Receta de panecillo de huevo

panecillo de huevo

Si te gusta hornear, pero has renunciado a los panecillos caseros después de probar demasiadas recetas de panecillos, ¡esta receta de panecillos de huevo es la respuesta a tus plegarias!

Estos panecillos crujientes por fuera y blandos por dentro pueden llevar un poco más de tiempo, pero si sigues nuestras medidas e instrucciones detalladas, crearás una tanda perfecta cada vez.

Aunque no requieren mucha pericia, nuestros bagels de huevo exigen ciertamente paciencia, ya que tendrás que darles tiempo para que reposen y desarrollen esa hermosa textura.

Sin embargo, te aseguramos que todo el proceso, así como la espera, merecen la pena.

Indice

Cómo hacer bagels de huevo

Los bagels de huevo son extremadamente versátiles, ya que puedes adaptarlos para que sean salados o dulces, o puedes comerlos solos sin aderezos.

Estos pasteles suaves y crujientes son ideales para tus bagels de desayuno y sándwiches de huevo y queso, y también pueden tostarse y servirse con tus carnes y verduras favoritas, o con mermelada

Cuando se trata de hacer una masa de bagel perfecta, creemos que el secreto está en la paciencia, ya que se necesita tiempo para que la masa alcance esa consistencia perfecta que se transformará en bagels deliciosos y dorados. 

Ingredientes:

(12 bagels grandes)

Para el bizcocho

  • 4 tazas de harina de alto contenido en gluten/harina de pan (sin blanquear)
  • 1 cucharadita de levadura instantánea
  • 2 tazas de agua a temperatura ambiente

Para la masa

  • ½ cucharadita de levadura instantánea
  • 3 ¾ de harina de alto contenido en gluten o harina de pan (sin blanquear)
  • 8 yemas de huevo
  • 2 cucharaditas de malta en polvo/1 cucharada de jarabe de malta
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • Harina de maíz/sémola (para espolvorear)

Instrucciones:

Paso 1:

Empieza a hacer la "esponja" añadiendo la harina y la levadura en un bol para mezclarlas. 

Una vez combinados los ingredientes secos, puedes empezar a añadir el agua poco a poco mientras remueves la mezcla simultáneamente. 

Cubre el bol de la batidora con papel de plástico y déjalo reposar durante dos horas. Deberás notar que la mezcla forma burbujas y espuma en la parte superior, y también duplicará su tamaño. 

Paso 2:

Después de dos horas, es el momento de hacer la masa de las rosquillas de huevo (puedes utilizar el mismo bol de mezcla y combinar los ingredientes con la esponja, o transferirla a un bol de mezcla).

Añade a la esponja la levadura que reservaste para la masa y remueve la mezcla. A continuación, vierte las tres tazas de harina, la sal, la malta y las yemas de huevo, y remueve la mezcla de la masa con una cuchara de madera o con una batidora a baja velocidad.

Una vez combinados los ingredientes de la masa, añade el resto de la harina y añádela a la mezcla.

Paso 3:

Espolvorea ligeramente la encimera con un poco de harina y, a continuación, saca la masa del bol y empieza a amasarla. 

Para obtener los mejores resultados, debes amasar la masa durante al menos 10 minutos. En caso de que utilices una batidora, basta con 6-7 minutos.

Cuando la masa esté dura y firme, pero suave y flexible, significa que está lista. Sin embargo, si notas que la masa está muy seca, puedes añadir un poco más de agua y seguir amasando para conseguir una estructura cohesiva.

Por otra parte, si la masa de los bagels de huevo es demasiado pegajosa, tendrás que añadir un poco más de harina y amasar hasta que esté dura y suave.

Paso 4:

Una vez que la masa del bagel de huevo sea flexible y no esté seca ni pegajosa, puedes dividirla en trozos de bagel que deben tener unas 4 ½ onzas cada uno. Si quieres, puedes hacer bagels más pequeños.

Una vez que hayas dividido los trozos y los hayas formado en rollos, déjalos reposar durante unos 20 minutos cubiertos con una toalla húmeda.

Paso 5:

Prepara dos sartenes forrándolas con papel pergamino y rociándolas ligeramente con un poco de aceite. 

En caso de que quieras que tus bagels de huevo tengan un agujero en el centro, haz un agujero directamente en el centro del rollo de bagel y sigue girándolo hasta que el agujero tenga unos 2 ½ pulgadas de ancho. 

También puedes enrollar la masa de bagel en forma de cuerda y unir los extremos superponiéndolos para formar la forma de bagel.

Paso 6:

Transfiere los bagels con forma a las bandejas de hornear, asegurándote de que están colocados a dos pulgadas de distancia, ya que no quieres que se peguen en la nevera.

Unta los bagels con un poco de aceite y luego cubre los moldes con papel de plástico o colócalos en una bolsa de plástico grande. Deja que los bagels reposen otros 20 minutos.  

Paso 7:

Después de 20 minutos, es el momento de probar la masa mediante la prueba de flotación. Lo que tienes que hacer es llenar un cuenco con agua fría, coger un panecillo que vayas a utilizar para esta prueba y colocarlo en el agua.

El panecillo debe flotar en la superficie durante unos 10 segundos. En caso de que no flote, tienes que probar la masa del bagel a temperatura ambiente durante 20 minutos más, y luego volver a probar el bagel.

Si el bagel de prueba flota, sécalo con palmaditas, devuélvelo a la sartén y coloca la sartén en el frigorífico, donde los bagels deben permanecer toda la noche. 

Paso 8:

Al día siguiente, cuando estés listo para hornear los bagels de huevo, debes precalentar el horno a 500 grados F y colocar dos rejillas en el centro del horno.

Elige una olla ancha y grande y llénala de agua. A continuación, pon el agua a hervir y añade el bicarbonato. 

Paso 9:

Saca los panecillos de la nevera y empieza a dejarlos caer en el agua hirviendo, asegurándote de hacerlo con cuidado para evitar que el agua caliente salpique.

También es importante no añadir demasiados bagels de golpe. Cocínalos durante un minuto por un lado, luego dales la vuelta y deja que se cocinen durante otro minuto. 

Paso 10:

Prepara las sartenes espolvoreando un poco de sémola o harina de maíz sobre el papel de pergamino. Saca los panecillos hervidos del agua y colócalos en las sartenes.

Coloca cada bandeja en una rejilla situada en el centro del horno y hornea los panecillos durante cinco minutos. Después de cinco minutos, cambia las bandejas y gíralas para asegurarte de que los panecillos se hornean de manera uniforme. 

Baja la temperatura del horno a 450 grados F y hornea los bagels de huevo durante otros cinco minutos, o hasta que se doren. También puedes hornearlos más tiempo si quieres que estén más crujientes por fuera.  

Sustitución de ingredientes

Veamos algunos de los mejores sustitutos que puedes utilizar en esta receta de rosquillas de huevo en caso de que te falte algún ingrediente, o simplemente quieras utilizar alternativas. 

1. Miel

Si no te gusta utilizar malta y jarabe de malta en tus postres y pasteles, la miel es una gran opción.

La miel es un ingrediente habitual cuando se trata de hornear, ya que puede integrarse fácilmente en la mezcla de la masa, a la vez que añade ese dulzor característico.

En esta receta, puedes sustituir una cucharadita de malta o una cucharada de sirope de malta por una cucharada de miel. 

2. Azúcar moreno

Otro práctico sustituto tanto de la malta como del sirope de malta es el azúcar moreno. 

Mientras que el azúcar blanco común se utiliza por su dulzura, el azúcar moreno es una mejor opción para recetas como esta receta de rosca de huevo, ya que añade una nota caramelizada, tostada y de nuez que obtendrías con la malta. 

Con qué acompañar los bagels de huevo

A la hora de servir tu bagel de huevo, las opciones son realmente infinitas, ya que puedes combinarlo con ingredientes y condimentos tanto dulces como salados.

Huevos y aguacate

Estos bagels de huevo son una opción perfecta para tu bagel de desayuno favorito. 

Sólo tienes que freír un huevo en un poco de mantequilla o aceite de oliva, cortar el bagel por la mitad y añadir tus condimentos favoritos y un poco de aguacate fresco por encima.

Mermelada

¿Te apetece algo dulce? Sirve tus bagels de huevo recién horneados y perfumados con tu mermelada favorita.

Como hemos dicho, los bagels de huevo tienen un sabor bastante neutro, así que pueden combinarse con casi cualquier condimento dulce. 

Cómo recalentar los panecillos de huevo

Estos son algunos de los mejores métodos que puedes utilizar para recalentar los panecillos de huevo sin que se sequen.

Cómo recalentar los panecillos de huevo En el horno

Precalienta el horno a 350 grados F mientras cubres cada rosquilla con un trozo de papel de aluminio. 

Calienta los panecillos envueltos durante unos 10-15 minutos, y luego deja que se enfríen un poco antes de servirlos. 

Cómo recalentar los panecillos de huevo en el microondas

Coloca los panecillos en un recipiente o plato apto para microondas, tanto si decides calentarlos enteros como si los cortas por la mitad.

Rocía un poco de agua sobre los panecillos para conservar la humedad, y luego caliéntalos en el microondas a alta potencia durante 15-20 segundos. 

Cómo guardar los panecillos de huevo

Lo último que quieres es desayunar un panecillo rancio y seco. Esto es lo que puedes hacer con los bagels de huevo que te sobren.

Guardar en el congelador

Mete los panecillos en una bolsa de congelación resistente y asegúrate de exprimir todo el aire antes de sellar la bolsa. Consúmelos en un plazo de 4 a 6 meses.

Receta de panecillo de huevo

No puedes equivocarte con los panecillos de huevo, tanto si te apetece un delicioso panecillo para el desayuno como si sólo quieres una pasta fresca para tus sándwiches y bocadillos dulces de mediodía. Esta receta confirma el dicho de que todo lo bueno lleva su tiempo, ¡pero definitivamente vale la pena cada minuto!
Prep Time1 hr
Cook Time10 mins
Total Time1 hr 10 mins
Plato: Aperitivo
Cocina: Americana
Keyword: Receta de panecillo de huevo
Servings: 12
Calories: 351kcal
Author: Antonella

Equipment

  • 1 sartén ancha
  • 1 recipiente para mezclar
  • 1 cuchara de madera o batidora
  • 2 sartenes

Ingredients

Para el bizcocho

  • 4 tazas de harina de alto contenido en gluten/harina de pan sin blanquear
  • 1 cucharadita de levadura instantánea
  • 2 tazas de agua a temperatura ambiente

Para la masa

  • ½ cucharadita de levadura instantánea
  • 3 ¾ tazas de harina de alto contenido en gluten o harina de pan sin blanquear
  • 8 yemas de huevo
  • 2 cucharaditas de malta en polvo O 1 cucharada de jarabe de malta
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • harina de maíz o sémola para espolvorear

Instructions

  • Empieza a hacer la "esponja" añadiendo la harina y la levadura en un bol y combinándolas.
  • Una vez combinados los ingredientes secos, puedes empezar a añadir el agua poco a poco mientras remueves la mezcla simultáneamente.
  • Cubre el bol de la batidora con papel de plástico y déjalo reposar durante dos horas. Deberás notar que la mezcla forma burbujas y espuma en la parte superior, y también duplicará su tamaño.
  • Transcurridas las dos horas, es el momento de hacer la masa de los panecillos de huevo (puedes utilizar el mismo cuenco de la batidora y combinar los ingredientes con la esponja, o transferirla a un cuenco para mezclar).
  • Añade a la esponja la levadura que reservaste para la masa y remueve la mezcla. A continuación, vierte las tres tazas de harina, la sal, la malta y las yemas de huevo, y remueve la mezcla de la masa con una cuchara de madera o con una batidora a baja velocidad.
  • Una vez combinados los ingredientes de la masa, añade el resto de la harina y añádela a la mezcla.
  • Espolvorea ligeramente la encimera con un poco de harina y, a continuación, saca la masa del bol y empieza a amasar.
  • Para obtener los mejores resultados, debes amasar la masa durante al menos 10 minutos. En caso de que utilices una batidora, basta con 6-7 minutos.
  • Cuando la masa esté dura y firme, pero suave y flexible, significa que está lista. Sin embargo, si notas que la masa está muy seca, puedes añadir un poco más de agua y seguir amasando para conseguir una estructura cohesiva.
  • Por otra parte, si la masa de bagel de huevo es demasiado pegajosa, tendrás que añadir un poco más de harina y amasar hasta que esté dura y suave.
  • Una vez que la masa del bagel de huevo sea flexible y no esté seca ni pegajosa, puedes dividirla en trozos de bagel que deben tener unas 4 ½ onzas cada uno. Si quieres, puedes hacer bagels más pequeños.
  • Una vez que hayas dividido los trozos y los hayas formado en panecillos, déjalos reposar durante unos 20 minutos cubiertos con una toalla húmeda.
  • Prepara dos sartenes forrándolas con papel pergamino y rociándolas ligeramente con un poco de aceite.
  • Si quieres que tus bagels de huevo tengan un agujero en el centro, haz un agujero directamente en el centro del rollo de bagel y sigue girándolo hasta que el agujero tenga unos 5 cm de ancho.
  • También puedes enrollar la masa de bagel en forma de cuerda y unir los extremos superponiéndolos para formar la forma de bagel.
  • Transfiere los bagels con forma a las bandejas de hornear, asegurándote de que están colocados a dos pulgadas de distancia, ya que no quieres que se peguen en la nevera.
  • Unta los panecillos con un poco de aceite y cubre los moldes con papel de plástico o colócalos en una bolsa de plástico grande. Deja que los bagels reposen otros 20 minutos.
  • Después de 20 minutos, es el momento de probar la masa mediante la prueba de flotación. Lo que tienes que hacer es llenar un cuenco con agua fría, coger un panecillo que vayas a utilizar para esta prueba y colocarlo en el agua.
  • El panecillo debe flotar en la superficie durante unos 10 segundos. En caso de que no flote, tienes que probar la masa del bagel a temperatura ambiente durante 20 minutos más, y luego volver a probar el bagel.
  • Si el bagel de prueba flota, sécalo con palmaditas, devuélvelo a la sartén y coloca la sartén en el frigorífico, donde los bagels deben permanecer toda la noche.
  • Al día siguiente, cuando estés listo para hornear los bagels de huevo, debes precalentar el horno a 500 grados F y colocar dos rejillas en el centro del horno.
  • Elige una olla ancha y grande y llénala de agua. A continuación, pon el agua a hervir y añade el bicarbonato.
  • Saca los panecillos de la nevera y empieza a dejarlos caer en el agua hirviendo, asegurándote de hacerlo con cuidado para evitar que el agua caliente salpique.
  • También es importante no añadir demasiados bagels a la vez. Cocínalos durante un minuto por un lado, luego dales la vuelta y deja que se cocinen durante otro minuto.
  • Prepara las sartenes espolvoreando un poco de sémola o harina de maíz sobre el papel pergamino. Saca los panecillos cocidos del agua y colócalos en las sartenes.
  • Coloca cada bandeja en una rejilla situada en el centro del horno y hornea los panecillos durante cinco minutos. Después de cinco minutos, cambia las bandejas y gíralas para asegurarte de que los panecillos se hornean de manera uniforme.
  • Baja la temperatura del horno a 450 grados F y hornea los bagels de huevo durante otros cinco minutos, o hasta que se doren. También puedes hornearlos más tiempo si quieres que estén más crujientes por fuera.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recipe Rating




Go up