Los 13 mejores sustitutos del queso manchego para tus recetas

Los 13 mejores sustitutos del queso manchego para tus recetas

El queso manchego es una sinfonía de sabores únicos que nunca imaginarías juntos, pero de alguna manera, en esta combinación, tienen un sentido perfecto. Es un queso semiduro de leche de oveja, a la vez dulce y sabroso debido a las pinceladas de frutas, frutos secos e incluso sabor picante.

El manchego también está impregnado de hierbas aromáticas y del moho de la hierba que le da ese sabor tan característico.

Cuando se trata de ingredientes únicos como éste, quizá te preguntes si se pueden sustituir. Hemos encontrado algunas opciones bastante atractivas, así que sigue leyendo para encontrar el mejor sustituto del queso manchego para tu receta. 

Indice

Los mejores sustitutos del queso manchego

El queso manchego es un queso curado de color marfil originario de España, y cuanto más viejo sea, más agudo será su sabor y textura. Durante el proceso de maduración, desarrolla sabores más complejos y tostados y un increíble aroma que combina bien con almendras, miel o mermelada.

Se produce a partir de una cuajada firme de leche de oveja que luego se corta y separa para colar el suero.

Tras el proceso de escurrido, la cuajada del queso se deposita en un molde -tradicionalmente un molde tejido de hierba- (aunque el queso manchego industrial comprado en la tienda procede de un molde de plástico).

A continuación, se escurre el queso de cualquier resto de suero, se empapa en salmuera para obtener ese sabor sabroso y, por último, se pincela en aceite de oliva, que bloquea la humedad antes del proceso de envejecimiento.

Aunque el manchego fresco puede consumirse después de sólo 2 semanas, el queso puede envejecerse durante más de un año para desarrollar toda su complejidad y profundidad.

El queso manchego original no tiene rellenos ni conservantes, no tiene gluten ni está pasteurizado, y sólo contiene leche cruda de oveja e ingredientes naturales. Sin embargo, suele contener cuajo animal, lo que significa que no es adecuado para una dieta vegetariana.

Aunque la leche de oveja puede resultar a veces excesiva en el queso, no es el caso del queso manchego.

El sabor de este queso podría describirse como un equilibrio perfecto entre suave y complejo. Dependiendo de la madurez, está disponible en 4 versiones

  1. fresco (queso manchego fresco con una maduración mínima de 2 semanas)
  2. semicurado (manchego semicurado con una maduración mínima de 3 semanas y máxima de 4 meses);
  3. curado (Manchego semiduro, con predominio de frutos secos, envejecido entre 3 y 6 meses);
  4. viejo (significa viejo; envejecido de 1 a 2 años, más bien firme, complejo e ideal para rallar). 

El queso manchego es algo que quieres disfrutar con una copa de cabernet sauvignon o pinot noir, membrillo y chutney de ajo. Sin embargo, si no lo tienes en ese momento y estás organizando tu tabla de quesos, aquí tienes algunas alternativas de queso manchego bastante buenas.

1. Monterey jack

El Monterey jack, también conocido simplemente como queso Jack, es un queso americano semiduro, con alto contenido en grasa, y extremadamente suave y blando.

Aunque es semiduro, el queso Jack es muy suave y se funde como un sueño, lo que lo hace adecuado para el queso a la parrilla, las sopas, la pasta, la pizza, las salsas con queso y los macarrones con queso.

La versatilidad de este sustituto del queso manchego es realmente difícil de igualar.

El Monterey jack también es una gran opción si quieres sustituir el sabor único del queso manchego en tu tabla de quesos. Se complementa con la mayoría de los vinos, incluidos el Sauvignon Blanc, el Riesling y el Chardonnay, así como con opciones tintas como el Merlot o el Pinot Noir.

2. Tomme de Brebis

El Tomme de Brebis es un queso francés semiblando, elaborado principalmente con leche de oveja, lo que lo convierte en un adecuado sustituto del queso manchego.

Al igual que en el queso manchego, el sabor de la leche de oveja no es predominante en el Tomme de Brebis, y el sabor podría describirse como suave.

Sin embargo, si quieres evitar por completo la leche de oveja, hay variantes del Tomme de Brebis elaboradas con leche de vaca.

Otra similitud entre el Manchego y el Tomme de Brebis es la mejora de los sabores y la textura con el paso del tiempo. Cuanto más envejece, la textura del queso se vuelve algo granular, y los sabores y aromas se acentúan. 

3. Pecorino

Este es, sin duda, uno de los quesos duros italianos más famosos y de mayor difusión. La base del pecorino también es la leche de oveja, pero en este caso, el sabor es bastante dominante, y puede ser mucho para algunas personas.

Debido a su intensidad y potente aroma, el pecorino suele servirse en pequeñas dosis, y es una opción ideal para las personas que prefieren los sabores aromáticos y atrevidos a los suaves y sutiles. 

El queso pecorino es una gran adición a la pasta que puede añadirse a una salsa para obtener un sabor más intenso, o rallarse sobre un plato terminado. Verás que el pecorino más joven y menos maduro tiene un sabor ligeramente más suave y una textura más blanda, si es lo que buscas.

4. Comté

El comté procede de Francia, de la región del Macizo del Jura, y generalmente se elabora con leche de vaca no pasteurizada. Al igual que el Manchego, este queso también es semiduro, normalmente de color amarillo pálido, y su textura se vuelve aún más firme y granulada cuanto más viejo se hace.

En cuanto al sabor, el Comté es una mezcla de salado, ahumado y con sabor a nuez por un lado, y dulce y afrutado por otro.

Mientras que el Manchego puede consumirse tras sólo 2 semanas, el Comté requiere un proceso de maduración de 4 meses como mínimo, y puede envejecerse hasta 24 meses. Combina bien con vinos como los tintos del Ródano o el jerez.

5. Asiago

Aunque está hecho de leche de vaca, el queso Asiago es un buen sustituto del sabor único del queso Manchego. El Asiago es originario del norte de Italia, y su textura puede variar de media a dura, según el grado de maduración.

Al igual que el manchego, el asiago también puede comprarse tanto fresco como semicurado y curado, por lo que su color puede variar del blanco al amarillo pálido.

En cuanto a la textura, el asiago suele tener muchos agujeros pequeños e irregulares por todas partes, y suele tener una consistencia medianamente firme. En cuanto al sabor, es sobre todo suave, pero aún agrio y dulce, con un aroma a nuez y a levadura.

6. Zamorano

El zamorano es una deliciosa alternativa al queso manchego que también se produce a partir de leche de oveja fresca y sin pasteurizar. Procede de España, de la región castellano-leonesa de Zamora, y tiene una textura un poco más dura que el queso manchego, sobre todo cuando está maduro.

Debido a este tipo de consistencia, puede ser un poco desmenuzable, lo cual es algo que debes tener en cuenta si lo dispones en tu tabla de quesos. 

Este queso español es más bien salado, por lo que debes tener cuidado con el condimento si lo añades a tus platos. Aparte de eso, tiene un sabor a nuez que recuerda al manchego, y el aroma es bastante dulce.

7. Cheddar inglés

Aunque hay numerosas variaciones del queso cheddar, el cheddar original procede de Inglaterra, y es un queso duro hecho con leche de vaca no pasteurizada. Para un sabor más suave, debes buscar un cheddar inglés envejecido durante no más de 3 meses.

Un sabor más complejo y profundo, en cambio, requiere una maduración de al menos 18 a 24 meses. Aunque es un queso duro, el cheddar inglés sigue conservando esa humedad que da lugar a una textura suave.

Una vez madurado, el cheddar inglés tiene un mayor sabor a nuez. Como se funde a baja temperatura, es ideal para todo tipo de platos, como salsas, tostadas y guisos. Combina bien con carnes frías, frutas, pan e incluso encurtidos.

8. Chihuahua

Sí, existe el queso chihuahua, y en realidad es un gran sustituto del queso manchego mexicano, ya que también es originario de México.

Este queso también se conoce como Queso Chihuahua, y procede del estado de Chihuahua, en México. En realidad es una variante del queso cheddar, y tiene un color amarillo blanquecino.

Mientras que el cheddar suele ser bastante fuerte y aromático, el chihuahua es sobre todo suave, y tiene una consistencia semiblanda.

Es adecuado para fundir, así que te encantará encima de tus nachos cargados, patatas fritas, así como en salsas, fondues y dips. También es muy común en la cocina mexicana, especialmente con chilaquiles y quesadillas. 

9. Muenster 

El queso muenster es un sustituto ideal del queso manchego si buscas ese bocado suave y mantecoso y un sabor suave.

Al igual que el manchego, el muenster también tiene una capa de color alrededor, que suele ser roja o naranja.

La coloración de la capa exterior del muenster procede del pimentón, que suele ser muy sutil, y toda la corteza es comestible. 

El Muenster también es un buen queso para fundir, ideal para el queso a la plancha, los sándwiches, la pizza, el atún fundido, los macarrones con queso y las hamburguesas. Aunque tradicionalmente se elabora con leche de vaca, también puedes encontrar algunas variantes elaboradas con leche de cabra, si te gusta un aroma más fuerte y atrevido.

10. Parmigiano-Reggiano

Este sustituto del queso manchego es un famoso queso italiano, duro y seco, que suele elaborarse con leche de vaca desnatada o parcialmente desnatada.

Lo reconocerás por su corteza dura y dorada, y su interior blanco-amarillento. Para que un queso se denomine Parmigiano-Reggiano, debe estar madurado al menos 2 años, mientras que el stravecchio tiene 3 años de maduración.

Este queso duro tiene un sabor complejo, fuerte y picante, lo que no es de extrañar teniendo en cuenta el periodo de maduración.

Sin embargo, no todo el mundo puede producir un queso y llamarlo Parmigiano-Reggiano, ya que ha sido registrado por Italia. Sólo el queso elaborado en las provincias italianas de Bolonia, Mantua, Módena o Parma puede llevar este famoso nombre.

11. Mozzarella

La mozzarella existe en muchas formas, y puede hacerse tanto con leche de vaca o de búfala de agua pasteurizada como sin pasteurizar. Es un queso semiblando de origen italiano, normalmente muy suave, blando, pero gomoso y fibroso por dentro.

Su sabor es más bien lechoso y fresco, por lo que puede no ser la mejor elección en recetas que requieran un aroma marcado a nuez. 

Gracias a su sutil sabor, la mozzarella es probablemente uno de los quesos más versátiles. Puedes servir la mozzarella fresca con un poco de albahaca y tomate en tu ensalada Caprese, o combinarla con platos calientes, ya que se funde de maravilla. 

12. Emmentaler

El Emmentaler, también conocido como queso Emmental, es un popular queso suizo de color amarillo pálido, plagado de numerosos agujeros. Es predominantemente dulce, y tiene una corteza dura y fina que es completamente comestible. Su sabor también es ligeramente a nuez, con un toque de acidez y una nota afrutada, aunque mantecosa.

Al igual que el Manchego, el Emmentaler ofrece un perfil de sabor bastante complejo y en capas.

Aunque puedas pensar que los agujeros de este queso se han hecho a propósito por razones estéticas, la verdad es que aparecen de forma natural durante el proceso de maduración.

El gas natural del queso forma bolsas de aire dentro del queso, que se hacen más grandes cuanto más madura el queso.

13. Edam

El queso Edam, a menudo llamado Edamer, procede originalmente de los Países Bajos, y puede elaborarse tanto con leche de vaca como de cabra, ambas pasteurizadas. Se trata de un tipo de queso compacto y semiduro que tiene una corteza encerada y suele tener un color amarillo pálido. El Edam tiene un perfil de sabor similar al del queso manchego, ya que es de nuez y salado, pero suave. 

Cuando se elabora el queso Edam, se extrae el exceso de suero, al igual que con el queso manchego. Este paso no sólo permite que madure hasta convertirse en un queso semiduro, sino que también elimina cualquier rastro de acidez y amargor. La corteza de cera que lo rodea tiene dos funciones importantes: proteger el queso contra la contaminación y facilitar su transporte.

Cómo elegir un sustituto del queso manchego

Con tantas alternativas deliciosas de queso manchego, puede ser bastante difícil encontrar la adecuada para tu receta.

Si quieres un sabor suave, pero lo suficientemente complejo, con sabor a nuez y aromático para elevar tu plato, puedes equivocarte con el Monterey jack, el Tomme de Brebis, el comté, el asiago, el Emmentaler o el Edam. Ten en cuenta que todos estos quesos tendrán un aroma aún más fuerte si están curados.

En caso de que busques ese sabor dominante, crujiente y fuerte, elige el pecorino, el zamorano, el cheddar inglés o el parmigiano reggiano. Estas opciones son quesos duros que han envejecido durante meses, si no años, y han desarrollado plenamente su complejidad.

El Chihuahua, el Muenster y la Mozzarella suelen ser más blandos, y ofrecen un sabor suave y más sutil que las alternativas que hemos mencionado antes. 

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up