15 sustitutos del apio para sopas, ensaladas, rellenos y guisos

15 sustitutos del apio para sopas ensaladas rellenos y guisos

El apio es uno de esos alimentos que ha experimentado un aumento de popularidad en los últimos años. Nutritivo y extremadamente versátil, el apio se ha abierto paso poco a poco en una gran variedad de recetas, desde la ensalada hasta el zumo.

Si buscas un sustituto del apio, es mejor que partas de la receta que tienes en mente. De hecho, hay muchos sustitutos del apio, pero algunos se recomiendan para las sopas, otros para las ensaladas, los rellenos o para diferentes fines.

¿Tienes prisa?
Los mejores sustitutos del apio son las semillas de apio, el bok choy, las zanahorias, los pimientos, el hinojo, la castaña de agua, el pepino, la manzana verde, la jícama, el apio, la col, el perejil, el cardo, las cebollas y las semillas de eneldo.
Indice

Los 15 mejores sustitutos del apio 

Durante muchos años, el apio ha sido considerado "alimento modelo" porque se dice que la cantidad de calorías que quemas comiendo apio supera a la que ganas comiéndolo.

De hecho, el apio es una opción baja en calorías, en carbohidratos y en grasas que parece el complemento perfecto para un plan de dieta. Sin embargo, detrás de esta verdura verde hay mucho más que eso.

En los últimos años, el apio ha pasado del estatus de alimento básico al de ingrediente principal. El apio se utilizaba originalmente con fines médicos porque es una buena fuente de

  • Fibras
  • Potasio
  • Quercetina
  • Folato
  • Vitamina K
  • Vitamina A
  • Apigenina
  • Poliacetilenos
  • Luteolina
  • Sodio
  • Colina
  • Fluoruro
  • Agua

Al ser tan rico en micronutrientes, no es de extrañar que el zumo de apio se haya convertido recientemente en una adición muy popular a la rutina diaria de la gente.

A veces, basta con eliminar el apio de la receta, sin necesidad de sustituirlo. Más a menudo, es difícil sustituir ese algo especial que el apio añade a tu plato, pero por suerte tenemos muchas opciones entre las que elegir.

1. Semillas de apio

Las semillas de apio son uno de esos condimentos que deberías tener siempre guardados en casa. Son muy populares como especia y pueden encontrarse enteras o molidas.

Las semillas de apio enteras tienen el tamaño de las semillas de pimienta y son de color marrón oscuro, mientras que las semillas de apio molidas son un polvo de color verde pardo.

Se utilizan en una gran variedad de recetas, como ensaladas, aderezos, salmueras y salsas.

Las semillas de apio no proceden del apio que encontramos en las tiendas, sino del apio silvestre, que tiene un sabor más fuerte. Estas semillas son efectivamente los frutos secos de la planta de apio.

Tienen un sabor muy parecido al del apio, por lo que son un buen sustituto del apio, pero tienen una especie de sabor amargo y terroso. Utilizar una cantidad excesiva de semillas podría hacerte sentir como si acabaras de comer un pimiento picante.

2. Bok Choy

El bok choy es una col china conocida por ser un buen sustituto del apio, pero también una buena alternativa a los pimientos.

El bok choy no sólo es un gran sustituto del apio en la sopa y otras recetas cocinadas, sino que también funciona como sustituto del apio crudo.

El bok choy es una buena fuente de nutrientes como

  • Vitamina A
  • Vitamina C
  • Vitamina B6
  • Vitamina K
  • Calcio
  • Proteínas
  • Agua (el 95% del bok choy es, de hecho, agua)

Su textura crujiente es ideal para sopas y recetas de fritura. Para que su sabor sea lo más parecido al del apio, selecciona el bok choy con los tallos más duros, que le darán un crujido perfecto parecido al del apio.

3. Zanahorias

Las zanahorias son uno de los elementos más fáciles de encontrar en esta lista y es uno de esos ingredientes que probablemente ya tengas en casa, por lo que es una alternativa perfecta al apio de última hora.

Proporcionan el característico crujido que el apio suele aportar al plato y además son bastante dulces, lo que las convierte en el sustituto perfecto del apio en la salsa para pasta, por ejemplo.

Las zanahorias ofrecen varios nutrientes y pueden ayudarte a perder y mantener un peso ideal. Si utilizas el apio como aperitivo crudo, puedes cambiarlo fácilmente por zanahorias para variar. Las zanahorias son un tentempié sano y bajo en carbohidratos que te hará sentir lleno durante mucho tiempo.

4. Pimientos

Los pimientos morrones, y especialmente el pimiento verde, son una buena alternativa al apio en los guisos de carne, las ensaladas e incluso en las recetas de relleno.

Los pimientos morrones son pimientos no picantes que tienen un sabor bastante dulce, pero no todos saben igual. De hecho, si los pimientos rojos, anaranjados y amarillos tienen un sabor dulce, los pimientos verdes tienen un sabor más terroso y cercano al del apio.

Puedes utilizar un pimiento verde cortado en dados para las ensaladas o para un salteado con cebollas y zanahorias, que se suele utilizar cuando se hacen recetas a base de carne. También puedes cortar el pimiento verde en rodajas para obtener un sustituto del apio en las recetas de relleno.

5. Hinojo

Los tallos de hinojo suelen considerarse el mejor sustituto del apio. Aunque el sabor en su conjunto es diferente al del apio, la textura es muy similar.

El hinojo puede sustituirse por el apio en muchas recetas. Por ejemplo, si necesitas un sustituto del apio en la sopa, los tallos de hinojo cocidos en dados son el sustituto perfecto.

Cuando está crudo, el hinojo puede tener un sabor algo picante, pero su sabor se vuelve más suave una vez cocido. Además, tienen una especie de sabor a anís que se parece mucho al regusto del apio.

El hinojo es perfecto si buscas algo parecido al apio pero también quieres añadir algo nuevo a tu plato. Sigue teniendo la textura crujiente del apio, pero también puede ofrecer una sabrosa alternativa al sabor habitual.

6. Castaña de agua

Las castañas de agua proceden de la cocina china y son muy sabrosas. Su textura se asemeja a la de una pera u otras frutas similares que dan una buena sensación crujiente, y su sabor es también algo afrutado.

Puedes sustituir el apio por castañas de agua frescas, ¡no las enlatadas! Son perfectas para las ensaladas, los salteados y los woks.

Si buscas un sustituto del apio en una ensalada de pollo, no busques más: la castaña de agua puede ser la nueva e interesante adición sin la que no podrás vivir.

Sólo puedes ganar sustituyendo el apio por la castaña de agua, porque esta planta es extremadamente saludable y tiene muchos beneficios para nosotros: es baja en sodio, rica en potasio y tiene cero colesterol.

7. Pepino

Los pepinos son refrescantes y crujientes, y ofrecen una alternativa válida al apio para las ensaladas, pero también son perfectos para las bebidas o hechos puré en las sopas. Son bajos en carbohidratos y pueden consumirse como tentempié.

Su sabor es agridulce y puede cambiar ligeramente según la frescura, pero no es realmente fuerte, por lo que no es su principal característica. Sin embargo, el pepino tiene un sabor bien equilibrado que puede ser disfrutado por muchos, independientemente de sus preferencias en cuanto a lo dulce y lo ácido.

Por otra parte, su crujido se asemeja al del apio, así que no dudes en incorporarlo a tu sándwich o a cualquier lugar donde tengas verduras crudas y necesites el característico crujido que proporciona el apio.

8. Manzana verde

Las manzanas verdes tienen un ligero sabor afrutado que no es demasiado dulce ni amargo, lo que las hace increíblemente populares como zumo de frutas. De hecho, a menudo se mezclan con el apio al hacer batidos, pero también pueden mantenerse solas bastante bien.

Su sabor no es lo único que gusta de esta fruta. También tienen un crujido muy parecido al del apio, por lo que son ideales para un tentempié saludable o como sustituto del apio en las ensaladas.

Los zumos verdes elaborados con manzanas verdes o apio son especialmente recomendables durante las estaciones cálidas, porque ayudan a mantener tu cuerpo hidratado y libre de toxinas.

9. Jicama

La jícama está considerada como uno de los mejores sustitutos del apio y el apionabo. Su textura crujiente y su sabor ligeramente dulce y a nuez son una alternativa perfecta al apio en las ensaladas.

Se suele consumir cruda, pero también puedes optar por cocinarla siempre que no lo hagas durante mucho tiempo, pues de lo contrario perderá su textura crujiente.

La popularidad de la jícama va en aumento, también gracias a su papel como sustituto del apio. Es muy buena para nuestra salud, ya que contiene vitaminas, fibras y minerales que reducen el riesgo de enfermedades cardíacas y mejoran nuestro sistema gastrointestinal.

Puedes utilizar jícama cortada en dados, cebolla, aguacate, tomate, maíz y cilantro para conseguir una ensalada de bajo esfuerzo y deliciosa, llena de nutrientes.

10. Apio

Las diferencias entre el apio y el apio de monte (también llamado raíz de apio) tienen a mucha gente confundida. Ambos nacen de la misma planta, pero se cultivan de forma diferente: mientras que el apio se cultiva por sus tallos, el apio nabo se cultiva por sus raíces.

Comparten un sabor similar, pero muchos consideran que el apio es más terrenal e intenso que el apio.

El apio es un gran sustituto del apio en las recetas que requieren cocción. Es especialmente bueno cuando sustituye a los tallos de apio cortados en dados. No se recomienda utilizarlo como sustituto crudo del apio, a menos que lo cortes muy fino.

11. Col

La col no te dará el mismo sabor que el apio, pero si no tienes opciones es, sin embargo, un buen sustituto del apio y basta con añadir una pizca de sal para potenciar su sabor.

Es muy importante elegir una cabeza de col que esté firme y sin manchas. Las hojas deben ser brillantes y crujientes. Es mejor comprar una cabeza de col entera que una col precortada, porque esta última pierde su vitamina C.

La col da un toque perfecto de apio a tus sopas y ensaladas. También puedes utilizar la col como sustituto del apio en el risotto.

Entre los diversos beneficios para la salud de la col, ayuda a prevenir la diabetes de tipo 2 y está llena de antioxidantes que ayudan a combatir el cáncer al reducir la inflamación.

12. Perejil

El perejil es una hierba aromática muy popular que da un buen toque a tus recetas, especialmente en la salsa de espaguetis.

El apio y el perejil pertenecen a la misma familia y son muy similares en casi todos los aspectos, excepto en el sabor. De hecho, puedes cortar las hojas de perejil del mismo modo que lo harías con el apio y sería difícil notar la diferencia.

Sin embargo, el perejil tiene un sabor más brillante y fuerte que el apio, por lo que sería mejor utilizarlo en menor cantidad que la que utilizarías con el apio para la misma receta.

13. Cardo

El cardo tiene unos tallos muy parecidos a los del apio y es un buen sustituto del apio en las recetas cocinadas, siempre que tengas en cuenta que el cardo necesita más tiempo de cocción que el apio.

Su sabor es ligeramente dulce y tierno, y es una verdura baja en calorías como el apio. Además, el cardo contiene nutrientes que ayudan a reducir los niveles de colesterol, por lo que es bueno para el sistema cardiovascular.

Para preparar el cardo, tienes que enjuagarlo bien y recortar sus extremos. Dado que a veces tiene un regusto amargo, puedes arreglarlo dejándolo en remojo en agua salada durante una hora antes de cocinarlo.

14. Cebollas

Las cebollas, como todas las verduras aromáticas que dan sabor a tus recetas, pueden utilizarse como alternativa al apio.

Si quieres sustituir el sabor del apio, puedes probar diferentes tipos de cebollas y ver cuál se ajusta más a tu gusto. Por supuesto, la mayoría de las cebollas tienen un sabor más fuerte y rico que el apio, pero no siempre es algo malo. De hecho, puede que algunas recetas se beneficien de esta alternativa.

Por otra parte, si quieres enmascarar el sabor del apio porque no es agradable para ti ni para tus invitados, también puedes utilizar cebollas, zanahorias y otras verduras de tu elección para ocultar fácilmente su sabor.

15. Semillas de eneldo

El polvo de semillas de eneldo mezclado con sal es un buen sustituto de la sal de apio. La sal de apio no es más que apio concentrado mezclado con sal, así que el principio funciona de la misma manera.

La sal de apio es una especia muy conocida en la cocina y puede utilizarse en muchas recetas. Como es tan versátil y utilizada, puede ocurrir que te quedes sin ella en el último momento. En ese caso, si puedes conseguir semillas de eneldo, puedes obtener prácticamente los mismos resultados.

Cómo elegir un sustituto del apio. 

A la hora de elegir un sustituto del apio, hay docenas de alternativas entre las que elegir y todas son válidas para sustituir al apio, aunque es difícil encontrar una que tenga las mismas características exactas, por lo que tendrás que conformarte con algo similar.

El apio es extremadamente versátil y funciona bien con muchas recetas diferentes. Si necesitas un sustituto del apio, considera cuál de sus características le falta a tu receta:

  • Sabor: es difícil encontrar algo similar al sabor del apio incluso entre las verduras de la misma familia. La opción más sensata sería mantener las semillas de apio entre tus especias, pero si te quedas sin apio en todas sus formas, también puedes optar por la jícama, las manzanas verdes o los pepinos. Como el apio no tiene un sabor fuerte, si quieres experimentar y dar sabor a las cosas en la cocina, también puedes probar diferentes verduras y especias con un sabor más fuerte para sustituir al apio.
  • Textura: al cocinar sopas, salsas y guisos, la textura es uno de los principales aspectos a tener en cuenta. El apio tiene una textura particular que no es fácilmente sustituible, y probablemente no puedas encontrar otra verdura que te dé exactamente el mismo resultado, pero alternativas como el bok choy, la jicama y el hinojo pueden acercarte bastante al resultado deseado.
  • Crujiente: el apio tiene un factor crujiente que resulta fundamental sobre todo cuando se hacen ensaladas o se utilizan verduras crudas para otros fines. Muchas verduras tienen su propio crujido característico, pero no todas son iguales. Si tienes que sustituir el apio y necesitas su crujido característico, puedes probar con zanahorias, manzanas verdes, coles o también castañas de agua. También puedes mezclarlos con el apio si sólo quieres añadir más crujiente a tu ensalada o quieres probar algo nuevo.
  • Condimento: las semillas de apio y la sal de apio son especias populares que siempre debes tener en la cocina por si necesitas dar a tu plato ese toque adicional que lo haga perfecto. Sin embargo, si se te acaban estas especias o no las encuentras en tu zona, considera la posibilidad de utilizar cebolla, ajo, semillas de eneldo o incluso perejil. La mayoría de estos sustitutos tendrán un sabor más fuerte que el apio, así que asegúrate de regular las cantidades si no buscas ese tipo de cambio en el resultado final.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up