Los 13 mejores sustitutos del orégano para tus recetas

Los 13 mejores sustitutos del oregano para tus recetas

Para mucha gente, el orégano es un elemento básico en sus armarios de cocina. De hecho, esta versátil hierba puede utilizarse de muchas maneras y en innumerables recetas, aunque probablemente sea más famosa por ser un adorable aderezo para la pizza.

A pesar de ser una especia fundamental en distintas cocinas del mundo, algunas personas son alérgicas al orégano, o pueden quedarse sin él justo cuando lo necesitan. En estas situaciones, uno puede preguntarse qué puede utilizar en lugar del orégano.

Por suerte, hay más de un ingrediente que funciona como buen sustituto del orégano y es bastante fácil de encontrar en las tiendas cercanas.

Indice

Los mejores sustitutos del orégano

Es difícil imaginar una buena pizza sin una pizca de orégano. Eso es porque el orégano es una hierba sabrosa que puede hacer que casi cualquier plato sea mejor de lo que pensabas. 

Aparte de la pizza y la salsa para la pasta, hay muchos usos para el orégano, y basta con pasar un rato experimentando en la cocina para encontrar muchos más que probablemente no esperabas, por ejemplo, platos de pescado, sándwiches o pollo.

Como hierba, el orégano se puede encontrar tanto en forma seca como fresca durante todo el año, pero probablemente sea la forma seca la que más utilices. El orégano fresco es realmente sabroso, pero al mismo tiempo puede ser bastante abrumador, y por eso se suele preferir su forma seca.

Sin embargo, tanto si buscas un sustituto del orégano fresco como un sustituto del orégano seco, hemos elaborado la siguiente lista de los 13 mejores sustitutos del orégano que seguramente satisfarán la mayoría de tus necesidades culinarias.

1. Albahaca

El sustituto más obvio del orégano es, por supuesto, la albahaca. Las dos hierbas culinarias son confundidas a veces por los novatos en la cocina, especialmente cuando se comparan las hojas de albahaca con las de orégano fresco.

Si bien es cierto que la albahaca es una gran alternativa al orégano para la pasta, la pizza y la mayoría de las recetas mediterráneas, también hay que tener en cuenta que ambas no saben igual. 

Para explicar en qué se diferencian estas dos hierbas en cuanto a sabores, podríamos decir que la albahaca y el orégano dan cada uno un matiz muy singular a tus platos, pero de alguna manera comparten la misma sensación, por lo que el resultado final no tiene un sabor desagradable aunque sustituyas uno por otro.

La albahaca es especialmente buena para las salsas y los platos de carne, y basta con echar unas cuantas hojas a la mezcla y removerlas con cuidado o dejar que se mezclen con los demás ingredientes para obtener unos resultados estupendos. 

Asegúrate de utilizar la menor cantidad necesaria, porque su sabor puede ser excesivo. Para evitarlo, también puedes añadir la albahaca cuando estés a mitad de la cocción, y retirarla unos minutos antes de que esté hecha.

2. Perejil

El perejil es otra hierba que se confunde fácilmente tanto con la albahaca como con el orégano, pero no tiene mucho que ver con ninguno de los dos, aunque puede funcionar como sustituto del orégano y también de la albahaca.

Cuando los italianos quieren decir que alguien o algo encaja en cualquier sitio, dicen "es como el perejil". Esto se debe a que el perejil es un buen complemento para básicamente cualquier plato, ya que su sabor es bastante delicado y agradable.

Aunque puedes encontrar perejil tanto en forma fresca como seca, esta última no merece realmente la pena. Por lo general, las hierbas secas tienen un sabor más fuerte que las frescas, pero en el caso del perejil ocurre lo contrario.

Añade hojas de perejil fresco a tus salsas de carne o pasta, sopas y caldos para potenciar el sabor. El perejil se utiliza sobre todo picado en trozos pequeños, pero a veces se añaden hojas enteras como guarnición al final del proceso de cocción.

Esta hierba es especialmente buena como sustituto del orégano en recetas como las albóndigas y los pasteles de carne, porque combina muy bien con la carne de cerdo y de vaca.

Otro uso bueno pero menos conocido de las hojas de perejil es como adición a las ensaladas, aunque no aportan mucho sabor en comparación con otros ingredientes habituales de las ensaladas, como las zanahorias, las aceitunas o los tomates.

3. Romero

Puedes utilizar el romero como sustituto del orégano en diversas recetas, pero se recomienda ceñirse a las recetas de carne porque es ahí donde el romero fresco da lo mejor de sí como sustituto del orégano seco.

De hecho, a pesar de que el romero es un buen sustituto del orégano cuando no lo tienes, ten en cuenta que estas dos hierbas no saben nada parecido. El romero tiene un sabor muy característico que a menudo se considera más fuerte que el del orégano fresco y el seco.

Sin embargo, el romero también te permite cubrir aquellas recetas en las que el orégano no puede dar lo mejor de sí, por ejemplo, todo lo relacionado con el pollo y el pescado.

Cuando utilices el romero, es importante que lo laves y lo seques con cuidado antes. Por lo general, basta con añadir algunas hojas a la receta durante el proceso de cocción, pero en algunos casos, también puedes añadir el tallo entero, por ejemplo, al preparar la salsa para los platos de carne.

4. Salvia

Puedes utilizar la salvia para sustituir al orégano, pero también puedes utilizar ambos juntos, ya que la salvia encaja muy bien en recetas con perejil, cebolla y ajo. 

La salvia es una hierba muy particular y, si es la primera vez que la utilizas, te recomendamos que empieces con una cantidad mínima, porque no siempre es fácil saber cuánta salvia requiere la receta sin experiencia.

Esta hierba tiene un sabor bastante brillante y se utiliza para dar calidez a los platos, pero las hojas frescas de salvia tienen una textura borrosa que puede resultar desagradable de comer, por lo que la salvia nunca se come cruda, sino que se utiliza para rellenos o en combinación con otras hierbas, principalmente en platos de marisco o con ingredientes como el limón y la mantequilla.

La forma de utilizar esta hierba depende de la versión que quieras elegir. Si utilizas salvia seca, es mejor añadirla al principio del proceso de cocción, porque el sabor necesita tiempo para fortalecerse; en cambio, la salvia fresca mantiene un sabor fuerte durante todo el proceso, pero es mejor añadirla al final.

5. Tomillo fresco

Si buscas hierbas similares al orégano, el tomillo fresco debe estar entre tus primeras elecciones. Tomillo fresco, no seco, porque la versión seca tiene un sabor mucho más fuerte y menos similitudes con el orégano seco, mientras que la versión fresca puede sustituir tanto al orégano fresco como al seco.

El tomillo fresco y el orégano son casi intercambiables, de hecho para cualquier cantidad de orégano que necesites sustituir, puedes utilizar la misma cantidad de tomillo fresco.

Al igual que el romero, el tomillo se puede utilizar entero o recogiendo sus hojas. Las hojas suelen picarse antes de añadirlas al plato en cualquier momento del proceso de cocción. Se recomienda añadir el tomillo al principio porque cuanto más tiempo se cocine, más fuerte será su sabor.

Utiliza el tomillo en lugar del orégano para realzar el sabor de tus platos a base de carne y verduras. Es especialmente bueno con las patatas asadas y también puede utilizarse en la repostería salada.

6. Mejorana seca

La hierba mejorana pertenece a la misma familia de plantas que el orégano, de hecho, estas dos hierbas comparten muchas similitudes, y al orégano se le suele llamar "mejorana silvestre". 

Ni que decir tiene que, aparte de utilizar la mejorana para sustituir al orégano seco, también puedes utilizarlas juntas, ya que dan diferentes capas de sabor a los platos: el orégano es bastante picante, mientras que la mejorana es más compleja.

Como la mejorana tiene un sabor más fuerte y dulce que el orégano, suele preferirse para las ensaladas y para añadir especias a algunos tipos de quesos, platos de carne y salsas.

Sin embargo, la mejorana puede no durar tanto como el orégano durante la cocción, ya que su sabor puede debilitarse debido a los largos tiempos de cocción. Por eso se recomienda añadir la mejorana sólo hacia el final.

7. Estragón

El estragón fue considerado en su día una de las mejores hierbas de la cocina francesa, pero hoy es probablemente menos conocido que la mayoría de las hierbas. Con un nombre alternativo tan evocador como "hierba del dragón", el sabor del estragón es igual de singular, con notas de anís y regaliz.

Debido a su complejo sabor, el estragón es una de esas hierbas que o bien amas o bien odias, dependiendo de tu preferencia respecto al regaliz. 

El estragón puede ser un buen sustituto del orégano fresco si no tienes ninguno de los sustitutos más populares, pero debes tener en cuenta que las dos hierbas tienen sabores diferentes y que el estragón podría no encajar en todas las recetas que podrían utilizar orégano.

Esta hierba funciona mejor cuando se utiliza con alimentos que tienen sabores delicados y, por tanto, absorben fácilmente otros, como el pollo o los huevos. Sin embargo, al sustituir al orégano, es mejor utilizar el estragón principalmente para dos fines: como adición a las salsas a base de tomate o para aderezos a base de verduras.

8. Alholva

El fenogreco es una hierba aromática con una característica especial: puedes utilizar tanto sus hojas como sus semillas en la cocina con distintos fines. 

En concreto, las hojas de alholva se parecen bastante a las de perejil y pueden utilizarse como sustituto del orégano en muchas recetas. Sin embargo, si buscas el típico sabor del orégano, el fenogreco no es la mejor opción para tu receta. 

De hecho, el fenogreco y el orégano no comparten similitudes en cuanto a sabores. El fenogreco tiene un sabor a la vez amargo y dulce, y añade una nota ligeramente a nuez a tu plato.

El sabor de esta hierba es tan peculiar que es realmente difícil de precisar o sustituir. Recomendamos utilizar esta hierba para sustituir al orégano sólo si no te gusta su sabor o te apetece hacer algo nuevo en la cocina.

9. Eneldo

Al igual que el fenogreco, puedes utilizar tanto las hojas como las semillas de eneldo en la cocina. Las hojas se conocen como hierba de eneldo, mientras que las semillas pueden utilizarse para condimentar tu plato. 

Puedes encontrar tanto el eneldo fresco como el seco en la mayoría de los supermercados; sin embargo, el eneldo seco no se recomienda para cocinar porque su sabor es realmente débil en comparación con el fresco.

En la cocina, el eneldo se utiliza sobre todo como guarnición, y cuando se trata de orégano, puedes sustituir con éxito el orégano fresco por hojas de eneldo. 

El eneldo aporta un sabor herbáceo a los platos, muy parecido al del anís. Como puede ser muy intenso, debes tener cuidado al utilizar esta hierba porque un poco de eneldo da para mucho.

Otra forma de atenuar el fuerte sabor del eneldo es cocinarlo durante mucho tiempo. Sin embargo, no recomendamos cocinar el eneldo durante mucho tiempo, porque su sabor único es su mejor característica. En todo caso, siempre es mejor añadir el eneldo al final para conservar el sabor.

10. Hoja de laurel

La planta del laurel se cultiva con fines ornamentales, pero sus hojas se utilizan mucho en la cocina como hierba aromática. Las hojas de laurel pueden añadirse a todo tipo de recetas, desde guisos hasta sopas y salsas, y también se utilizan para hacer algunos tipos de té.

El laurel puede utilizarse fresco, seco o molido. En su forma seca, estas hojas tienen un sabor muy intenso y también duran más. En cambio, las hojas frescas son bastante caras y no duran tanto.

Las hojas de laurel tienen un aroma muy parecido al del orégano, por lo que son un buen sustituto de éste. Sin embargo, es mejor utilizarlas para recetas de cocción lenta, porque no se ablandan durante la cocción, pero cuanto más tiempo se cocinan, más sabor liberan.

Por eso las hojas de laurel se utilizan sobre todo para salsas a fuego lento o recetas similares en las que se pueden cocinar durante mucho tiempo y luego retirarlas antes de servir. De hecho, aunque las hojas de laurel son comestibles, tienen bordes afilados que podrían ser perjudiciales al comerlas.

11. Ajwain (carambola)

El ajwain, también conocido como carambola y otros muchos nombres diferentes, pertenece a la misma familia de plantas que el orégano y la mejorana, así que no hace falta decir que es un sustituto perfecto de ambas hierbas y, en particular, es un gran sustituto del orégano seco.

La carambola es en realidad un fruto que se cultiva principalmente en la India e Irán y se utiliza mucho en la cocina india como parte de una mezcla de especias. Esto se debe a que su sabor es muy fragante, fuerte y tiene matices amargos, igual que el orégano.

Debido a su sabor único, y sobre todo a su intensidad, siempre es mejor utilizar menos carambola de la necesaria, porque una pequeña cantidad ya tiene un sabor bastante fuerte.

Aunque probablemente sea uno de los sustitutos del orégano más cercanos de esta lista, puede ser bastante difícil de encontrar, ya que suele venderse en tiendas indias. Cuando lo encuentres, pasa de su forma en polvo y compra las semillas para molerlas en casa. La carambola en polvo ha perdido la mayor parte de su sabor, así que no merece la pena.

12. Cebollino fresco

Cuando estés en un apuro y si te apetece un sabor diferente al del orégano clásico, el cebollino es una de las mejores opciones porque es una guarnición rápida y sabrosa.

El cebollino está estrechamente relacionado con la cebolla y el ajo, y su sabor es muy particular, similar y diferente al de la cebolla clásica, pero si no te gusta el sabor de la cebolla, la cebolleta y el puerro, probablemente tampoco te gustará el cebollino.

El cebollino fresco puede sustituir al orégano fresco o seco en la mayoría de las recetas, y es muy fácil de hacer. Basta con picar los tallos en trozos pequeños y espolvorearlos por encima de tu plato como guarnición o añadirlos al proceso de cocción para potenciar el sabor.

Combinan muy bien con los huevos, las patatas y el queso, especialmente con los quesos fundentes como la mozzarella. Lo mejor del cebollino fresco es que es muy versátil, así que te deja espacio para experimentar.

13. Condimento italiano

El último sustituto que podemos recomendar es el condimento italiano. El orégano forma parte originalmente de la mezcla de especias y hierbas conocida como condimento italiano, así que, por supuesto, puedes sustituirlo por uno.

Esta elección puede ser bastante limitada porque el condimento italiano se utiliza sobre todo en recetas de estilo italiano, pero si te apetece hacer pasta, pizza, albóndigas u otras recetas tradicionales italianas, difícilmente encontrarás un sustituto del orégano mejor que el condimento italiano.

Cómo elegir un sustituto del orégano

El orégano es una de las hierbas más famosas utilizadas en las cocinas de todo el mundo. Sin embargo, su sabor puede ser un obstáculo para algunas personas, o puede ocurrir que te quedes sin él justo cuando más lo necesitas. 

En estos casos, tienes que tener en cuenta la receta que quieres seguir, porque hay muchos sustitutos del orégano que puedes utilizar, pero no todos se adaptan a cualquier receta.

Si quieres replicar el sabor del orégano, te recomendamos que utilices hierbas de la misma familia, como la mejorana o la carambola. El condimento italiano también es una buena opción, especialmente cuando se cocinan platos italianos.

Si te apetece un sabor ligeramente diferente que dé la misma "sensación" que el orégano, opta por la albahaca, el perejil, el romero, la salvia o el tomillo. Estas hierbas se suelen utilizar juntas porque comparten características similares, aunque no tienen el mismo sabor.

Si no te importa el sabor y sólo quieres añadir ese pequeño detalle para mejorar tu plato, prueba con estragón, fenogreco, eneldo, hojas de laurel o campanillas frescas. Cada uno de estos sustitutos tiene características diferentes, así que asegúrate de comprobar de antemano cuál se adapta mejor a tu receta.

Como puedes ver, es fácil sustituir el orégano y seguir obteniendo grandes resultados. La mayoría de estos sustitutos se pueden encontrar en cualquier tienda cercana, pero probablemente ya tengas algunos de ellos en casa, ¡así que sólo tienes que ponerte a cocinar!

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up