de este proceso. Las semillas se prensan y se extraen para obtener el aceite de pepita de uva, que puede utilizarse como medio de cocción y como aceite de acabado. 

Tiene un punto de humo moderadamente alto, lo que significa que no es la mejor opción para técnicas culinarias como la fritura y la cocción. Sí que puedes utilizarlo para saltear, hornear o en tus aliños de ensalada. 

9. Aceite de hongos 

El aceite de setas suele ser una mezcla de aceite vegetal (o de oliva) y un tipo de setas, a veces incluso varios tipos de setas combinados. Suele contener especias y hierbas que lo convierten en un aceite de acabado completo para elevar cualquier plato. 

Sin embargo, si no puedes encontrar algo así en tu tienda local, puedes hacer fácilmente tu propio aceite de setas en casa. Sólo tienes que combinar la cantidad deseada de tu aceite favorito (nuestra elección es el aceite de oliva), las setas secas que prefieras y las hierbas secas (romero, salvia). 

Vierte la mezcla en una botella de cristal o en un tarro y déjala reposar durante al menos 4 días para que todos los sabores y aromas se casen.

10. Aceite de cáñamo

El aceite de cáñamo es un gran sustituto del aceite de trufa si el aceite de oliva o el aceite vegetal te parecen demasiado simples y aburridos para tu gusto. Elaborado a partir de semillas de cáñamo crudas, el aceite de cáñamo es un aceite de acabado complejo, con sabor a nuez y umami, con un punto de humo bajo.

Esto significa que su uso debe limitarse al aceite de acabado, ya que no es la mejor opción para cocinar. No sólo no es saludable utilizar estos aceites para cocinar, sino que, como también se queman rápidamente, el sabor también se verá perjudicado. 

11. Salsa de soja

En cuanto a la salsa de soja, te encontrarás con distintas variedades, pero ten en cuenta que cuanto más oscura sea, más fuerte será el sabor y el aroma. La salsa de soja ligera puede ser la apuesta más segura cuando se trata de realzar los sabores sin que se apodere del plato. 

En cuanto al sabor, la salsa de soja es la única definición del sabor umami. Funciona muy bien como aderezo, así como para potenciar el sabor en salsas, sopas, platos de pasta y encima de verduras asadas, carne y todo tipo de marisco. 

Cómo elegir un sustituto del aceite de trufa

Al elegir un sustituto de cualquier ingrediente, la mejor estrategia es partir de tus preferencias y gustos personales.

Si buscas un sabor más rico y profundo, te gustarán las trufas secas o frescas, la salsa Worcestershire o la salsa de soja.

Por otro lado, si te sientes más cómodo con los aceites infusionados, deberías optar por la mezcla de aceite de oliva y sal de trufa/trufa (aceite de trufa casero), el aceite de setas porcini, el aceite de avellana, el aceite de semillas de uva, el aceite de setas (especialmente el casero) o el aceite de cáñamo aromático. 

El aceite de oliva virgen extra puede carecer del aroma de las trufas, pero sigue siendo una de las opciones más convenientes en todas las aplicaciones culinarias, así como la sal de trufa de calidad.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up