Los 7 mejores sustitutos del huachinango para tus recetas

Los 7 mejores sustitutos del huachinango para tus recetas

Si te gusta el pescado, especialmente el blanco, probablemente el pargo rojo esté con frecuencia en tu mesa. Está ampliamente disponible, por lo que no tienes que ir de un lado a otro tratando de encontrar pargo rojo fresco.

Si necesitas pargo rojo pero resulta que no hay ninguno en tu pescadería favorita, puedes buscar un pescado similar al pargo rojo. Sin embargo, puede ser un reto comprar pescado, sobre todo si estás acostumbrado a comprar sólo un tipo. 

En nuestra guía, encontrarás una lista de pescados parecidos al pargo rojo y toda la información necesaria. Sigue leyendo. 

Indice

El mejor sustituto del pargo rojo

El pez pargo rojo suele ser bastante pequeño, aunque puede llegar a pesar 35 libras. En la mayoría de las pescaderías y tiendas deberías poder encontrarlo tanto entero como en filetes, dependiendo de cómo prefieras prepararlo. El pargo rojo que encuentres pesará normalmente entre 3 y 5 libras.

Como ya hemos dicho, comprar pescado fresco puede ser todo un reto, sobre todo si no estás acostumbrado a elegirlo tú mismo. Cuando se trata de pargo rojo, debes buscar ojos claros y rojos, y una piel de color rojo brillante (debe desvanecerse en la zona del vientre).

A la hora de cocinar el pargo rojo, puedes tener algunas dudas y preocupaciones. Sin embargo, se puede decir que pertenece a la categoría de pescado extremadamente versátil, ya que se puede cocinar a la parrilla, al vapor, a la plancha, frito, a la sartén o al horno.

Si quieres potenciar aún más sus bellos sabores, déjalo en un adobo durante la noche. Para la marinada, debes combinar aceite de oliva, zumo de limón, perejil, albahaca, ajo, sal y cualquier otro condimento de tu elección. 

Al asar el pargo rojo, debes asegurarte de que la temperatura no sea demasiado alta; de lo contrario, la piel se pegará a la parrilla. También puedes intentar asarlo sobre una tabla de cedro para evitar que se queme, como forma de asado indirecto. 

Además, al asar los filetes, debes asegurarte de comprar los que todavía tienen la piel. No sólo el pescado es más sabroso de esta manera, sino que asarlo sin piel puede hacer que se deshaga y se queme fácilmente. 

En cuanto al perfil de sabor, el pargo rojo es ligeramente dulce, pero sobre todo suave. Tiene un cierto aroma a nuez que no destaca demasiado. En general, es un pescado firme, pero tiene una textura delicada que conserva su humedad cuando se cocina adecuadamente.

Si eliges otras formas de cocción, asegúrate de sazonar bien el pescado. Como se trata de un sabor muy neutro y suave, sólo puede realzarse con una generosa cantidad de sal y hierbas de tu elección. 

Aunque el pargo rojo está ampliamente disponible, no siempre podrás encontrarlo, pero hay alternativas que pueden funcionar bien. Sigue leyendo para encontrar el mejor sustituto del pargo rojo según tus preferencias personales. 

1. Mero

Al igual que el pargo rojo, el mero está ampliamente disponible y es uno de los pescados más consumidos. Además, el mero es un gran sustituto del sabor del pargo rojo, ya que también es suave y bastante dulce.

Sin embargo, hay algunas diferencias de sabor y nivel de dulzor entre los distintos tipos de mero. Mientras que el mero rojo es un poco más dulce, el mero negro está más en el lado neutro, pero ambos tienen un aroma a nuez único que obtendrías del pargo rojo. 

También hay una ligera diferencia en la textura entre los dos tipos de mero, ya que el negro tiene una carne algo más firme. El mero tampoco tiene muchas espinas, lo que lo hace bastante cómodo y adecuado para los comedores de pescado inexpertos. 

2. Lubina

La lubina es un pequeño pez que sólo se encuentra en el océano, también conocido como lubina o pez negro. Normalmente es negro o gris oscuro, con el vientre blanco, como el pargo. Tiene una carne blanca y firme, y pequeñas escamas.

Al comprar lubina, es importante tener en cuenta algunos de los principales factores de calidad. Debes buscar un color intenso y vibrante, ojos claros y branquias rosadas (si son marrones, probablemente el pescado no sea fresco). 

La lubina es un gran sustituto del pargo rojo, ya que te permite utilizar prácticamente cualquier técnica de cocción. Puede hacerse a la parrilla, estofado, frito, frito a la sartén, al vapor o asado. 

3. Tilapia

La tilapia es otro tipo de pescado blanco de sabor suave, y está disponible todo el año, lo que la convierte en una opción bastante conveniente. Aunque está disponible entera, mucha gente elige los filetes sin piel y sin espinas, que resultan deliciosos a la parrilla y guisados. 

Muchos creen que la tilapia es, en realidad, uno de los tipos de pescado de piscifactoría más antiguos del mundo. Es popular por su versatilidad, su delicada carne blanca y su sabor característico, aunque neutro, que combina bien con guarniciones de verduras y ensalada de patatas

Si quieres un plato de pescado rápido, deberías probar la tilapia a la sartén. Sazona los filetes de tilapia con sal y pimienta, pasa cada filete por harina para crear una capa fina y cocínalo en el aceite caliente de tu elección, unos 4 minutos por cada lado. 

4. Bacalao

El bacalao es un pescado marino, y tiene una piel con manchas oscuras que pueden variar de verde y gris, a marrón oscuro y negro. Normalmente es un pez grande, que pesa desde 25 libras hasta unas impresionantes 201 libras.

En cuanto al sabor, el bacalao suele ser muy suave, y algunos dirían que tiene un sabor más bien lechoso. Sin embargo, puede haber ciertas diferencias de sabor entre los dos tipos de bacalao. 

El bacalao del Atlántico, por un lado, suele ser más dulce, y la carne es un poco más blanda. Por otro lado, el bacalao del Pacífico suele ser más firme, y su sabor es más sabroso. Sin embargo, la textura es sobre todo escamosa. 

5. Bagre

Este pescado de agua dulce suele encontrarse en filetes sin piel, ya que su piel sin escamas puede ser un poco difícil de quitar. Si te preguntas de dónde viene el nombre de pez gato, en realidad se inspiró en las barbas de su boca, que se asemejan a los bigotes de los gatos.

El siluro no tiene muchas espinas, y las que tiene son fáciles de quitar. Este tipo de estructura facilita que este pescado se pueda cortar en cómodos filetes. 

La variedad de bagre más popular es el bagre de canal, y tiene un sabor ligeramente dulce, más bien neutro, como la mayoría de las alternativas de las que hemos hablado. Es delicioso frito, al horno o al vapor, pero también tienes que probar el bagre empanado a la sartén.

6. Pargo reina 

El pargo reina tiene unas reconocibles escamas plateadas, una piel roja y brillante y unos ojos amarillos. Es bastante parecido al pargo rojo, pero su carne es de color rosa pálido en lugar de blanco. Sin embargo, tendrá la misma suavidad y dulzura. 

Si se cocina adecuadamente, la carne del pargo reina permanece húmeda y suave. Puedes freír, freír, freír en sartén, asar, asar a la parrilla u hornear este pescado de la misma manera que lo harías con cualquier tipo de pescado blanco. Combina muy bien con el ajo y el zumo de limón.

El pargo reina suele ser un pescado pequeño, que no llega a medir más de 26 pulgadas, por lo que mucha gente prefiere prepararlo entero en lugar de cortarlo en filetes finos. 

7. Eglefino

Esta alternativa al pargo rojo es bastante similar al bacalao, y todos los amantes del bacalao lo disfrutarán sin duda. Sin embargo, a diferencia del pargo rojo y el bacalao, el eglefino tiene un sabor y un aroma a pescado más intensos, y no es tan neutro como las otras opciones de las que hemos hablado.

Además, a la hora de cocinarlo, el eglefino es un poco más blando y tierno, por lo que no querrás cocinarlo en exceso, sobre todo si decides utilizar filetes. El pargo rojo, en cambio, es mucho más firme, por lo que es una diferencia significativa entre ambos. 

El eglefino es también una opción más dulce, y es ideal para hornear, freír, asar e incluso ahumar. También es la opción preferida para el famoso fish and chips. Sin embargo, puede no ser la mejor solución para asar a la parrilla, dada su textura blanda. 

Cómo elegir un sustituto del pargo rojo

La gran mayoría de los sustitutos del pargo rojo de los que hablamos ofrecen una gran versatilidad en la cocina, y la mayoría de ellos tienen ese sabor suave, brillante y neutro que es una de las principales características del pargo rojo. 

El mero, la lubina, la tilapia y el pargo reina son sin duda las mejores opciones a la hora de sustituir al pargo rojo. Tienen una carne blanca y delicada y un sabor neutro que va bien con todo tipo de guarniciones, como el arroz, las patatas y el brócoli. 

El bacalao, el bagre y, sobre todo, el eglefino tienen un sabor más complejo y a pescado, aunque seguirían siendo catalogados como suaves y neutros. Sin embargo, con estas opciones, puedes obtener un poco más de riqueza y ese aroma único a pescado. 

Todos los sustitutos mencionados, excepto el eglefino, que es más tierno y no debe hacerse a la parrilla, pueden prepararse de la misma manera que el pargo rojo, así que no tendrás que experimentar con nuevas técnicas de cocción.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up