Chiles Poblanos Rellenos Bobby Flay

pimientos poblanos rellenos bobby flay

Si alguna vez has visto The Food Network, es probable que hayas visto a Bobby Flay preparando algo delicioso en uno de sus muchos programas de cocina, y sus chiles poblanos rellenos son uno de los favoritos de los fans. 

El pimiento poblano relleno, o "chile relleno", está relleno de una mezcla de setas, queso y especias, y se puede encontrar en el menú de su restaurante, Mesa Grill, en Las Vegas. 

Si nunca has tenido la oportunidad de probar los pimientos rellenos de Bobby Flay en persona, estás de suerte porque es una receta súper fácil de seguir, no requiere ningún equipo especial y se prepara en menos de una hora.

Indice

Cómo hacer Pimientos Poblanos Rellenos Bobby Flay

El paso más importante de la preparación de esta receta es asar los pimientos poblanos enteros hasta que estén completamente chamuscados, y luego dejarlos "sudar" en un recipiente cubierto con papel de plástico. 

Este proceso intensifica el complejo sabor de los pimientos poblanos y ayuda a eliminar la piel exterior amarga y gomosa. 

Los pimientos se rellenan con una mezcla de setas, ajo, queso de cabra, queso Monterey jack y especias. A continuación, el pimiento relleno se reboza en harina de arroz y harina de maíz, se fríe ligeramente y se cubre con salsa picante.    

Si no te sientes cómodo friendo en la cocina de tu casa, ¡no te preocupes! Este paso es opcional, y el chile relleno seguirá siendo súper delicioso sin el rebozado. 

¡Lo más importante que debes recordar al hacer chiles rellenos es que te diviertas con ellos! Asegúrate de seguir el esquema general y serás un experto en pimientos rellenos. 

Aquí tienes cómo hacerlo. 

Ingredientes:

(4 raciones)

  • 4 pimientos poblanos grandes 
  • 2 tazas de champiñones, picados finamente (el mejor es el de ostra, pero utiliza cualquier hongo que te guste)
  • 1,5 tazas de queso de cabra blando
  • 1 taza de queso Monterey jack 
  • 1 diente de ajo, picado
  • ½ cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de sal kosher 
  • 1,5 tazas de harina de arroz 
  • 1 taza de harina de maíz 
  • ½ taza de agua caliente
  • 1 cuarto de aceite neutro para freír 
  • 2 cucharadas de aceite de canola 
  • Salsa picante para servir

Instrucciones:

Si vas a freír los pimientos, asegúrate de tener todos los ingredientes preparados y listos para usar. Una vez rellenos los pimientos, hay que rebozarlos y freírlos cuanto antes. 

Sigue estos pasos y tendrás unos poblanos rellenos perfectos en un abrir y cerrar de ojos. 

Paso 1:

Asa los pimientos poblanos. 

Si tienes una cocina de gas, retira las rejillas de la cocina y pon los cuatro quemadores a fuego medio-alto. Coloca los poblanos directamente en las llamas, dándoles la vuelta cada pocos minutos hasta que todo el pimiento esté completamente carbonizado. 

Si tienes un soplete de cocina, puedes utilizarlo en su lugar. 

Alternativamente, calienta el horno a 400 °F y coloca los poblanos en una bandeja para hornear forrada con pergamino. Asa los pimientos en el horno durante 30 minutos o hasta que estén carbonizados por todas partes, dándoles la vuelta cada 10 minutos para que se carbonicen de forma uniforme. 

Pasa los poblanos a un bol grande y cúbrelos bien con papel de plástico. Déjalo a un lado. 

Paso 2:

Prepara los champiñones. 

Calienta 2 cucharadas de aceite de canola a fuego medio en una sartén grande. Añade los champiñones picados y cocínalos hasta que se haya eliminado toda la humedad y los champiñones empiecen a dorarse. Unos 10 minutos.

Una vez doradas, añade el ajo, la sal y el comino y saltéalas hasta que el ajo y el comino estén fragantes. Unos 2 minutos. 

Paso 3:

Haz el relleno. 

En un bol mediano, combina el queso de cabra, el queso rallado y la mezcla de setas y mézclalo hasta que las setas se distribuyan uniformemente por todo el queso. 

Resérvalo. 

Paso 4:

Prepara tu estación de fritura. Necesitarás 3 cuencos medianos.  

Llena un bol con 1 taza de harina de arroz y otro con harina de maíz. 

En el tercer bol, combina ½ taza de harina de arroz y ½ taza de agua tibia y bate para combinar. Deberías tener una mezcla de harina y agua similar a la masa de una tortita fina

Si la masa es demasiado espesa, añade más agua, ¼ de taza cada vez, hasta alcanzar la consistencia deseada. 

Reserva. 

Paso 5:

Calienta el aceite para freír. 

Añade el aceite de freír a una olla o sartén de fondo grueso y ponla a fuego medio, dejando que el aceite alcance los 350°F. 

Paso 6:

Prepara los pimientos. 

Con un cuchillo de mantequilla, quita la piel carbonizada de los pimientos. Debería desprenderse enseguida, pero si se adhiere al pimiento, haz un poco de fuerza, con cuidado de no perforar el poblano. Si un poco de piel no cede, no pasa nada. 

Una vez pelado, corta una línea vertical a lo largo de la costura del pimiento, deteniéndote en la base del tallo. Abre suavemente las dos solapas y retira la membrana y todas las semillas que puedas. 

Repite la operación con cada pimiento.

Paso 7:

Rellena los pimientos. 

Con una cuchara, rellena cada pimiento con 2 ó 3 cucharadas de relleno hasta que el poblano esté lleno pero las solapas aún puedan cerrarse. 

Una vez rellenos, utiliza una brocheta de cocina o un palillo para juntar la costura y cerrar el pimiento. 

Repite la operación con cada pimiento.

Paso 8:

Fríe los poblanos rellenos. 

Coloca un poblano en el bol de harina de arroz, utilizando las manos para cubrir ligeramente el pimiento por todas partes. Sacude el exceso. 

Sumerge suavemente el poblano en la mezcla de harina de arroz y agua y deja que el exceso de rebozado vuelva a caer en el bol. 

Transfiere el poblano rebozado al cuenco de harina de maíz, utilizando las manos para cubrir completamente el exterior del poblano. Sacude suavemente el exceso. 

Baja con cuidado el pimiento al aceite de freír. Debe empezar a burbujear y chisporrotear inmediatamente. Si no lo hace, el aceite no está lo suficientemente caliente.

Con una araña de cocina o un colador de malla fina con mango, gira de vez en cuando el poblano para que se dore de forma uniforme. Fríe hasta que la masa esté dorada, unos 3 minutos. 

Retíralo del aceite y pásalo a una rejilla para escurrirlo. Espolvorea inmediatamente con sal kosher. 

Repite la operación con cada pimiento.

Sirve caliente con la salsa picante que prefieras y disfruta.

Sustitución de ingredientes 

Una de las cosas buenas de esta receta es que hay mucho espacio para la interpretación, ¡porque no hay una forma incorrecta de rellenar un pimiento!

Cuando hagas sustituciones, ten en cuenta que minimizar el contenido de agua del relleno es crucial para un pimiento estructuralmente sólido. Por ello, asegúrate de escurrir o cocinar el exceso de humedad con los ingredientes sustituidos. 

Aquí tienes algunas sustituciones que puedes hacer para crear tu chile poblano relleno ideal.

1. Frijoles negros 

Si no te gustan los champiñones, ¡los frijoles negros son estupendos para usarlos en su lugar! Los frijoles negros tienen un sabor excelente y van muy bien con las especias del plato. 

Utiliza alubias negras de lata y escúrrelas y enjuágalas bien antes de deshacerlas en una sartén. 

2. Chorizo mexicano 

Utilizar chorizo mexicano en lugar de champiñones es una gran opción si prefieres rellenar los pimientos con carne. El chorizo es increíblemente sabroso y va muy bien con la mezcla de queso

Dora el chorizo en la sartén y escurre toda la grasa que puedas antes de hacer la mezcla de queso, y reduce la sal a la mitad. 

3. Queso cremoso 

El queso de cabra no es para todo el mundo, y si no te entusiasma su sabor, utilizar queso crema en su lugar es una gran opción. La consistencia del queso crema es perfecta para los pimientos rellenos y su sutil acidez funciona muy bien en la receta. 

4. Pimientos rojos asados 

En muchos lugares, los poblanos se venden por temporadas, así que si no puedes encontrarlos, ¡los pimientos rojos asados son un buen sustituto! 

Sigue el mismo método de chamuscar y sudar para eliminar la piel, o utiliza pimientos rojos preasados de bote, que puedes encontrar en la sección de verduras enlatadas de la mayoría de los supermercados. 

Ahora que has hecho tus pimientos, ¡exploremos la mejor manera de comerlos! 

Con qué acompañar los pimientos poblanos rellenos Bobby Flay 

Hay tantos platos estupendos para servir con estos pimientos, que las posibilidades parecen infinitas. Aquí tienes algunas de nuestras formas favoritas de comerlos. 

Fajitas 

Una bandeja de fajitas chisporroteando con los platos de acompañamiento de cilantro, cebolla roja y crema agria es una verdadera delicia, y esta receta es estupenda para servirla. 

Los sabores del pimiento combinan muy bien con una cena de fajitas y es una forma estupenda de introducir más verduras en una comida con mucha carne. 

Arroz al cilantro 

Los pimientos asados son ahumados e intensos y una guarnición fresca y herbácea como el arroz al cilantro es un contrapeso perfecto. Incluso puedes introducir un poco en la mezcla del relleno y tener una comida completa en un solo pimiento.

Huevos

Escúchanos. Los huevos y los pimientos rellenos son un maridaje excelente, y funcionan especialmente bien con los sabores de esta receta. 

Puedes comerlos como guarnición de los huevos revueltos, cubrirlos con huevos fritos o escalfados, o incluso picar los pimientos sobrantes y echarlos en un revuelto o en un taco de desayuno. Sea como sea que comas los huevos con pimientos, ¡será delicioso! 

Cómo recalentar los chiles poblanos rellenos Bobby Flay 

Si te encuentras con restos de pimientos poblanos rellenos, ¡estás de suerte! No sólo estarán aún más deliciosos al día siguiente debido a que los sabores se funden, ¡sino que se recalientan muy bien!  

Recalentar estos pimientos es muy sencillo, pero no deben recalentarse en el microondas, ya que el empanado se empapará y el queso se derretirá por completo, dando lugar a un desastre. 

En su lugar, utiliza el horno o una freidora de aire para recalentar. 

Cómo recalentar los pimientos poblanos rellenos Bobby Flay en el horno

Precalienta el horno a 400 °F y forra una bandeja con papel de aluminio. Unta ligeramente el exterior de los pimientos con aceite de oliva y coloca la bandeja en la rejilla central. Hornea durante 15 minutos, o hasta que se calienten. 

Cómo recalentar los pimientos poblanos rellenos Bobby Flay en la freidora de aire

Precalienta la freidora de aire a 375 °F. Coloca los pimientos sobrantes en la cesta de la freidora de aire, asegurándote de que no se superpongan. Vuelve a calentarlos durante 8 minutos, dándoles la vuelta una vez. 

Si te sobran poblanos rellenos pero no piensas comerlos inmediatamente, se conservan muy bien. Así es como recomendamos guardarlos. 

Cómo guardar los chiles poblanos rellenos Bobby Flay 

Aunque estos pimientos se conservan bien, los lácteos del relleno los hacen muy perecederos. Por ello, es importante comerlos lo antes posible para evitar que se estropeen. 

Guardar en la nevera 

Transfiere los pimientos poblanos sobrantes a un recipiente con tapa hermética. Tápalo y guárdalo en el frigorífico hasta 3 días. 

Si quieres conservar los pimientos rellenos durante más tiempo o hacer un lote previo para utilizarlos en el futuro, también se pueden guardar en el congelador. Pero es muy importante congelarlos bien para evitar que se quemen en el congelador. 

Guardar en el congelador 

Asegúrate de que los pimientos se han enfriado por completo y transfiérelos a una bandeja de horno forrada con pergamino. Introdúcelos en el congelador, sin tapar, hasta que estén completamente congelados. Esto puede llevar hasta 4 horas. 

Una vez congelados por completo, envuelve cada pimiento individualmente en papel de plástico y pásalos a un recipiente apto para el congelador. Guárdalos en el congelador hasta 3 meses. 

No los descongeles antes de recalentarlos. 

Chiles Poblanos Rellenos Bobby Flay

Bobby Flay es conocido en todo el mundo por su experiencia culinaria y su chile poblano relleno es una de sus recetas más solicitadas. Ahumado, con queso, crujiente y lleno de sabor, el chile poblano relleno de Bobby Flay se prepara en menos de una hora, es fácil de hacer y no requiere ningún ingrediente o equipo especial.
Prep Time30 mins
Cook Time30 mins
Total Time1 hr
Plato: Aperitivo, Plato principal
Cocina: Mexicana, Tex-Mex
Keyword: Chiles Poblanos Rellenos Bobby Flay
Servings: 4
Calories: 437kcal
Author: Antonella

Equipment

  • horno holandés
  • araña de cocina
  • pincho de cocina

Ingredients

  • 4 chiles poblanos grandes
  • 2 tazas de champiñones finamente picados el mejor es el ostión
  • 1,5 tazas de queso de cabra blando
  • 1 taza de queso Monterey jack
  • 1 diente de ajo picado
  • ½ cucharadita de comino
  • 1 cucharadita de sal kosher
  • 1,5 tazas de harina de arroz
  • 1 taza de harina de maíz
  • ½ taza de agua caliente
  • 1 cuarto de aceite neutro para freír
  • 2 cucharadas de aceite de canola
  • salsa picante para servir

Instructions

  • Asa los chiles poblanos.
  • Si tienes una estufa de gas, retira las rejillas de la estufa y pon los cuatro quemadores a fuego medio-alto. Coloca los poblanos directamente en las llamas, dándoles la vuelta cada pocos minutos hasta que todo el pimiento esté completamente carbonizado.
  • Si tienes un soplete de cocina, puedes utilizarlo en su lugar.
  • Alternativamente, calienta el horno a 400 °F y coloca los poblanos en una bandeja para hornear forrada con pergamino. Asa los pimientos en el horno durante 30 minutos o hasta que estén carbonizados por todas partes, dándoles la vuelta cada 10 minutos para que se carbonicen de forma uniforme.
  • Pasa los poblanos a un bol grande y cúbrelos bien con papel de plástico. Déjalo a un lado.
  • Prepara los champiñones.
  • Calienta 2 cucharadas de aceite de canola a fuego medio en una sartén grande. Añade los champiñones picados y cocina hasta que se haya eliminado toda la humedad y los champiñones empiecen a dorarse. Unos 10 minutos.
  • Una vez doradas, añade el ajo, la sal y el comino y saltéalas hasta que el ajo y el comino estén fragantes. Unos 2 minutos.
  • Haz el relleno.
  • En un bol mediano, combina el queso de cabra, el queso rallado y la mezcla de setas y mézclalo hasta que las setas se distribuyan uniformemente por todo el queso.
  • Reserva.
  • Prepara la estación de fritura. Necesitarás 3 cuencos medianos.
  • Llena un bol con 1 taza de harina de arroz y otro con harina de maíz.
  • En el tercer bol, combina ½ taza de harina de arroz y ½ taza de agua tibia y bate para combinar. Deberías tener una mezcla de harina y agua similar a la masa fina de las tortitas.
  • Si la masa es demasiado espesa, añade más agua, ¼ de taza cada vez, hasta alcanzar la consistencia deseada.
  • Reserva la mezcla.
  • Calienta el aceite para freír.
  • Añade el aceite de freír a una olla o sartén de fondo grueso y ponla a fuego medio, dejando que el aceite alcance los 350°F.
  • Prepara los pimientos.
  • Con un cuchillo de mantequilla, quita la piel carbonizada de los pimientos. Debería desprenderse enseguida, pero si se adhiere al pimiento, haz un poco de fuerza, con cuidado de no perforar el poblano. Si un poco de piel no cede, no pasa nada.
  • Una vez pelado, corta una línea vertical a lo largo de la costura del pimiento, deteniéndote en la base del tallo. Abre suavemente las dos solapas y retira la membrana y todas las semillas que puedas.
  • Repite la operación con cada pimiento.
  • Rellena los pimientos.
  • Con una cuchara, rellena cada pimiento con 2 ó 3 cucharadas de relleno hasta que el poblano esté lleno pero las solapas aún puedan cerrarse.
  • Una vez rellenos, utiliza una brocheta de cocina o un palillo para juntar la costura y cerrar el pimiento.
  • Repite la operación con cada pimiento.
  • Fríe los poblanos rellenos.
  • Coloca un poblano en el bol de harina de arroz, utilizando las manos para cubrir ligeramente el pimiento por todas partes. Sacude el exceso.
  • Sumerge suavemente el poblano en la mezcla de harina de arroz y agua y deja que el exceso de rebozado vuelva a caer en el cuenco.
  • Transfiere el poblano rebozado al cuenco de harina de maíz, utilizando las manos para cubrir completamente el exterior del poblano. Sacude suavemente el exceso.
  • Baja con cuidado el pimiento al aceite de freír. Debe empezar a burbujear y chisporrotear inmediatamente. Si no lo hace, el aceite no está lo suficientemente caliente.
  • Con una araña de cocina o un colador de malla fina con mango, gira de vez en cuando el poblano para que se dore de forma uniforme. Fríe hasta que la masa esté dorada, unos 3 minutos.
  • Retíralo del aceite y pásalo a una rejilla para escurrirlo. Espolvorea inmediatamente con sal kosher.
  • Repite la operación con cada pimiento.
  • Sirve caliente con la salsa picante que prefieras y disfruta.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Go up