¿Por qué tu pollo huele a huevo?

¿Por que tu pollo huele a huevo

La carne es deliciosa, pero también puede ser bastante complicada de comprar porque a veces no basta con comprobar la fecha de caducidad en el paquete para asegurarse de que has comprado carne fresca. Esto es cierto para toda la carne animal, incluida la carne blanca como los pollos.

Por diversas razones, puedes encontrarte con un pollo que huele raro. Cuando el pollo crudo huele a huevo, puede deberse al envase, al método de almacenamiento o a otros motivos. Dependiendo de la razón, podría seguir siendo bueno para comer o podría enfermarte.

Indice

¿Por qué el pollo huele a huevo cocido?

No es raro que la carne huela raro, aunque siempre es una experiencia desagradable. Algunos tipos de carne, como la de cerdo, pueden oler a huevo podrido, lo cual es una gran señal de alarma que nos hace pensar que debemos tirarla, pero no siempre es así.

A diferencia de la carne de cerdo, cuando el pollo huele de forma extraña no huele a comida podrida, sino más bien a huevos duros, por lo que mucha gente se confunde sobre si el pollo sigue siendo bueno para comer o no.

Cuando el pollo fresco huele a huevo, a veces se debe a que la sangre de la carne está estropeada, aunque la carne siga siendo buena. En este caso, puedes lavar bien el pollo para eliminar el olor y proceder a cocinarlo.

Algunas personas prefieren tirar el pollo en este caso. Cualquiera de los dos modos está bien, al fin y al cabo es una elección personal, porque cuando la carne tiene olores extraños no hay ninguna regla fija que pueda asegurar que sigue siendo buena o no.

Antes de decidir si conservar o tirar el pollo, esto es lo que debes saber.

Bacterias de deterioro

Has comprado un paquete de trozos de pollo en el supermercado al que aún le faltan varios días para su fecha de caducidad, pero cuando lo abres en casa te llega un olor inusual, algo que no es exactamente desagradable pero que definitivamente no pertenece al pollo.

Cuando el pollo crudo huele a azufre, el culpable suele ser la bacteria llamada Salmonella enterica, más conocida por causar enterocolitis en los humanos. Esta bacteria afecta a los huevos y a los productos de pollo, haciendo que liberen un gas que huele a azufre.

Sin embargo, las bacterias que hacen que los huevos huelan son bacterias de deterioro y no causan intoxicaciones alimentarias ni enfermedades. Además, estas bacterias se vuelven inofensivas una vez que se cocinan a una temperatura superior a 165 °F (o 75 °C).

Cocinar la carne a la temperatura adecuada es importante, tanto si huele a fresco como si no, porque la carne cruda puede provocar intoxicaciones alimentarias o transmitir enfermedades incluso cuando parece y huele perfectamente fresca.

Pollo envasado al vacío

A menos que compres el pollo fresco en una carnicería, todos los cortes de pollo vienen en paquetes sellados. A menudo, las tiendas de comestibles y en línea advierten a sus clientes de que la carne sellada puede tener un olor desagradable al abrirla.

El olor se debe al gas utilizado en el proceso de envasado, pero lo más frecuente es que sea un problema de la carne envasada al vacío. Durante este proceso, se elimina el oxígeno del envase, lo que puede provocar un olor a huevo al abrirlo.

Este olor se conoce como "olor a encierro" y no tiene relación con la calidad y frescura de la carne, que sigue siendo buena para comer.

El pollo envasado al vacío también puede tener un aspecto un poco más oscuro, ya que la falta de oxígeno hace que el color cambie de rosa a rojo.

El olor debería desaparecer rápidamente después de dejar que la carne tome aire. Si no lo hace, puede haber algún problema con la carne y es mejor tirarla.

¿A qué huele el pollo en mal estado?

Si la carne se ha estropeado de verdad, no hay ninguna duda. Olerá mal, tendrá mal aspecto, y lo más probable es que su mera presencia en tu cocina te dé ganas de vomitar.

Cuando está malo, tu pollo crudo huele a huevos podridos, a amoníaco o a algo igual de desagradable. Definitivamente, no será un olor a huevos cocidos ni nada tan suave. Además, el pollo podrido puede empezar a oler o cambiar de color incluso durante el proceso de cocción.

Si tienes un pollo aparentemente fresco que empieza a oler a comida podrida o cambia de color rosa a grisáceo durante el proceso de cocción, tíralo porque definitivamente se ha estropeado.

El pollo fresco no tiene olor, es de color rosa brillante y está tierno pero firme. Estas características cambiarán cuanto más tiempo permanezca el pollo en el frigorífico, así que si el pollo que has guardado en el frigorífico está un poco más oscuro, pero por lo demás tiene buen aspecto y olor, debería estar bien para comerlo.

A no ser que pienses comer el pollo el mismo día que lo compras, cuando compres pollo con la etiqueta de "fresco" no debes conformarte con nada menos que un corte de pollo rosa de aspecto fresco y sin olor.

La verdad es que los cortes de pollo del supermercado pueden tener un olor raro más a menudo de lo que desearías, ya sea por el proceso de envasado o por el tiempo que han pasado en la nevera. Por eso a algunas personas les parece que el pollo huele a huevo, pero aún está caducado.

Si quieres eliminar la raíz del problema, probablemente debas encontrar un carnicero de confianza en tu zona y comprarle sólo pollo recién cortado, y cuando no puedas consumir el pollo inmediatamente, recuerda siempre congelarlo lo antes posible.

Si tu pollo congelado huele a huevo cuando lo sacas del congelador, quizá sea seguro comerlo, pero probablemente no quieras arriesgarte.

Si el pollo huele a huevo, ¿es seguro comerlo?

La respuesta corta sería: tal vez. El pollo apestoso suele ser consecuencia de las bacterias que lo estropean o del proceso de envasado. Ninguno de ellos estropea realmente la carne, que debería ser segura para comer después de cocinarla.

Sin embargo, algunas personas prefieren ir a lo seguro y deshacerse de cualquier carne que huela raro, lo cual es comprensible, pero bastante caro si no puedes devolverla y te ves obligado a tirarla.

No hay una respuesta correcta o incorrecta, ya que hay muchas otras cosas que hay que tener en cuenta antes de decidir si te comes o tiras el pollo que huele a huevo, como por ejemplo

  • ¿Compras el pollo siempre en la misma tienda o cambias a menudo? Comprar siempre en el mismo sitio te da una idea de la calidad media del pollo que comes y además puedes rastrear su origen;
  • ¿Es la primera vez que tienes este problema con el pollo de un determinado lugar, o es algo recurrente cuando compras en este lugar concreto? Si no es la primera vez, puede que haya un problema con la forma en que el supermercado almacena la carne y probablemente debas probar en otro sitio;
  • ¿Guardas el pollo antes de abrir el paquete? Es posible que lo hayas almacenado incorrectamente o que hayas esperado demasiado tiempo para utilizarlo, aunque no esté caducado. Como regla general, no guardes la carne en la nevera más de un día. Si no la cocinas al comprarla, congélala en su lugar. Además, no muevas la carne dentro y fuera del frigorífico o del congelador, ya que podría estropearse. Una vez que la saques del congelador, cocínala o tírala;
  • ¿Hay personas en tu familia que sean más sensibles a los problemas gástricos o a las intoxicaciones alimentarias? Algunas personas tienen estómagos más fuertes y pueden no experimentar ninguna consecuencia por comer pollo que huele a huevo, pero otras pueden no tener tanta suerte.

Estos son sólo algunos de los elementos que debes tener en cuenta antes de decidir qué hacer con tu pollo apestoso. Sin embargo, a menudo el olor debería desaparecer una vez que el pollo ha estado al aire libre durante un tiempo. Si el olor persiste hagas lo que hagas, lo mejor es tirarlo.

¿Qué debes hacer si el pollo huele a azufre?

Has decidido que tu pollo sigue siendo bueno para comer aunque tenga ese extraño olor a huevo, pero, por supuesto, prefieres que desaparezca. ¿Qué puedes hacer cuando el pollo huele a huevo?

Hay varios métodos para reducir el olor del pollo:

  • Deja que se airee durante un rato. Esto debería funcionar cuando el olor se debe al proceso de envasado. En cambio, si se debe a las bacterias de la descomposición, puede no ser suficiente.
  • Lava bien el pollo bajo el grifo. Esto también sirve para el pollo que acabas de sacar del congelador.
  • Vierte un ingrediente ácido sobre el pollo, como vinagre o zumo de limón. Puedes lavarlo después si no quieres que el sabor ácido permanezca en el pollo, pero considera que incluir un ingrediente ácido en tu receta puede ayudar a reducir aún más el olor.
  • Cubre el pollo con sal después de lavarlo, y luego cocínalo. Sin embargo, vigila el consumo de sal en tu receta, ya que el pollo ya está cubierto de ella.
  • Añade alguna especia o hierba a tu receta para cubrir el olor y potenciar el sabor. La pimienta, las verduras o los condimentos como el laurel son perfectos para esta tarea.

Estas son algunas formas de arreglar el olor del pollo antes y durante la cocción. Sin embargo, recuerda que si el olor parece empeorar o si la carne cambia de color, debes deshacerte de él inmediatamente.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up