Cómo recalentar la salsa - Las 3 mejores maneras

Como recalentar la salsa las 3 mejores formas

El gravy es una salsa muy popular, hecha con los jugos de las carnes que corren durante la cocción y espesada con harina o maicena. Se puede hacer con muchos ingredientes diferentes y se suele servir con asados, arroz, puré de patatas y pastel de carne.

Acabar con sobras de salsa es algo muy común, y nadie quiere tirar esta deliciosa salsa. Por eso hemos elaborado esta guía sobre cómo recalentar la salsa.

¿Cuál es la mejor manera de recalentar la salsa? La mejor manera de recalentar la salsa es usar el microondas si quieres que se haga muy rápido, de lo contrario, si quieres conservar todo el sabor y la jugosidad puedes usar una sartén o incluso una olla. 

Indice

Las mejores formas de recalentar la salsa

Recalentar la salsa no es una tarea difícil, pero lo primero que debes tener en cuenta es que es necesario guardar la salsa correctamente si quieres poder disfrutarla durante los próximos días.

La salsa empieza a separarse si la mantienes demasiado tiempo, así que, para preservar la calidad, tienes que refrigerar la salsa en cuanto puedas, y luego utilizarla antes de dos días.

Si realmente quieres recalentar la salsa estropeada que ha permanecido en el frigorífico durante más de dos días, puedes hervirla durante tres minutos para matar cualquier bacteria y, finalmente, guardarla durante otros días.

También puedes decidir congelar parte de la salsa, en lugar de meterla en el frigorífico: un consejo muy útil es pasar la salsa rápidamente por una batidora antes de meterla en el congelador, para reducir la posibilidad de que se separen los ingredientes.

También puedes meter la salsa con una cuchara en bolsas de congelación o en recipientes herméticos para que sea más fácil recalentarla después. Casi cualquier tipo de salsa puede permanecer congelada en un recipiente hermético hasta cuatro meses sin perder su sabor.

Luego puedes descongelar la salsa congelada en el frigorífico durante la noche y recalentarla al día siguiente con uno de los métodos que indicamos a continuación. 

No te preocupes si la salsa tiene un aspecto un poco irregular: los huesos y la piel contienen mucho colágeno, que puede convertirse en gelatina cuando se cuece a fuego lento durante horas y luego se deja enfriar. Esto es exactamente lo que ocurre cuando cocinas la salsa y la guardas en el frigorífico: sólo tendrás que calentarla correctamente para que vuelva a su estado líquido.

Hay algunos métodos diferentes que puedes utilizar para recalentar la salsa, y el mejor depende sobre todo de los aparatos de cocina que puedas utilizar. Todos los métodos que hemos enumerado funcionan bien, así que la decisión depende completamente de ti.

Puedes recalentar cualquier tipo de salsa con todos estos métodos, así que no importa si tienes que recalentar salsa blanca, si tienes que recalentar salsa de pavo o si estás recalentando salsa de salchicha.

Hemos preparado una práctica guía para ayudarte a elegir el mejor método para conseguir la consistencia y el sabor perfectos.

Cómo recalentar la salsa en una sartén

Uno de los mejores métodos para recalentar la salsa es utilizar una sartén: esto significa que tendrás un control total sobre la cantidad de salsa que recalientas, y podrás asegurarte de que la salsa se recalienta de forma uniforme y suave.

Utiliza una sartén con un fondo grueso, o correrás el riesgo de quemar la salsa. Por la misma razón, es importante seguir batiendo, aunque la salsa no parezca que se esté derritiendo.

También debes recordar que debes mantener siempre la llama baja y seguir batiendo: la salsa debe alcanzar una temperatura que pueda matar cualquier bacteria, pero si lo haces, la estructura de la salsa puede romperse, por lo que debes seguir batiendo para evitarlo.

Si la salsa se adelgaza demasiado, sigue reduciendo la salsa en exceso, o añade más del mismo espesante que has utilizado para hacer la salsa. Si la salsa se ha vuelto un poco gomosa, dilúyela añadiendo caldo caliente mientras se bate.

Estos son los pasos para recalentar la salsa en una sartén:

  1. Saca la salsa del frigorífico y viértela con una cuchara en la sartén: el uso de la cuchara puede ayudarte a dividir la salsa gelificada en porciones más pequeñas que sean más fáciles de recalentar.
  2. Empieza con la salsa fría en una sartén fría, no precalientes la sartén.
  3. Mantén el fuego bajo y recalienta lentamente.
  4. Bate la salsa mientras la recalientas, para ayudar a que se caliente uniformemente.
  5. Sigue batiendo hasta que la salsa se caliente a fuego lento.

Cómo recalentar la salsa en una olla

Otro método, bastante similar al de recalentar la salsa en una sartén, es utilizar una olla y darle un doble hervor: de este modo puedes controlar aún más la cantidad de salsa que recalientas, y no corres el riesgo de que se queme.

Sigues teniendo que batir constantemente y vigilar la temperatura y el fuego bajo, pero las posibilidades de quemar la salsa son definitivamente menores.

Ni siquiera necesitas tener una caldera doble en tu cocina: basta con poner uno o dos centímetros de agua a fuego lento y colocar el bol con la salsa sobre la olla con el agua hirviendo. Asegúrate de que el bol no toca el agua y ¡ya está todo listo!

Estos son los pasos para recalentar la salsa en una olla:

  • Llena la olla con cinco centímetros de agua y ponla a hervir.
  • Coloca el bol con la salsa sobre la olla, asegurándote de que no toca el agua.
  • Sigue removiendo hasta que la salsa se integre.

Cómo recalentar la salsa en el microondas

El tercer método que puedes utilizar para recalentar la salsa es el microondas: es la opción más sencilla y rápida, pero tienes que calentar las sobras a intervalos cortos para recalentarlas correcta y uniformemente.

Si quieres recalentar la salsa en el microondas, coloca la salsa en un recipiente o plato poco profundo que sea apto para el microondas y utiliza ráfagas cortas de calor, removiendo entre ellas. Ten en cuenta que el microondas también debe estar a fuego medio o medio-bajo.

Puedes recalentar la salsa todo el tiempo que quieras, pero recuerda seguir removiendo de vez en cuando: remover puede ayudar a que la salsa se vuelva a emulsionar para que no acabes con los ingredientes separados.

Estos son los pasos para recalentar la salsa en el microondas:

  1. Saca la salsa fría de la nevera y ponla en un recipiente apto para microondas (elige algo poco profundo para que la salsa se recaliente de forma uniforme).
  2. Utiliza el microondas a potencia media o media-baja.
  3. Calienta la salsa durante breves ráfagas de 30 segundos y remueve entre ellas.
  4. Recalienta la salsa durante el tiempo que quieras, hasta que la salsa esté líquida y humeante.

¿Se puede recalentar la salsa?

La respuesta a esta pregunta es sí, puedes recalentar la salsa sobrante y puedes disfrutar de esta deliciosa salsa durante unos días: sólo tienes que acordarte de guardarla adecuadamente.

Puedes elegir el método que prefieras entre los que hemos enumerado más arriba: cada uno sirve para diferentes necesidades y según la disponibilidad de tus aparatos de cocina.

La forma más rápida de recalentar la salsa es en el microondas: es fácil y sencillo, y sólo tienes que acordarte de utilizarlo a fuego medio o medio-bajo y de remover de vez en cuando, para asegurarte de que la salsa se calienta de forma uniforme.

También puedes recalentar la salsa sobrante en una sartén, siempre que utilices una sartén de fondo grueso: puedes controlar fácilmente cuánto calientas la salsa, pero tienes que seguir removiendo para que se caliente uniformemente.

El tercer método que puedes utilizar es emplear una olla a modo de doble caldera. O simplemente puedes utilizar una caldera doble si tienes una en tu cocina. Este es otro método increíble para controlar la cantidad de salsa que calientas, y también es muy seguro.

Sea cual sea el método que elijas, ten en cuenta que tu objetivo número uno es mantener todos los ingredientes juntos y evitar que se separen: ¡un batidor es tu mejor amigo!

Esto significa que debes tener en cuenta las porciones: es mejor recalentar sólo una pequeña porción de salsa y dejar el resto en la nevera para recalentarlo en otra ocasión. Si necesitas recalentar la salsa por segunda vez, asegúrate de llevarla a ebullición durante unos tres minutos para eliminar las posibles bacterias.

Sigue nuestra guía paso a paso y podrás disfrutar de esta increíble salsa no sólo cuando la hagas, sino también en los próximos días.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up