Los 8 mejores sustitutos del tomate seco para tus recetas

Los 8 mejores sustitutos del tomate secado al sol para

Los tomates secados al sol son tomates maduros que se recogen en el momento justo de maduración, se cortan por la mitad y se dejan pasar la mayor parte del tiempo de secado al sol. Suelen encontrarse en antipastos (como la bruschetta), platos de pasta y ensaladas.

Los tomates secados al sol pueden ser caros y difíciles de encontrar. Además, tienen un sabor intenso y no a todo el mundo le gusta su sabor. Así que aquí tienes los mejores sustitutos de los tomates secos.

Indice

Los mejores sustitutos de los tomates secos

Los tomates secados al sol tienen un color marrón rojizo y pueden dar el sabor de los tomates frescos durante todo el año: el proceso al que se someten para secarse intensifica y ayuda a conservar el rico sabor habitual del tomate. Tienen un sabor ácido y agudo y una textura masticable.

Se recogen en su punto de madurez y luego se secan lentamente al sol durante un máximo de diez días. Los tomates secados al sol se utilizan en ensaladas de verano o platos de pasta, en guisos o salsas, son muy versátiles y pueden aparecer en un montón de recetas diferentes. Están disponibles todo el año, y esto los convierte en una buena opción para cualquier plato que requiera tomates.

El secado al sol es una de las técnicas de conservación más antiguas de la humanidad y se remonta al antiguo Egipto y Mesopotamia. Los nativos americanos utilizaban los tomates secados al sol en la cocina, y luego se exportaron a Europa. Esta técnica ha sido un elemento básico para conservar los alimentos y para disfrutar de ciertos tipos de comida durante todas las estaciones.

La técnica de secado al sol es una forma tradicional italiana de conservar la abundancia de alimentos maduros para poder utilizarlos durante el resto del año. Los tomates secados al sol son especialmente populares en el sur de Italia, sobre todo en Puglia, donde se dejan secar en el tejado de las casas durante varios días bajo el cálido sol del verano.

Los tomates secados al sol se utilizan en diversas recetas: pueden usarse como aderezo de ensaladas, como ingrediente principal de cremas para untar, o cocinados con carne o huevos.

1. Tomates en conserva

Los tomates en conserva, al igual que los tomates secados al sol, se recogen en el momento perfecto y en su máxima madurez y sabor. Por ello, mantienen su habitual sabor dulce y su equilibrada acidez, y son una de las mejores opciones para utilizar durante todo el año.

El tipo más común de tomates que se cultivan para conservas son los tomates ciruela, y casi todas las variedades de este tipo de tomates son un buen sustituto de los tomates secados al sol. Los tomates Roma se cultivan en todo el mundo y son muy populares: tienen una carne densa y carnosa, y un bajo contenido de humedad que los hace ideales para las salsas.

La otra mejor variedad de tomates ciruela es la San Marzano: este tipo de tomates debe cultivarse y recogerse en una región específica de Italia (en el Agro Sarnese-Nocerino, en Campania) para tener la marca D.O.P. que confirma su origen.

Hay otros tomates ciruela cultivados en otros países que podrían llamarse tomates "estilo San Marzano": tienen un sabor dulce similar y pocas semillas, pero no son verdaderos tomates San Marzano.

Los tomates en conserva pueden aportar calcio y hierro, y pueden ser una buena fuente de antioxidantes: suelen contener sodio como conservante, así que es mejor comprobar la etiqueta y encontrar algunas variedades bajas en sodio.

Los tomates en conserva son un excelente sustituto de los tomates secos, especialmente eficaces cuando se siguen recetas de salsas. El sabor es bastante similar, aunque quizá los tomates en lata sean un poco menos intensos que los secados al sol. Otro posible problema es que los tomates enlatados pueden producir una salsa más fina, pero puedes arreglarlo fácilmente añadiendo un poco de puré de tomate.

Para sustituir los tomates secos por los de lata, sustituye ¼ de taza de tomates secos por ¾ de taza de los de lata (una vez escurridos).

2. Tomates frescos

Los tomates frescos son otro excelente sustituto del tomate seco, ya que son la forma más básica del ingrediente que quieres utilizar. El tomate es una baya comestible de una planta que pertenece a la familia de las solanáceas, originaria de América del Sur y Central, y que luego se exportó a todo el mundo.

Los tomates contienen un 95% de agua y son una fuente moderada de vitaminas (principalmente vitamina C). Hay muchas variedades diferentes de tomates, y la elección de cuál quieres utilizar en un plato depende principalmente de la receta y del resultado que quieras conseguir.

Los tomates de uva tienen una gran variedad de colores y sabores, desde el dulce hasta el picante. Tienen una piel gruesa que hace que mantengan su textura cuando se cocinan: son perfectos si quieres sustituir los tomates secos en un plato cocinado con carne.

Los tomates Beefsteak rojos y los tomates ciruela frescos son grandes y carnosos y contienen mucho jugo, por lo que son el sustituto perfecto de los tomates secos en una receta que requiera salsas o dips.

Los tomates cherry son muy versátiles y vienen en una variedad de colores diferentes: rojo, naranja, amarillo e incluso morado. Son un gran sustituto de los tomates secos en las ensaladas.

Si quieres utilizar tomates frescos en sustitución de los tomates secos, ten en cuenta que definitivamente tienen un sabor más suave y sosegado. Esto puede ser bueno si no te gusta el sabor o la textura de los tomates secos, pero siempre puedes añadir un poco de zumo de limón si quieres potenciar la acidez y el sabor en tu receta.

3. Puré de tomate

El puré de tomate es un líquido denso que se hace cociendo y colando después los tomates, similar a la pasta de tomate y a la salsa de tomate, con la única diferencia de la consistencia: el puré de tomate es más espeso que la salsa de tomate pero menos que la pasta de tomate. También tiene un sabor algo más intenso.

Este intenso sabor a tomate hace que el puré de tomate tenga un sabor similar al de los tomates secos. Es una buena alternativa en sopas, guisos o cualquier otro plato que requiera un sabor similar sin la textura de los tomates enteros.

También puedes añadir puré de tomate a los tomates en conserva, para espesar la salsa si te parece que es demasiado fina para ser un buen sustituto.

4. Pasta de tomate

La pasta de tomate es similar al puré de tomate, y se hace cociendo los tomates durante horas para reducir el agua. Luego se cuelan los tomates para eliminar las semillas y las pieles, y se vuelven a cocer para reducir el líquido a un concentrado espeso. La pasta de tomate tiene una consistencia más espesa que el puré de tomate y la salsa de tomate.

La pasta de tomate suele añadirse a los platos que requieren un sabor intenso y una textura espesa, como las salsas y las sopas. La pasta suele añadirse en las primeras fases de la cocción. La pasta de tomate se hacía tradicionalmente en algunas partes del sur de Italia y Malta extendiendo la salsa de tomate sobre tablas de madera y dejándola secar al sol.

Puedes utilizar 1 cucharada de pasta de tomate por cada 5 tomates secados al sol. Si quieres un sabor más rico e intenso, puedes duplicar la cantidad de pasta de tomate. Al igual que el puré de tomate, puedes añadir un poco de pasta de tomate a la salsa si quieres espesarla.

5. Pasta de tamarindo

Otro buen sustituto de los tomates secos es la pasta de tamarindo. La pasta de tamarindo, hecha de una fruta ácida que crece en vainas en el árbol del tamarindo, se utiliza sobre todo en algunas cocinas, tanto en platos salados como dulces. Se utiliza a menudo en el curry y en diferentes salsas, y es un ingrediente común en las cocinas india, tailandesa, caribeña y mexicana.

La pasta de tamarindo tiene un sabor agrio, por lo que si quieres usarla normalmente tienes que añadir algo de azúcar u otro tipo de edulcorante a tu plato. Cuando se combina con azúcar, la pasta de tamarindo tiene un agradable sabor agridulce, similar al de los tomates secos.

Cuando cocines con pasta de tamarindo, siempre es mejor que pruebes tu receta para ajustar la cantidad de pasta o de edulcorante. La pasta de tamarindo es rica en vitaminas (vitamina C y vitamina B), potasio y hierro.

6. Pimientos asados

Si quieres un sustituto de los tomates secos picados, que se utilizan sobre la bruschetta u otro tipo de antipasto, los pimientos asados son una buena opción.

El pimiento morrón es la hortaliza de una planta que pertenece a la especie Capsicum annuum, que produce frutos de distintos colores (como rojo, amarillo, verde, blanco y naranja). Los pimientos morrones tienen un sabor menos picante que otros pimientos, y suelen utilizarse como guarnición de verduras.

Al igual que los tomates, los pimientos son originarios de América Central y del Sur, y luego se importaron y extendieron por toda Europa y Asia. Contienen un 94% de agua y son ricos en vitaminas (vitamina C y vitamina B6).

Hay muchos sustitutos diferentes de los tomates secos, pero los pimientos pueden ser una muy buena opción si quieres una opción de reserva para tus entrantes y aperitivos.

7. Tomate en polvo

Si buscas un sustituto del tomate seco en polvo, la mejor opción es probablemente el simple tomate en polvo. El tomate en polvo también está hecho de tomates deshidratados, así que estos dos ingredientes tienen muchas similitudes en cuanto a sabor, color y textura.

El tomate en polvo puede ser una buena alternativa en cualquier plato que requiera tomates en forma de salsa o polvo.

8. Tomates secos DIY

Otra alternativa a los tomates secados al sol puede ser secarlos tú mismo. Si realmente quieres utilizar tomates secos en un plato pero no los encuentras en el supermercado, siempre puedes comprar una variedad dulce de tomates frescos (como los tomates uva) y luego secarlos.

Sólo tienes que cortar cada tomate por la mitad, retirar las semillas y la pulpa del interior, colocarlos en una bandeja de horno y cocerlos hasta que se sequen. El tiempo de cocción (a 135C) varía según el tamaño y la calidad del tomate, pero 20 minutos suelen ser suficientes.

Cómo elegir un sustituto del tomate seco

El mejor sustituto del tomate seco depende de la receta que sigas y del plato que prepares: elige la mejor alternativa en función de la textura y el sabor.

Optar por tomates secos hechos en casa puede ser una buena idea si buscas algo que se parezca al ingrediente original en todos los aspectos. El único inconveniente es que necesitas tener un poco de tiempo a mano.

Si vas a hacer una sopa o una salsa, puedes utilizar tomates en conserva o tomate en polvo, y puedes añadir un poco de puré de tomate o pasta de tomate para espesar el resultado si te parece que es demasiado fino.

Si buscas un sustituto porque no te gusta el sabor de los tomates secos, tu mejor opción son los tomates frescos, pero la pasta de tamarindo también puede ser un buen sustituto.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up