Los 10 mejores sustitutos del rábano picante para tus recetas

Los 10 mejores sustitutos del rabano picante para sus recetas

El rábano picante es una hortaliza de raíz extremadamente aromática, de la misma familia que la mostaza, el wasabi, el rábano, el brócoli y la col.

Lo más interesante del rábano picante es que, cuando está intacto, apenas tiene aroma. Sólo cuando se clasifica o se corta alcanza realmente ese nivel reconocible de acritud que mucha gente considera excesivo.

Incluso la dosis más pequeña de rábano picante puede añadir un fuerte toque de acritud o picante a cualquier plato, pero ¿qué haces cuando no tienes rábano picante y no te apetece ir al supermercado a por un solo ingrediente? Buscas el mejor sustituto del rábano picante.

Indice

Los mejores sustitutos del rábano picante

El rábano picante es una hortaliza perenne que también puede encontrarse en forma de salsa en tarro. Aunque algunas personas utilizan sus hojas como hierba, se cultiva principalmente por sus raíces picantes y con sabor a pimienta. También tiene fama de ser una planta bastante agresiva, y no sólo por su sabor, ya que sus raíces tienden a extenderse rápidamente y a apoderarse del jardín.

El rábano picante también se conoce como col roja o mostaza alemana, ya que contiene una sustancia similar al aceite de mostaza, que es conocida por ser bastante fuerte y sabrosa. Su temporada alta es a principios de la primavera y a finales del otoño, pero está disponible todo el año.

La salsa de rábano picante en bote que puedes comprar en una tienda ofrece resultados similares a los del rábano picante fresco rallado o cortado, sólo hay que tener cuidado con los aditivos o ingredientes que potencian el sabor de estos productos. 

Al pelar, rallar y cortar el rábano picante, asegúrate de no tocarte los ojos. El azufre del aceite que contiene el rábano picante, al liberarse y mezclarse con el aire, provoca lagrimeo, y el efecto puede ser aún peor si te tocas los ojos.

El rábano picante puede comerse crudo, solo, pero suele añadirse a salsas, sopas y salsas. Ten en cuenta que el rábano picante es más fuerte cuando está crudo, ya sea rallado o cortado.

Sin embargo, si cortas la verdura y no la consumes enseguida, tiende a oscurecerse y a perder ese reconocible sabor. Si el rábano picante fresco te parece demasiado fuerte para tu gusto, siempre puedes diluirlo con agua, vinagre, nata o limón, haciendo un condimento, una salsa o una pasta para untar a tu gusto. 

1. Rábano picante preparado

Si no te apetece utilizar rábano picante fresco y diluirlo por tu cuenta, siempre puedes encontrar un bote de condimentos de rábano picante preparado en tu tienda habitual. El rábano picante en tarro suele ser una mezcla de rábano picante, vinagre y sal, pero a veces puede contener otros tipos de condimentos e ingredientes, según el fabricante.

Además de la típica mezcla de rábano picante rallado, también puedes comprar una salsa de rábano picante, que es básicamente rábano picante combinado con nata, crema agria o mayonesa.

El rábano picante preparado es una forma cómoda y fácil de obtener ese auténtico aroma a rábano picante directamente de un tarro. Además, no es tan volátil como el rábano picante fresco, ya que otros ingredientes, como el vinagre, lo atenúan.

2. Mostaza marrón

La mostaza pertenece a la misma familia que el rábano picante, y tiene un sabor acre y picante bastante parecido al del rábano picante, lo que la convierte en una gran alternativa al rábano picante.

Dependiendo de la temperatura del agua con la que se mezclan los granos de mostaza, ésta puede variar desde extremadamente picante (mezclada con agua fría), hasta suave (mezclada con agua caliente).

La mostaza marrón suele estar en el lado picante y más aromático, por lo que es un sustituto adecuado del rábano picante en las recetas.

La mostaza marrón es más picante y menos ácida que otras variantes de mostaza. Combina perfectamente con salchichas, pastrami, rosbif y sándwiches de carne.

Además, funciona muy bien como sustituto del rábano picante preparado, ya que se puede utilizar como condimento, salsa o aderezo directamente del tarro.

3. Wasabi 

Al igual que la mostaza, el wasabi es otro pariente del rábano picante de la misma familia de hortalizas de raíz.

En realidad, el wasabi se elabora a partir del rizoma, que es un tallo de la planta que crece bajo tierra. Solemos encontrar el wasabi en forma de pasta verde, a menudo servida como condimento con el sushi. 

Al igual que el rábano picante, el wasabi tiene ese picante único y crujiente, y el calor puede ser bastante fuerte.

El wasabi fresco, en cambio, es más brillante que picante, pero ciertamente es lo suficientemente picante como para elevar tu plato. El wasabi combina perfectamente con los platos de pescado, ya que no sobrecarga el sabor del pescado, sino que lo complementa. 

4. Jengibre fresco

Cuando piensas en la acritud, el picante de la pimienta y el fuerte aroma, te debe venir a la mente el jengibre fresco.

El jengibre puede añadirse a cualquier tipo de salsa, aderezo, sopa o adobo para avivar el sabor y añadir el picor deseado. También es un ingrediente insustituible en la mayoría de los platos asiáticos, incluidos los cuencos de fideos y los salteados. 

Además de los platos salados, el jengibre tiene muchas más aplicaciones en la cocina, como postres, bebidas e incluso cócteles.

Si no te gusta la raíz de jengibre fresca, también está disponible en forma molida, que es aún más fácil de usar como simple condimento. Y si buscas un sustituto de la salsa de rábano picante, puedes mezclar fácilmente un poco de jengibre molido con nata, mayonesa o crema agria y obtener un resultado similar. 

5. Rábano negro

Puede que el rábano negro no sea tan popular como sus parientes, pero sin duda es una hortaliza de raíz versátil a la que puedes dar muchos usos.

Verás que el rábano negro crece más que otros tipos de rábanos, y tiene un sabor único, crujiente pero picante, que lo convierte en un gran sustituto del rábano fresco.

Tiene un reconocible color carbón en el exterior y un interior blanco brillante.

Se pueden comer crudos, rallados sobre las ensaladas, pero también son deliciosos cuando se encurten, se hornean o se machacan con crema agria o queso crema como un bonito sustituto de la salsa de rábano picante. 

6. Rábano daikon

El rábano daikon es un alimento básico en la cocina japonesa, y es una hortaliza de raíz blanca y crujiente con un picor y un dulzor característicos. También conocido como rábano oriental o rábano de invierno, este sustituto del rábano picante se parece a una zanahoria blanca larga, y su sabor es similar al de un rábano normal suave.

Notarás que el rábano rojo que solemos utilizar en las ensaladas es mucho más pequeño y de sabor más agudo, mientras que el rábano daikon es ligeramente más dulce y menos picante.

El rábano daikon puede servirse tanto cocido como crudo, según el sabor que quieras conseguir. El rábano daikon fresco es crujiente, brillante, suave e ideal para ensaladas, sándwiches y guisos.

También añade un toque de dulzura a los platos cocinados, como los salteados y las recetas de carne

7. Aceite de mostaza

El aceite de mostaza es una forma estupenda de sustituir el rábano picante en los platos que requieren un toque de acritud y picor. Es un gran aceite aromático para cocinar, pero también puede añadirse a aderezos para ensaladas, salsas, guisos y otros platos cocinados. Tiene un punto de humo bastante alto, lo que significa que puedes utilizarlo para sofreír y saltear.

Es uno de los aceites más utilizados en la cocina india, pero en Europa, Canadá y Estados Unidos, el aceite de mostaza puro está prohibido debido a los altos niveles de ácido erúcico.

Cuando compres aceite de mostaza, debes buscar el aceite esencial de mostaza, que ha sido autorizado para su uso en la cocina. Ten en cuenta que, si lo utilizas en la cocina, el picor dominante inicial se atenuará y se transformará en dulzura.

8. Chirivía

Esta hortaliza de raíz es originaria de Eurasia y, por desgracia, muchos la consideran una "hortaliza olvidada", ya que no es tan popular como sus parientes.

Sin embargo, es una verdura bastante versátil que puede consumirse tanto cruda como cocinada. Se parece a una zanahoria blanca, pálida y delgada, y algunos pueden decir que los sabores son bastante similares. 

Sin embargo, además del dulzor, la chirivía también ofrece una dosis de amargor y terrosidad. Se puede decir que el sabor de las chirivías es bastante estratificado y complejo, sobre todo cuando se asan y se glasean. 

9. Chucrut

El chucrut es esencialmente col fermentada y un sustituto menos picante del rábano picante en las ensaladas y como acompañamiento de platos de carne, incluidos los asados, la carne a la parrilla y las salchichas. Es rica en vitaminas, especialmente en vitamina C, como resultado del proceso de fermentación.

Puedes comer chucrut solo, o mezclarlo con mayonesa o crema agria para hacer una deliciosa salsa o dip.

El chucrut no suele ser muy aromático ni picante, pero funciona bien con todo tipo de condimentos que se te ocurran. Para un sabor más complejo, echa un poco de ajo, jengibre o incluso cúrcuma terrosa. 

10. Colinabo

El colinabo es otra hortaliza de raíz que se suele descuidar en muchas recetas.

Este sustituto del rábano representa una mezcla de col silvestre y nabo, y parece combinar lo mejor de ambos mundos. Es dulce, mantecoso, aunque un poco amargo, y dominantemente salado.

Aunque se parece más a un nabo, su sabor es un poco más suave.

A la hora de cocinar, no hay casi ningún método que no puedas aplicar al colinabo. Se pueden cocer, hacer puré, freír, hornear, asar... y complementan todo tipo de carnes.

Cómo elegir un sustituto del rábano picante

Algunas personas aprecian la extrema acritud del rábano picante, mientras que otras desean evitar el picante y obtener sólo una pizca de su complejidad. Cada una de las alternativas que hemos mencionado tiene algo único que ofrecer, dependiendo de tus objetivos y preferencias.

Si quieres quedarte con ese sabor picante y acre, te gustará el rábano picante preparado, el wasabi, el jengibre fresco y el aceite de mostaza. Todas estas opciones ofrecen más o menos profundidad de sabor, y también pueden consumirse crudas, como el rábano picante.

Con el rábano negro, el rábano daikon y la chirivía obtendrás un toque de amargor y terrosidad, pero no será tan abrumador, lo que aumenta su versatilidad.

El chucrut y el colinabo, por otra parte, son alternativas más suaves y dulces que puedes elevar con la adición de tu condimento favorito y hierbas secas.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up