Los 12 mejores sustitutos del farro para tus recetas

Los 12 Mejores Sustitutos Del Farro Para Tus Recetas

El farro es un grano extremadamente nutritivo y versátil que se utiliza en todo el mundo en muchas recetas. Es bastante similar a la cebada, de hecho, los dos granos son intercambiables en las recetas. Si se te ha acabado el farro o has desarrollado una reacción alérgica a él, no te preocupes porque hay muchos sustitutos del farro que puedes utilizar.

Hay varios granos similares al farro, algunos de ellos sin gluten como la quinoa, otros muy parecidos al farro pero sin el componente que suele provocar la alergia al farro en algunas personas, como el teff.

Indice

Los mejores sustitutos del farro 

El farro ha sido un alimento básico y una rica fuente de nutrientes en nuestra mesa durante más de 20.000 años. Los antiguos probablemente no conocían los beneficios específicos del farro para la salud, pero sabían que era un alimento fácil y versátil que hace que el estómago se sienta lleno durante mucho tiempo.

De hecho, el farro sin cocer está repleto de fibras y proteínas que son perfectas para quienes desean domar su apetito. Una ración de farro con pollo asado y verduras constituye la cena perfecta que no te hará correr hacia la nevera en mitad de la noche.

El farro es bastante nuevo en Estados Unidos, pero lleva mucho tiempo en las cocinas europeas. Con un número creciente de personas que optan por la vía vegetariana, y también con una demanda cada vez mayor de alimentos sanos y nutritivos, el farro se está haciendo rápidamente popular en todo el mundo.

Al comprar farro seco, encontrarás Einkorn (farro piccolo), Emmer (farro medio) y Espelta (farro grande). Pero la diferencia más importante es la relativa a los nutrientes:

  • Farro perlado: es la variedad más común que encontrarás en las tiendas de comestibles; sin embargo, también es la menos nutritiva porque básicamente es farro pulido al que se le han quitado las capas llenas de nutrientes en favor de un tiempo de cocción más corto.
  • Farro semipulido: una especie de compromiso entre el farro nutritivo y un tiempo de cocción más corto. Tiene aproximadamente la mitad de nutrientes que el farro entero y también tarda un poco menos en cocinarse.
  • Farro entero: es la variedad de farro más nutritiva, pero también la más larga de cocinar (25-30 minutos). Puedes acortar el tiempo de cocción (hasta 10-15 minutos) dejándolo en remojo toda una noche antes de cocinarlo.

Los entusiastas del farro te dirán que es imposible encontrar un sustituto del farro que cumpla todos los requisitos, pero por suerte para nosotros, esto no es del todo cierto. Hay varias alternativas al farro con diferentes características, para que puedas elegir la que mejor se adapte a tus necesidades y gustos.

1. Cebada

La cebada es el mejor sustituto del farro en una receta porque ambos granos comparten sabor y textura. La cebada tiene un sabor a nuez y una textura masticable igual que el farro y, hablando de nutrientes, también son muy similares.

De hecho, el farro y la cebada son intercambiables porque pueden utilizarse para las mismas recetas sin apenas diferencia en el resultado final.

La cebada perlada, que es la versión menos nutritiva de la cebada pero también la que necesita menos tiempo de cocción, es también el sustituto perfecto del farro perlado.

Aunque la cebada puede utilizarse en todas las recetas que llevan farro precocido, incluidas las ensaladas y las sopas, es importante recordar que ambas tienen un tiempo de cocción diferente.

2. Quinoa

La quinoa es un superalimento que presenta una gran variedad de recetas, como pasta, sopas e incluso productos de repostería. Es muy nutritiva y una de las alternativas sin gluten al farro.

La quinoa se ha hecho cada vez más popular y siempre se recomienda a quienes desean mejorar su alimentación o empezar una dieta sin gluten. Este supergrano es una buena fuente de minerales, proteínas y vitaminas, entre otros nutrientes.

Es un grano versátil y uno de los pocos alimentos vegetales que proporciona proteínas completas y todos los aminoácidos esenciales, que el cuerpo no puede producir por sí mismo. Por eso, cuando se buscan sustitutos de otros cereales, la quinoa suele ser la primera opción que aparece.

3. Freekeh

El freekeh es un grano integral procedente del norte de África que se está haciendo cada vez más popular en EE.UU. como alternativa a los granos habituales y como sustituto del arroz y la avena.

Este grano es similar al bulgur y a las bayas de trigo, pero tiene sus propias peculiaridades, empezando por la forma de cosecharlo.

El nombre "freekeh" no se refiere a la planta, sino al proceso de producción. El trigo duro se cosecha antes de que esté completamente maduro, y se elimina la paja durante la quema de los tallos. Los granos jóvenes que sobreviven se frotan para liberar los granos tostados.

Su tiempo de cocción es largo (50 minutos), pero puedes acortarlo en gran medida comprando granos agrietados.

El freekeh no sabe como el farro, pero tiene la misma textura y puede añadir un nuevo e interesante sabor a tu plato.

4. Bayas de espelta

A pesar de su nombre, no hay ninguna baya en las bayas de espelta. De hecho, son simplemente granos de espelta. Cuando se cocinan, son una gran adición a tus sopas y guisos, pero se adaptan perfectamente a cualquier receta a base de arroz.

Su sabor cuando se cocinan se parece mucho al del farro por su connotación de nuez. Las bayas de espelta son una buena alternativa al farro para quienes padecen ciertos tipos de intolerancia al trigo.

Los nombres de espelta y farro se confunden a menudo o se utilizan para indicar farro, pero a pesar de las similitudes, son cosas muy diferentes. La diferencia más evidente está en la textura: mientras que el farro tiene una textura blanda que es ideal para sopas y risottos, el espelta tiende a ser más duro, lo que es estupendo para las ensaladas de cereales.

5. Bayas de trigo

La parte comestible del grano de trigo se llama baya de trigo. A pesar de ser una parte tan básica y fundamental del grano, las bayas de trigo suelen pasarse por alto y no son tan populares como se cree.

Este grano integral tiene las mismas características que los demás granos integrales: está lleno de fibras y proteínas y tiene una textura masticable y un sabor a nuez que lo hace perfecto como sustituto del farro.

Las bayas de trigo pueden funcionar en muchas recetas, desde platos dulces hasta salados. Normalmente, toman algunos de los sabores de los ingredientes con los que se cocinan. Son especialmente buenas en el chile o servidas con canela, leche y miel para el desayuno.

6. Bayas de centeno

El centeno es una variedad de grano que aún no es tan conocida como las demás, pero es igual de buena. Cuando los granos enteros del grano de centeno se cocinan, adquieren un color marrón intenso y se llaman bayas de centeno.

El color de las bayas de centeno es muy particular porque el centeno es en realidad grisáceo en su forma básica, por lo que se suele añadir caramelo y melaza en las recetas de repostería con este grano para que el producto final sea visualmente más atractivo.

Los granos de centeno son ricos en fibras, hierro, proteínas y minerales como el magnesio y el manganeso. Su sabor es similar al del farro, pero tienen menos gluten y un índice glucémico más bajo, lo que las hace más saludables que el farro para las personas afectadas por la diabetes de tipo 2.

7. Bayas de triticale

El triticale es uno de los "granos modernos" porque su historia no se remonta a miles de años atrás, a diferencia de la quinoa, la cebada y muchos otros.

Es un grano creado por el hombre en la década de 1950, resultado de un cruce entre el centeno y el trigo. Su nombre también es un cruce entre la palabra latina para el trigo (Triticum) y el centeno (Secale).

Las bayas de triticale tienen el doble de tamaño que las de trigo. Son especialmente ricas en fibras y también son una buena fuente de minerales y tiamina.

Antes de cocinar las bayas de triticale, hay que ponerlas en remojo durante toda una noche en la nevera. Su sabor es más bien dulce y mantiene el sabor a nuez del farro.

8. Grañones de avena

Los granos de avena son granos de avena sin la cáscara, que es la capa exterior protectora. Son la forma más intacta del grano, que contiene todos los nutrientes, como proteínas, fibras, grasas, calcio y hierro.

También son ricos en antioxidantes, lo que significa que resisten bastante bien la vida útil si se envasan adecuadamente en un recipiente hermético y se conservan en un lugar fresco y seco.

Los granos de avena son un sustituto del farro sin gluten y funcionan especialmente bien en guisos y gachas, pero deben ponerse en remojo durante la noche para reducir el tiempo de cocción. Su sabor es similar al del farro, ya que tienen sabor a nuez y son ligeramente dulces.

9. Kasha

Cuando se tuestan y se ponen en remojo los granos de trigo sarraceno, y luego se cuecen a fuego lento hasta que se ablandan, se obtiene la kasha.

Este cereal tiene un fuerte sabor a nuez que sale cuando se cocina, junto con una textura firme y bastante gomosa.

El kasha no necesita mucho líquido al cocerse (no más de 1 ½ taza de agua por taza de grano), porque con este grano "menos es más". Más agua, y por tanto un tiempo de cocción más largo, podría convertir la kasha en una mezcla pastosa que ciertamente no es apetecible.

Este grano no siempre se encuentra fácilmente en Estados Unidos, pero puede comprarse en Internet.

10. Bulgur

El bulgur existe desde hace "sólo" 4.000 años, lo que lo convierte en uno de los "granos antiguos" menos antiguos.

El bulgur es una especie de grano precocido que se ha secado antes de ser envasado, ya que procede de granos de trigo sancochados. Por eso el bulgur se cocina mucho más rápido que la mayoría de los granos y también es más barato que algunos de ellos.

El bulgur funciona como sustituto del farro porque tiene el característico sabor a nuez y la textura masticable del farro. Además, el bulgur cocido tiene un aroma muy agradable que se parece al de las palomitas de maíz.

El bulgur no tiene colesterol, pero es muy calórico (150 kcal por taza). Sin embargo, lo compensa con una saludable cantidad de fibras, omega3 y proteínas.

11. Trigo de invierno

¿Por qué el trigo de invierno es "trigo de invierno"? Al contrario de lo que el nombre podría hacer creer, el trigo de invierno no se cosecha en invierno, sino a finales de la primavera. Entonces, ¿por qué no se llama "trigo de primavera"?

Porque el trigo de invierno no sólo puede soportar temperaturas muy frías, sino que las necesita. De hecho, sin pasar por un invierno helado, este tipo de trigo no produce semillas.

Este trigo sin procesar sabe casi exactamente como el farro. Debido a sus características, necesita un tiempo de remojo y cocción más largo que la mayoría de los granos. Sin embargo, su parecido con el farro y su gran disponibilidad hacen que merezca la pena.

12. Teff

El teff es una de esas semillas que funcionan como un grano entero. Es el sustituto ideal del farro para los alérgicos al farro, porque carece del compuesto que desencadena ese tipo de alergia.

Además, el teff no contiene gluten y es extremadamente nutritivo. Una sola taza contiene 43 gramos de proteínas completas. Además, es una buena fuente de magnesio, hierro y calcio. El teff también tiene más vitamina C que la mayoría de los otros cereales, con 88 gramos de vitamina por cada 100 gramos.

Este grano es difícil de cosechar, por lo que es más caro que otros. Sin embargo, su valor nutricional y su condición de libre de gluten merecen sin duda el precio.

Cómo elegir un sustituto del farro. 

La mayoría de los sustitutos del farro comparten características similares y funcionan bien con la mayoría de las recetas, por lo que es importante hacer una elección informada basada en las cualidades individuales de cada grano:

  • Sabor: si simplemente te has quedado sin farro, buscarás una alternativa que sea lo más parecida posible al original. Por suerte, muchos sustitutos del farro tienen su mismo sabor a nuez y su textura masticable, como la cebada, el trigo de invierno, las bayas de trigo y el bulgur.
  • Sin gluten: los afectados por intolerancias o por la enfermedad celíaca, o los que simplemente desean una alternativa más ligera, pueden sustituir el farro por sus sustitutos sin gluten, como la quinoa, el teff y los granos de avena.
  • Beneficios para la salud: todos los cereales son muy nutritivos, pero algunos de ellos son alimentos realmente muy saludables que son incluso mejores que el farro en el aspecto nutricional. Entre estas alternativas extremadamente saludables al farro, encontramos el superalimento quinoa, los granos de centeno de bajo índice glucémico y el teff, repleto de nutrientes.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up