Jamón pringoso: Todo lo que debes saber para evitarlo

Jamon Baboso Todo Lo Que Debes Saber Para Prevenirlo

Si eres un consumidor habitual de charcutería o de carnes curadas, probablemente te hayas dado cuenta de cómo se crea una película gelatinosa después de reposar en la nevera durante algún tiempo.

Hay múltiples razones detrás de esta capa húmeda que recubre cada loncha de embutidos de pocos días, como el jamón.

Puede ser que el producto haya estado abierto demasiado tiempo. O es posible que las bacterias hayan empezado a extenderse por la carne, causando la baba de la parte superior.

Puede haber razones más serias, incluso peligrosas, que conviertan tu jamón en un desastre viscoso. Y, a diferencia de otros alimentos que están viscosos pero no son especialmente dañinos (como las zanahorias viscosas, por ejemplo), el jamón viscoso puede ser bastante peligroso.

Indice

¿Por qué está baboso tu jamón?

El jamón puede estar viscoso por varias razones. En primer lugar, puede tratarse de una película inofensiva producida por la grasa de la carne de la charcutería. La grasa de la carne se escapa y se congestiona, y el resultado será tener carne de fiambre viscosa dentro de tu nevera.

Otra razón podría ser que la tienda donde compraste la carne de charcutería utilizara un trozo de carne ya abierto. No es una práctica inusual dar a los clientes un corte de un trozo de carne no tan fresco, sobre todo si es un corte que no se vende tan a menudo.

O eso, o es una mala refrigeración, tanto por tu parte como por la de la tienda de delicatessen. Puede ser que en el viaje de la fábrica a la tienda, o de la tienda a tu casa, la carne de charcutería haya sufrido un cambio de temperatura bastante brusco.

Este cambio aceleró el proceso de putrefacción de la carne, lo que acabó en una carne de charcutería viscosa. O también es posible que el jamón ya estuviera malo cuando salió de la fábrica. No es algo que ocurra a menudo, pero nada es imposible.

En el clima actual, las fábricas mantienen unos estándares increíblemente altos antes de permitir que sus productos salgan de su sede. Por tanto, es bastante difícil pensar que tu carne de charcutería ya estaba mal, pero puede que en ese momento te hayas quedado sin suerte.

¿Cómo puedes saber si tu jamón está estropeado?

En cualquier caso, cuando descubras que hay baba en tu jamón, sabrás que lleva demasiado tiempo en tu frigorífico. Es hora de utilizarlo o deshacerse de él.

Si has comprado la carne de la charcutería uno o dos días antes de descubrir la presencia de baba, vuelve a comprobar la carne en algunos puntos clave:

  1. En primer lugar, comprueba si la carne de la charcutería huele de forma diferente. Si huele a podrido o el olor ha cambiado desde la última vez que la compraste, deshazte de ella.
  2. Si percibes un ligero cambio de color, también es una señal de que la carne de charcutería se ha estropeado y ya no es comestible.
  3. Si observas zonas verdosas en la carne, ésa es la señal definitiva para tirarla.

Una vez que cambia de color y olor, la carne de charcutería ya no es segura para el consumo. De hecho, podría constituir una amenaza extremadamente crítica para la salud de las personas, así que asegúrate de tirarla en el contenedor de reciclaje correspondiente.

¿Qué es la baba del jamón?

Lo más probable es que la baba que se forma en tu jamón o en cualquier otro tipo de carne de charcutería sea grasa.

Después de unos días abierta, tirada en tu nevera, la carne de charcutería comienza su proceso de putrefacción. Por lo tanto, la grasa que está dentro de la carne empieza a derretirse, y se escapa.

Como es práctica habitual guardar varias lonchas de jamón/carne deli en el mismo paquete, la grasa empieza a filtrarse. Esta grasa pega las lonchas de carne entre sí, haciendo que se peguen unas a otras.

La increíble proximidad entre cada loncha acelera la difusión de la baba por todo el producto.

Esto ocurre con cualquier tipo de carne de charcutería, pero el proceso es aún más rápido con el pavo. Este tipo de carne de charcutería no contiene nitrato de sodio (normalmente contenido en cualquier otro tipo de carne de charcutería, incluido el jamón).

La ausencia de este componente permite que la carne de pavo se estropee más rápidamente que cualquier otro tipo de carne de charcutería. Incluso si la has almacenado correctamente en el frigorífico.

Cómo eliminar la baba del jamón

Mientras el aspecto y el olor de tu carne de charcutería no hayan cambiado, y la carne no esté excesivamente viscosa, sigue siendo relativamente segura de comer.

Por ejemplo, has comprado un jamón entero en tu tienda de delicatessen y lo has guardado en la nevera nada más llegar a casa.

Pasan unos días, y cuando sacas el jamón de la nevera, notas que algo va mal. Todo el jamón está viscoso, pero huele bien. Y también tiene buen aspecto.

Por lo tanto, si todo te parece bien, es bastante seguro que todavía es comestible. Simplemente sigue con tu receta, añade el condimento y el resto de los ingredientes y cocínalo a una temperatura elevada.

Es recomendable cocinarlo en el horno, ya que el calor elevado impedirá que se extienda más baba alrededor del jamón.

El jamón saldrá del horno perfectamente bien, y tendrá un sabor increíble, como siempre.

Cómo evitar que el jamón se vuelva viscoso

Sinceramente, no hay mucho que hacer después de que el jamón (o cualquier otro tipo de carne de charcutería) se vuelva viscoso.

Hay algunas cosas que puedes hacer para evitar que tu carne de charcutería se vuelva viscosa. Eso sí, antes de comprarla en la tienda.

1. Comprueba bien la carne

Una cosa que puedes hacer es comprobar tú mismo el trozo de carne en la tienda de delicatessen. Puede parecer una petición extraña, pero es la mejor manera de asegurarte de que te llevas a casa el mejor corte de carne de charcutería posible.

Poder ver de cerca y oler el trozo de carne en el mostrador de la charcutería puede representar un gran paso para evitar que la carne de la charcutería se ponga babosa rápidamente.

Si no puedes detectar ningún signo de putrefacción o si no puedes oler nada desagradable desde tu lado del mostrador, es probable que la carne esté perfectamente bien para comprarla.

Obviamente, no siempre es posible comprobar la carne en la tienda, así que hay otras formas de evitar que te toque un jamón baboso.

Una cosa que puede ser relativamente limitante, pero que te asegurará de obtener siempre el mejor corte, es pedir la opción popular.

Así que busca el tipo general de jamón, o pavo o pastrami, y pídelo. Si la demanda de ese producto es alta, es probable que se abra un nuevo corte de carne a menudo.

Por lo tanto, será menos probable que encuentres un trozo de carne que lleve mucho tiempo abierto si es la opción preferida de muchos clientes.

3. Ve durante las horas de mayor afluencia

Otra forma de asegurarte de que conseguirás el corte de carne más reciente en tu tienda de delicatessen local es ir durante las horas de mayor actividad.

Es comprensible que sea un consejo poco habitual. Tu vida ya es bastante agitada sin tener que hacer cola en el mostrador de la charcutería, esperando tu turno.

Ir en horas punta te permitirá conseguir el corte de carne más fresco, que durará un poco más en tu nevera.

Este proceso te hará esperar un poco más en la cola, pero evitará que tengas jamón ahumado baboso al día siguiente de haberlo comprado.

¿Se puede comer jamón ahumado?

El jamón viscoso sólo se puede comer en determinadas ocasiones. Si estás a punto de cocinar una deliciosa comida, y notas que tu jamón en espiral está viscoso, comprueba su olor y su aspecto.

Confía siempre en tus sentidos en estas situaciones. No pasa nada por preparar y consumir jamón baboso si huele bien y si te parece normal.

Sigue con tu receta como siempre y cocínalo a alta temperatura. Eso matará la viscosidad y las bacterias, evitando así que se extienda aún más.

Evita comer carne de charcutería viscosa sola sin recalentarla antes. El calor se encargará de eliminar la viscosidad, y eliminará las bacterias que se han formado en las lonchas de carne mientras estaban en la nevera.

Si tu carne de charcutería presenta manchas verdes o, lo que es más grave, zonas enmohecidas, tírala inmediatamente. La presencia de zonas verdes y mohosas significa que tu carne se ha estropeado, independientemente de cuándo la hayas comprado.

Si huele un poco asqueroso, pero sigue teniendo buen aspecto, sigue sin ser seguro comerla. El olor es una parte enorme de cualquier producto, especialmente cuando se trata de carne (o productos lácteos).

Así que si tu carne de charcutería huele como si algo estuviera mal, o si huele a podrido, tírala. Aunque todavía te parezca medianamente buena, el proceso de putrefacción está en marcha, lo que significa que ya no es segura para el consumo humano.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up