Los 11 mejores sustitutos del tomate guisado para tu receta

sustituto del tomate guisado

Guisar tomates es el proceso de pelar y cortar cualquier tipo de tomate fresco en trozos y simplemente calentarlos en una sartén.

Dan al plato ese maravilloso sabor a tomate, pero sin la textura en trozos que asociamos al tomate fresco, que mucha gente encuentra preferible.

Quizá no tengas tomates guisados a mano, o simplemente no tengas el tiempo necesario para guisarlos con ingredientes frescos.

¡No te preocupes! Hoy compartimos contigo los mejores sustitutos del tomate guisado, para que, sea cual sea la situación, nunca te quedes sin ese sabor característico del tomate.

¿Tienes prisa?
El mejor sustituto del tomate guisado es el tomate ciruela. Como alternativa, también puedes sustituir los tomates guisados por tomates frescos, cortados en dados o triturados. Por último, si necesitas más sustancia, puedes sustituir los tomates guisados por pasta de tomate, salsa de tomate y tomates en conserva.
Indice

Los mejores sustitutos de los tomates guisados

A menudo, cuando se llama a los tomates guisados, lo que realmente se busca es añadir algo de ese sabor a tomate y acidez avinagrada a la comida. Así que la forma en la que se presentan es menos importante que el sabor que impartirán a la comida.

Esto es estupendo para nosotros los cocineros, ya que los tomates pueden presentarse de muchas formas, y a lo largo de los siglos hemos desarrollado una plétora de maneras de prepararlos y almacenarlos. Lo que nos da un montón de formas geniales y creativas de impartir ese sabor a nuestras comidas.

A menudo se añaden condimentos o especias adicionales, que pueden ser desde la simple sal y pimienta hasta el azúcar, e incluso cosas como el pimiento, la cebolla o las hierbas aromáticas funcionan muy bien.

Una vez guisados, los tomates pueden utilizarse para todo tipo de platos, como guisos o pasta. También son especialmente buenos para mejorar las sopas.

Muchas de las alternativas enumeradas pueden prepararse previamente en casa o comprarse también en la tienda, así que nunca te faltarán opciones.

1. Tomates frescos

Puede parecer una opción obvia, pero en realidad, en sólo 25-30 minutos puedes coger unos tomates frescos y convertirlos en deliciosos tomates guisados. Una opción muy viable, siempre que tengas tiempo para hacerla.

Simplemente coge una cacerola grande y hierve agua en ella. Luego, con algunos tomates frescos puedes pelarlos y hervirlos durante 25-30 minutos para crear tus propios tomates guisados.

Donde las cosas se ponen interesantes es con qué los acompañas, como ya se ha dicho, algunos condimentos sencillos como la sal, la pimienta e incluso el azúcar ayudan mucho. Pero también puedes utilizar extras como 1/4 de taza de cebolla picada o 1/4 de taza de pimiento picado para potenciar realmente el sabor.

Te garantizamos que el resultado final será mejor que el de cualquier lata de tomates guisados comprada en la tienda.

2. Tomates cortados en dados

Cuando nos referimos a los tomates cortados en dados no nos referimos simplemente a picar algunos frescos. Los dados de tomate se refieren a trozos más pequeños y firmes que luego se enlatan en zumo o puré de tomate.

El sabor del tomate está ahí, pero en general los trozos de los dados de tomate son demasiado firmes para hacer un buen sustituto del tomate guisado directamente de la lata.

Para solucionarlo, podemos simplemente cocer toda la mezcla durante un rato para ayudar a ablandarlos (pero no estamos cociendo a fuego lento como los tomates guisados). También es una buena oportunidad para añadir algunos condimentos adicionales para que se ajusten más al sabor del tomate guisado.

Un buen método es ponerlos 5-10 minutos antes de cocinar las verduras de la comida, y cuando todo esté terminado deberían haberse ablandado bien.

Si los trozos siguen siendo un poco duros después de la cocción, también puedes aplastarlos más con el dorso de un tenedor para que todo esté un poco más blando.

Además, si te sientes aventurero, también puedes comprar tomates en dados que se hayan asado al fuego antes de enlatarse. Lo que confiere esa maravillosa calidad de asado al sabor.

Los tomates cortados en dados funcionan muy bien en platos como guisos, sopas y pasta.

3. Tomates triturados

Siempre que encuentres el tipo adecuado (o lo hagas tú mismo), los tomates triturados pueden tener el cuerpo suficiente para sentirse sorprendentemente similares a algunos tomates guisados suaves.

Los tomates triturados son esencialmente tomates enteros que han sido (lo has adivinado) triturados. Luego se suelen combinar con un puré de tomate para darles una consistencia más suave.

Por supuesto, esto los hace ideales tanto para mojar como para untar en algo como la pizza, pero dependiendo de los que consigas pueden ser un poco "demasiado" suaves para usarlos como alternativa al tomate guisado.

Por eso, te recomendamos que busques una marca que ofrezca tomates triturados bastante gruesos, para que te parezca que estás comiendo tomates guisados muy suaves en lugar de un puré suave.

Dejando de lado la diferencia de textura, su sabor será muy similar al de los tomates guisados, sobre todo si añades algunos condimentos adicionales. Son perfectos para cualquier tipo de pasta o salsa de espaguetis, así como para algunas sopas más espesas y abundantes.

4. Pasta de tomate

No hay que confundirla con el puré de tomate, que es un brebaje mucho más suave y líquido.

Lo que hace que la pasta de tomate sea una gran alternativa al tomate guisado es que tiene un contenido mucho más sólido, lo que le permite añadir mucho más cuerpo y sustancia a cualquier comida con la que la acompañes.

Y no sólo eso, debido a los procesos que se utilizan para crear la pasta de tomate, también conserva gran parte de su nutrición, que de otro modo se perdería durante el proceso de refinado. Lo que la convierte en una buena opción saludable en lugar de algo más fresco.

Tiene un fuerte sabor a tomate, y puede mezclarse fácilmente con otros ingredientes, como condimentos o verduras como el pimiento, la cebolla y el ajo.

Esto lo hace ideal para platos a base de carne, ya que entre su textura más gruesa y el cuerpo de la carne, ¡apenas podrás decir que no estás comiendo tomates guisados de verdad!

5. Salsa de tomate

A primera vista, puede parecer que se parece a la pasta de tomate, pero en realidad son bastante diferentes.

La salsa de tomate está mucho más cerca de un producto acabado y listo para servir, en lugar de ser más bien un ingrediente crudo.

Es una salsa mucho más espesa, que a menudo se sazona previamente durante la preparación con cosas como queso parmesano, albahaca y azúcar. Luego, por supuesto, nada te impide cocinar con ingredientes adicionales, como la probada y verdadera combinación de cebolla y pimiento.

Aunque es bastante espesa y definitivamente no resulta demasiado líquida, tampoco tiene los trozos que encontrarías en los tomates en dados.

Una buena regla general es utilizar 3/4 de taza de salsa de tomate para sustituir 1 taza de tomates guisados.

Cuando se utilice en algo como una salsa de espaguetis/pasta o incluso en un guiso, será difícil notar la diferencia.

También puedes comprarlo sin condimentar, lo que lo hace ideal para tenerlo en la cocina como ingrediente crudo, ya que se puede adaptar fácilmente a cualquier comida que desees utilizando tus propios condimentos.

6. Ketchup

Aunque el ketchup no es necesariamente aplicable en todos los casos, principalmente debido a que su textura es demasiado suave, tiene algunas cualidades que lo redimen y puede ser un gran sustituto cuando sea necesario.

En primer lugar, el ketchup tiene un gran sabor: puede tener un sabor picante a vinagre si compras el adecuado, o puede tener un sabor dulce y azucarado. Elige el que te parezca más apropiado para el plato que estás preparando.

La segunda es que es muy accesible y barato. Si no lo tienes ya en casa, está a sólo un viaje rápido al supermercado, así que nunca te quedarás intentando conseguirlo.

Por supuesto, no tiene esa textura espesa y suave que tienen los tomates guisados, lo que significa que quizá no sea tan apropiado para cosas como las salsas para pasta o las sopas, en las que realmente se va a notar.

Pero sí funciona muy bien en cosas como pizzas para untar, o en platos que se sirven con carne y verduras, en los que seguirás teniendo muchos otros ingredientes que masticar, por lo que notarás mucho menos la falta de textura en ese tipo de comidas.

7. Tomate ciruela

Los tomates ciruela, también conocidos como "tomate de procesado" o "tomate de pasta", son un tipo de tomate que se crió específicamente para hacer pastas/salsas.

Tienen menos semillas y una cantidad mucho mayor de contenido sólido, lo que los hace muy buenos para dar ese espesor que buscamos en un sustituto del tomate guisado.

También suelen ser los preferidos por los cocineros y chefs, ya que suelen conservarse bien durante la temporada baja del tomate. También soportan el transporte/manipulación mucho mejor que nuestros tipos de tomate tradicionales.

Se pueden comprar enlatados y preenvasados con zumo de tomate, y lo que es aún mejor es que normalmente están prepelados (aunque tendrás que quitarles las semillas).

Para utilizarlos en cosas como salsas para pasta o sopas, sólo tienes que cocerlos un poco y aplastarlos un poco para que queden más blandos.

Ten en cuenta que tendrás que añadir tus propios condimentos adicionales, simplemente transfiere a éstos todo lo que normalmente usarías con los tomates guisados y funcionarán de maravilla.

8. Tomate en conserva

Son muy similares a los tomates triturados, pero puedes comprarlos en latas ya cortados y prensados, lo que los hace más pequeños y fáciles de manejar.

Puedes calentarlos para que se ablanden un poco más y utilizarlos directamente como sustituto 1:1 de los tomates guisados.

Te recomendamos que busques una buena marca, ya que a veces los tomates enlatados pueden ser muy baratos y tener un sabor igual de barato. Tampoco tengas miedo de añadirle algunos de tus propios condimentos.

9. Tomates enteros pelados

Se trata de tomates prensados y enlatados en zumo de tomate sin piel.

Esto les da una textura agradable y suave cuando se cocinan, que emula un poco esa cualidad más suave que se obtiene cuando se cocinan los tomates al vapor. Por ello, puede funcionar como un buen sustituto.

10. Tomate guisado casero

Dado que el tiempo total necesario para preparar tomates guisados es inferior a una hora, es una opción viable coger unos cuantos tomates que tengas por ahí y hacerlos tú mismo.

Lo único que tienes que hacer es calentarlos hasta casi hervir y luego guisarlos durante 10 minutos más hasta que estén bien blandos.

11. Sopa de tomate

Tal vez sea una elección un poco de nicho debido a su naturaleza divertida. Esto hace que sea más difícil de aplicar a cualquier tipo de escenario culinario, ya que tiene el riesgo de hacer que tu plato quede un poco líquido.

Pero si esa textura y calidad más líquida son apropiadas para el plato que estás haciendo, puede ser un sustituto adecuado si no hay nada más disponible.

Cómo elegir el mejor sustituto del tomate guisado

Un tema recurrente entre todas las alternativas sugeridas es que proceden del tomate. Por lo tanto, todas ellas, de una u otra manera, van a hacer un buen trabajo a la hora de impartir ese sabor a tomate en tu plato.

Lo que tienes que decidir como cocinero es cuál va a proporcionar la textura más adecuada para el tipo de comida que estás preparando. Sin dejar de tener en cuenta otros factores, como el coste y la facilidad de la fuente.

Al fin y al cabo, si se tarda una eternidad en prepararlo, probablemente no sea el sustituto ideal. He aquí nuestro resumen de los mejores para ayudarte a informarte de cuál puede ser la opción más idónea para un determinado tipo de comida.

Sabor

Nuestra mejor elección cuando se trata de impartir ese agradable sabor a tomate avinagrado será la pasta de tomate.

No sólo tiene un espesor muy agradable, sino que refuerza cualquier cosa que se sirva con ella. Además, es una fuente de sabor a tomate más concentrada, lo que significa que no te decepcionará si utilizas un poco en tu comida.

Textura

Gran parte del atractivo de los tomates guisados es su textura suave y delicada.

Si esto es lo que buscas, nuestra principal sugerencia son los tomates en dados. Esto se debe a que, siempre que los hayas cocinado un poco, serán notablemente suaves como los tomates guisados.

Precio

Aunque quizá no sea la mejor opción en cuanto a la textura, el ketchup es la alternativa más barata.

Disponible en casi cualquier tienda de comestibles por un precio superbarato, nunca te arrepentirás de haber pagado por él.

Disponibilidad

Aunque aquí podríamos decir ketchup, en realidad nos decantamos por los tomates frescos.

Esto se debe a que también están disponibles en un gran número de tiendas durante todo el año, pero tienen una versatilidad añadida que el ketchup no tiene. Puedes cortarlos en dados, pelarlos y cocinarlos hasta el grado de suavidad que desees.

Nuestra mejor elección

Recomendamos los tomates ciruela, ya que han sido criados específicamente para ser cortados y utilizados en la cocina.

Una vez que les has quitado las semillas y los has cocinado un poco, son un sustituto exquisito de los tomates guisados.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up