¿Demasiada pimienta? No hay problema, aquí hay 7 maneras de arreglarlo

¿Demasiada pimienta No hay problema aqui hay 7 formas de

La pimienta es una adición popular para casi todas las recetas, porque no hay muchos platos a los que no les venga bien un poco de picante. La pimienta molida y los copos de pimienta se utilizan sobre todo porque son muy versátiles.

Por estas razones, pasarse con la pimienta es un error común que se comete en la cocina. Si has añadido demasiada pimienta a tu plato, debes arreglarlo inmediatamente para evitar arruinar el sabor general haciéndolo demasiado picante. Por suerte, hay algunos trucos para reducir el sabor de la pimienta en la comida.

Indice

¿Cómo arreglar el exceso de pimienta?

Tanto si utilizas pimienta negra, pimienta molida, copos de pimiento rojo o incluso pimientos enteros como el poblano o el pimiento morrón, este ingrediente casi nunca es una mala elección para tu receta y es difícil prescindir del toque que da a los platos, pero también es fácil exagerar con un exceso de pimienta.

La gravedad de la situación también depende del tipo de pimienta. Usar demasiada pimienta blanca o demasiada pimienta de cayena es ligeramente diferente a usar demasiada pimienta negra, porque las primeras son más picantes que las segundas y necesitarás una dosis mayor.

Para contrarrestar el exceso de pimienta, puedes probar uno de los trucos que se indican a continuación, dependiendo de la receta que tengas a mano. Recuerda proceder con precaución, añadiendo pequeñas cantidades cada vez y probando el resultado sobre la marcha hasta alcanzar el sabor deseado.

1. Dilución

Una de las formas más fáciles de arreglar un exceso de pimienta es diluirla con los demás ingredientes ya presentes en el plato.

Esto no se puede hacer con todas las recetas, ya que funciona mejor en algunos platos que en otros, como las sopas y los guisos.

Si hay demasiada pimienta en la sopa, puedes solucionar el problema añadiendo más caldo o ingredientes con almidón, como las patatas, que pueden absorber el picante de la pimienta.

Si hay demasiada pimienta en un guiso, puedes diluir el líquido de cocción o añadir más carne y verduras.

En algunos casos, por ejemplo con guisos o pasteles de carne, también puedes añadir más pan rallado, huevos o fideos.

Para equilibrar el exceso de pimienta, en algunos platos puedes utilizar almidón de maíz y harina.

Dependiendo de la receta a arreglar, puedes probar varias alternativas adicionales combinando distintos ingredientes que pueden eclipsar el exceso de pimienta.

2. Equilibrar el sabor

Otra forma de arreglar el exceso de pimienta en tu plato cuando no has añadido otros condimentos es utilizar nuevas hierbas y especias para equilibrar el sabor de la pimienta.

Como hay innumerables especias diferentes, puedes dar rienda suelta a tu creatividad con este método y enriquecer el sabor de tu receta como prefieras.

Cada parte del mundo tiene sus condimentos preferidos, así que puedes tenerlo en cuenta a la hora de preparar una determinada receta.

Por ejemplo, si cocinas con una receta italiana, el orégano y la albahaca son condimentos básicos en la cocina italiana media.

Si preparas un plato indio o español, puedes arreglar fácilmente el sabor extra de la pimienta añadiendo ajo, curry en polvo o comino.

Algunos de estos condimentos también pueden ser picantes y cada uno de ellos realza tu plato de una manera diferente. La palabra clave aquí es "precaución": añade el nuevo ingrediente poco a poco y no te olvides de probarlo entre cada adición.

3. Añade más dulzor

Endulzar tu receta puede no parecer la solución ideal para arreglar el exceso de pimienta, sin embargo, ten en cuenta que nuestra lengua está dividida en zonas gustativas y la zona dulce está justo en la punta.

Esto significa que, cuando comemos, saboreamos el dulzor antes que cualquier otra cosa, y esto es una gran ventaja cuando necesitas arreglar el sabor picante de una receta, porque añadir ingredientes dulces significa eclipsar el sabor de la pimienta.

Hacer que tu plato sea más dulce no significa añadirle azúcar, aunque sea una posible solución. En lugar de utilizar azúcar granulado, intenta utilizar ingredientes dulces que combinen con el resto de tu receta.

Las zanahorias, los tomates y otras verduras contienen azúcares naturales y van bien con tus guisos y sopas. Algunas salsas, como la salsa barbacoa, son estupendas para añadir dulzor a tus platos de carne.

Incluso cuando tu receta necesite azúcar de verdad, intenta utilizar miel o sirope en lugar de azúcar blanco granulado. También hay muchos edulcorantes que no contienen calorías y, por tanto, son opciones perfectas para la dieta.

4. Utiliza un colador

Este es un método que funciona en situaciones concretas, por ejemplo, cuando añades granos de pimienta a platos que son mayoritariamente líquidos.

No siempre es necesario añadir algo o quitar algo de la receta para neutralizar la pimienta y algunas personas pueden no sentirse cómodas haciendo añadidos de última hora o no tener los ingredientes adecuados para ello.

Si tienes demasiada pimienta en la salsa, las sopas o las salsas, basta con verterlas a través de un colador en una olla nueva. Este método debería eliminar la mayor parte de los restos de pimienta, sin embargo, siempre es mejor probarla porque a veces el sabor sigue siendo demasiado fuerte.

En ese caso, puedes volver a colarlo, pero lo que no se haya eliminado durante la primera vez probablemente permanecerá, así que puedes pasar a otros métodos.

5. Utiliza ingredientes ácidos

La capsaicina, que da a los pimientos su característico sabor picante, es un compuesto químico, por lo que puede neutralizarse empleando ingredientes ácidos.

Hay muchos complementos ácidos para elegir a la hora de cocinar. Dependiendo de la receta y de la cocina tradicional, algunos ingredientes son más adecuados o incluso recomendables para arreglar ciertas recetas.

Por ejemplo, cuando se cocinan platos de pescado o carne, se suele añadir zumo de limón aunque no haya que arreglar el sabor de la pimienta. El zumo de lima también se utiliza mucho, sobre todo en las recetas asiáticas. El vinagre balsámico es la primera opción para las salsas, concretamente para las sopas y la pasta.

A veces, para arreglar el exceso de pimienta también se pueden utilizar ciertos tipos de tomates u otras verduras de sabor ácido.

Sin embargo, puede ser necesario equilibrar la acidez con algo dulce más adelante, así que procede con precaución y comprueba el sabor a cada paso.

6. Neutraliza con grasas

Las grasas neutralizan el exceso de pimienta desnaturalizando las enzimas responsables del sabor y el calor característicos de los pimientos.

La forma más fácil de arreglar el exceso de pimienta con grasas es añadir un poco de aceite de oliva a tu plato. El aceite de oliva suele estar siempre presente en la cocina, así que este método es perfecto para un arreglo de última hora.

Si el aceite de oliva ya está presente en tu receta, a veces es posible espumar el aceite y eliminar el exceso de pimienta al mismo tiempo, ya que el aceite es más denso que el agua y permanece en la parte superior durante el proceso de cocción.

Otras alternativas para neutralizar la pimienta con grasas son el queso, la nata entera o incluso la leche de coco.

Cuando añadas ingredientes grasos, ten en cuenta el tipo de grasa que vas a añadir a tu plato. De hecho, las grasas insaturadas pueden aportar beneficios para la salud (aceite de oliva), pero las saturadas, en cambio, pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y otros problemas de salud.

Ten en cuenta que 2 cucharadas de aceite de oliva corresponden a la ingesta diaria recomendada para adultos de grasas insaturadas.

7. Reduce la cantidad de sal

Este truco puede no funcionar en todas las recetas, pero es uno de los más fáciles y rápidos de llevar a cabo.

La sal no es picante, pero realza el sabor de tu plato de un modo que puede ser similar al de la pimienta, porque demasiada sal produce un cosquilleo en la lengua y hace que tengas sed inmediatamente.

Cuando hay demasiada pimienta en la comida y aún tienes que añadir la sal, puedes reducir mucho la cantidad que emplearías normalmente o también puedes evitar añadir sal por completo.

Esto funciona especialmente bien cuando tienes que arreglar la salsa de la pasta. De hecho, para neutralizar la pimienta en tu salsa, puedes reducir la cantidad de sal en el agua de la pasta.

Por supuesto, puedes hacer una combinación de dos o más métodos: por ejemplo, puedes reducir la sal en el agua de cocción y diluir también tu salsa al mismo tiempo, para alcanzar un sabor equilibrado.

Beneficios de utilizar demasiada pimienta en tus recetas.

No todos los pimientos son picantes, pero los que se utilizan como condimento suelen serlo y su picor es también la razón por la que están llenos de beneficios. De hecho, la capsaicina es el compuesto que se encuentra en los pimientos y que les da su característico picor.

Está demostrado que este compuesto tiene muchos beneficios para nuestro cuerpo, como por ejemplo

  • Ayuda a combatir y destruir las células cancerosas en ciertos tipos de cáncer, como el de próstata, el gástrico y el de mama.
  • Es un conocido analgésico. De hecho, parece que la capsaicina activa una respuesta específica de nuestro cerebro, que libera un neurotransmisor llamado "sustancia P" que proporciona alivio del dolor.
  • Es un remedio habitual contra las cefaleas en racimo, que es uno de los peores tipos de dolores de cabeza, ya que son muy dolorosos y recurrentes a lo largo de semanas o incluso meses.
  • El consumo de alimentos con alto contenido en capsaicina mejora las reacciones de la insulina y ayuda a mantener unos buenos niveles de azúcar en sangre, lo que es fundamental en los afectados por la diabetes.
  • Consumir alimentos que contienen capsaicina ayuda a acelerar nuestro metabolismo, a suprimir el hambre y a quemar grasas, lo que facilita la pérdida de peso cuando se sigue un estilo de vida saludable.

Sin embargo, aunque los pimientos tienen muchos beneficios para nuestro organismo, no cabe duda de que añadir demasiada pimienta a tu plato podría hacerlo menos apetecible para ciertas personas.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up