Sustituto del pimiento - Las 10 mejores opciones

Sustituto de pimiento morron las 10 mejores opciones

Los pimientos morrones son un sabroso complemento para tus comidas y hay muchas recetas basadas en este tipo de pimiento no picante tan apreciado. Sin embargo, si no puedes utilizar pimientos morrones por cualquier motivo, puede que estés buscando una alternativa.

Hay muchos sustitutos del pimiento morrón entre los que elegir y cada uno tiene su propio sabor especial, así que depende de ti experimentar en la cocina y encontrar el sustituto adecuado del pimiento morrón que te funcione.

¿Tienes prisa?
Los mejores sustitutos de los pimientos morrones son los pimientos Anaheim, los pimientos poblanos, los pimientos jalapeños, los pimientos de Sichuan, los pimientos de Cubanelle, las cebollas, el bok choy, las especias y otras variedades de pimientos morrones.
Indice

Los mejores sustitutos del pimiento morrón

Cuando quieras un sustituto del pimiento morrón en una receta, debes buscar primero otros tipos de pimientos que compartan características similares. A veces, un buen sustituto del pimiento verde puede ser simplemente un pimiento rojo o amarillo, por ejemplo.

Puede que no te gusten los sabores del pimiento morrón tal y como son, pero en realidad pueden mejorar el sabor de muchas recetas y ser un complemento delicioso incluso para la salsa de tomate, así que sería un desperdicio renunciar a él.

Si no tienes a mano los pimientos morrones que necesitas o si tienes alergia a los pimientos morrones, las buenas alternativas incluyen no sólo otros pimientos, sino también otros tipos de verduras y especias.

1. Pimientos poblanos

Los pimientos poblanos suelen considerarse la mejor alternativa a los pimientos morrones. Se asemejan a un pimiento grande tanto en su aspecto como en su sabor, con pequeños cambios.

De hecho, los poblanos tienen un sabor rico y terroso que los convierte en un sustituto perfecto de los pimientos verdes, pero es menos dulce que los pimientos de color. Muchas personas prefieren los poblanos precisamente por estas características.

A diferencia de los pimientos morrones, los poblanos son ligeramente picantes, pero suele ser un picor que la mayoría de la gente puede soportar sin problemas, ya que es mucho menor que el de un jalapeño.

Los poblanos tienen paredes gruesas y grandes cavidades, igual que sus primos acampanados, lo que los hace perfectos para rellenar y, por tanto, replicar recetas conocidas que llevan pimientos.

Están ganando popularidad, por lo que es más fácil encontrarlos en los supermercados, normalmente junto a los pimientos morrones.

2. Pimientos Anaheim 

Al igual que los poblanos, los pimientos Anaheim tienen paredes gruesas, lo que los hace perfectos para rellenar, pero también para asar, ya que son crujientes como los pimientos morrones, pero tienen un sabor ligeramente afrutado.

Este pimiento lleva el nombre de la ciudad que lo hizo popular, Anaheim, en California. A menudo se le llama "chile de California", aunque es originario de Nuevo México.

Este tipo de pimiento es muy versátil y aparece en una gran variedad de recetas. Obtendrás más o menos los mismos resultados que obtendrías al utilizar pimientos.

De hecho, el pimiento de Anaheim es un buen sustituto del pimiento rojo, pero es más picante que éste. Sin embargo, su picor puede compararse al de un jalapeño extremadamente suave, por lo que no debería ser un problema para la mayoría de la gente.

3. Pimientos jalapeños

Los jalapeños es donde las cosas se ponen realmente picantes, de hecho, pueden considerarse chiles de picor medio.

Sin embargo, aparte del picante, comparten muchas similitudes con los pimientos, incluida la posibilidad de rellenarlos, siempre que tengas un jalapeño lo suficientemente grande.

Muchas personas no soportan tan bien el calor de los jalapeños, así que si quieres rebajar el picante, recuerda retirar la médula y las costillas antes de cocinarlos.

En contra de la creencia popular, las semillas no son lo que hace que los jalapeños sean picantes, así que puedes dejarlas.

4. Pimientos de Sichuan

Algunas personas sufren indigestión por pimientos, de modo que tienen náuseas o un leve dolor de estómago después de comerlos, mientras que otras pueden ser alérgicas a la mayoría de los tipos de pimientos.

Si perteneces a una de estas categorías y puedes soportar el calor, la pimienta de Sichuan puede ser la solución adecuada para ti. Esta pimienta china se describe como una combinación de pimienta negra y chile, pero en realidad no es ninguna de las dos cosas.

Su nombre original huājiāo significa pimienta en flor y, efectivamente, esta especia se parece a las semillas de una flor. Se ha utilizado en China durante siglos, tanto dentro como fuera de la cocina. De hecho, se utilizaba como remedio médico para el dolor abdominal.

La pimienta de Sichuan tiene un sabor parecido al de los cítricos y provoca una sensación de hormigueo debido a su picor. Puede ser un complemento interesante para tu comida, ya que te garantiza que la llenará de sabor.

5. Pimientos

Los pimientos son grandes pimientos con forma de corazón que se parecen a los pimientos rojos en su sabor dulce, a pesar de ser más aromáticos y nada picantes.

No son ideales para el relleno, pero si tienes una receta que lleva un pimiento picado, el pimiento es un sustituto perfecto.

Se encuentran fácilmente en tarros, mientras que puede ser más difícil encontrarlos frescos. Los que se venden en tarros no tendrán la misma textura crujiente que los frescos, así que cuando puedas, prefiere los pimientos frescos.

6. Pimientos Cubanelle

Los pimientos Cubanelle son un buen sustituto del pimiento rojo y harán la felicidad de quienes desprecian el sabor a hierba de los pimientos verdes.

Son un complemento perfecto para tu ensalada o como cobertura para tu pizza, pero también son excelentes cuando se cortan en rodajas y se añaden a tus recetas.

Los pimientos Cubanelle no tienen paredes especialmente gruesas, pero pueden rellenarse con carne y otras verduras. Pueden ser un poco picantes, pero definitivamente menos que un pimiento poblano.

Cuando están completamente maduros, estos pimientos tienen un color rojo brillante, mientras que cuando aún están por madurar su tonalidad pasa del verde al amarillo.

7. Cebollas 

Las cebollas son un buen sustituto de los pimientos, sobre todo si tienes que freírlos. Las cebollas fritas se volverán más dulces, a la vez que pierden parte del típico "sabor a cebolla", por lo que se vuelven muy similares a los pimientos.

Las cebollas también te darán la sensación crujiente de los pimientos y siempre añaden sabor a todos los platos, así que casi nunca son una mala elección.

Como hay diferentes tipos de cebollas, debes saber elegir la cebolla adecuada para tu plato:

  • Las chalotas tienen un sabor dulce cuando están crudas y son increíblemente versátiles: de hecho, pueden freírse y asarse, lo que las convertiría en un complemento crujiente para tu comida
  • Las cebollas perladas pueden constituir su propia guarnición, pero también son excelentes cuando se añaden a cualquier salsa
  • Las cebollas dulces no tienen un sabor fuerte, así que enriquecerán tu receta sin abrumarla
  • Las cebollas rojas son la cebolla ideal si quieres añadir un sabor fuerte a tu salsa o a una ensalada fresca
  • Las cebollas amarillas son las cebollas ideales para aquellas recetas que imponen tiempos de cocción largos y su sabor es un buen equilibrio entre las cebollas rojas y las dulces
  • Las cebollas blancas se utilizan mejor en crudo, por ejemplo en tus tacos o ensaladas. Son el complemento perfecto para tus platos mexicanos porque tienen un sabor interesante que no sobrecarga los demás ingredientes
  • Las cebollas Cipollini son para los que buscan el sabor umami en sus platos. Son mejores cuando se cocinan y pueden mantenerse solas como guarnición, pero también son buenas con los platos de carne.

8. Bok Choy 

Los tallos de bok choy tienen un sabor dulce y crujiente que se parece al de los pimientos rojos, así que puedes utilizarlos como sustituto de una gran variedad de recetas que requieren pimientos, o también puedes hacer una guarnición sólo de bok choy.

Esta col blanca china está presente en muchas recetas asiáticas. Las hojas de color verde oscuro son tiernas y tienen un sabor amargo, por lo que debes arrancarlas antes de cocinar el bok choy si no te apetece el amargor. Los tallos blancos son la parte crujiente y pueden picarse en trozos pequeños.

El bok choy puede cocinarse de muchas maneras, como al vapor, a fuego lento y cocido en ollas de barro. Es importante no cocinarlo demasiado porque los tallos pueden volverse blandos.

Añade cebollas de verdeo, jengibre fresco u otras salsas y aromas para realzar el sabor de tu guarnición.

9. Especias 

Si no puedes utilizar pimientos, no tienes por qué sustituirlos por otro tipo de pimiento o verdura. No es raro que las personas a las que no les gustan los pimientos eviten otros tipos de pimientos e incluso otras verduras, como la cebolla.

En ese caso, puedes obviar la necesidad de pimientos morrones utilizando más especias en tu receta. Hay muchas especias entre las que elegir que pueden dar a tu plato un sabor similar al de los pimientos.

Algunas especias que pueden ser buenos sustitutos de los pimientos morrones son

  • Ajo
  • Mostaza en polvo
  • Jengibre
  • Orégano
  • Comino

Por supuesto, las especias no te darán la textura crujiente que pueden aportar las verduras, pero siempre puedes incluir algún complemento crujiente junto con las especias.

La elección de la especia adecuada es totalmente personal, así que deberías probar recetas con las especias que más te gusten. ¡Recuerda que experimentar es una parte fundamental de la cocina!

10. Pimientos 

No todos los pimientos tienen el mismo sabor. De hecho, los pimientos verdes tienen un sabor muy diferente al de los pimientos de color, que suelen ser más dulces. Algunas personas prefieren el sabor herbáceo y menos dulce de los pimientos verdes, mientras que otras no lo soportan.

Si tu problema con los pimientos se limita a una sola variedad de estos pimientos, puedes probar a cambiar a otro tipo de pimiento.

Normalmente, los pimientos morrones que aún no están maduros son los verdes, y luego se van coloreando poco a poco a medida que maduran, convirtiéndose en pimientos amarillos, naranjas y rojos, que aparecen en una gran variedad de recetas.

También puedes arreglar el sabor de los pimientos añadiendo especias y creando tu propio condimento de pimientos para añadirlo a tu salsa o como toque final a tu tortilla.

Cómo elegir un sustituto del pimiento.

Para obtener lo mejor de nuestras recetas, la calidad de los ingredientes crudos es fundamental. Cuando se trata de pimientos, solemos juzgar un libro por su portada, así que es importante tener cuidado al elegir nuestro sustituto del pimiento.

Tómate tu tiempo para examinar los pimientos antes de hacer tu elección. Como suele ocurrir con los alimentos, y especialmente con las verduras y la carne, debemos estudiarlos desde distintos puntos de vista para comprender su calidad.

Aquí tienes algunos consejos para elegir los mejores sustitutos de los pimientos y para conservarlos adecuadamente:

  • La piel de los pimientos debe ser lisa, sin arrugas ni manchas, y brillante. Cualquier otra condición puede indicar un almacenamiento inadecuado o que el producto no está fresco.
  • Por la misma razón, los tallos deben tener un aspecto sano y verde.
  • Deben estar bien formados y sentirse firmes y consistentes al tacto. Los pimientos que se sienten demasiado blandos o incluso esponjosos definitivamente no son frescos. Los pimientos sanos también se sentirán pesados.
  • Si cultivas tus propios pimientos, ten en cuenta que su dulzor o picor aumenta cuanto más tiempo permanecen en la planta.
  • Cuando no los utilices, guarda los pimientos en la nevera o en un armario oscuro y seco con una temperatura estable para que no haga demasiado frío ni calor. Recuerda que si has comprado pimientos en un tarro, una vez abierto es mejor guardarlo en la nevera para conservarlo más tiempo.
  • No guardes los pimientos en el mismo armario que las frutas, porque éstas liberan etileno que hará que las verduras se pudran rápidamente.
  • Cómo saber si tu pimiento está todavía en buen estado: toca su piel: si se siente suave y firme, el pimiento está todavía en buen estado.
  • Si has picado demasiados pimientos y has guardado los sobrantes, consúmelos rápidamente. Los pimientos picados deben desecharse al cabo de 3 días si no se utilizan.
  • Si ves moho, tira todo, aunque los hayas comprado poco tiempo antes. No intentes quitar el moho de la verdura ni cocinar la parte que no está afectada. El moho puede penetrar muy profundamente en los alimentos y no siempre podemos ver hasta qué punto ha afectado al pimiento.
  • No esperes demasiado para consumir tus pimientos: cocínalos antes de 4-5 días para obtener los mejores resultados.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up