Los 11 mejores sustitutos de la cebolla perla para tus recetas

Los 11 mejores sustitutos de las cebollas perla para tus

Las cebollas perla, también conocidas como cebollitas, suelen presentarse en forma seca, y tienen numerosos usos en la cocina. Aunque el atributo "perla" se asocia comúnmente con el color blanco, las cebollas perla también pueden ser rojas o marrones, pero no tan comúnmente. 

Sin embargo, si no puedes encontrar cebollas perladas en tu tienda local, esto no significa que tengas que cambiar toda la receta. Un buen sustituto de las cebollas perladas te dará resultados similares en todos tus platos cocinados y ensaladas.

Si buscas una alternativa adecuada a la cebolla perla, sigue leyendo para descubrir las mejores opciones.

Indice

Los mejores sustitutos de la cebolla perla

Ya sabemos que muchas comidas cocinadas, incluidos distintos tipos de guisos, platos a base de carne y sopas, no serían lo mismo sin las cebollas. La cebolla es un ingrediente básico en todo tipo de dietas y cocinas, y es difícil sustituirla.

Por suerte, hay muchas variedades de cebolla entre las que elegir, y son bastante intercambiables. Depende de tus preferencias personales y de los sabores que te guste conseguir en tu cocina.

En lo que respecta a las cebollas blancas perladas, en particular, suelen tener un sabor un poco más dulce y suave que las cebollas blancas de tamaño normal. Tampoco son tan picantes y especiadas, lo que las convierte en una gran alternativa para las personas que no pueden soportar la profundidad de sabor de otros tipos de cebollas.

Si no te gustan las cebollas frescas, seguro que te encantarán las cebollas perladas en conserva. Estas cebollitas constituyen una hermosa guarnición y son un complemento increíble para cualquier ensalada, sándwich o tentempié. Aportarán la cantidad justa de crujiente y picante.

Además, si tienes sensibilidad al picor y al aroma de las cebollas y te cuesta pelarlas y cortarlas en dados para tus platos, puedes esperar que las cebollas perladas sean más suaves en este aspecto. Sin embargo, pueden resultar bastante complicadas de pelar, teniendo en cuenta su forma y tamaño.

Al pelar cebollas perla, es mejor no confiar en las técnicas y métodos que normalmente utilizas para pelar una cebolla. Probablemente te llevará mucho tiempo y esfuerzo. Lo único que tienes que hacer es poner una olla de agua a hervir y añadir las cebollas.

Déjalas reposar en el agua hirviendo durante unos 30 segundos, luego sácalas de la olla y añádelas a un bol lleno de agua y hielo. Tras un par de minutos, puedes proceder a pelarlas sin esfuerzo, ya que la piel prácticamente se caerá.

En caso de que no tengas cebollas perladas y no te apetezca hacer la compra, aquí tienes algunas formas de sustituir estas cebollitas blancas en tu cocina.

1. Cebollas perla congeladas

La solución más obvia cuando buscas un sustituto de las cebollas perla serían las cebollas perla congeladas. Aunque mucha gente asume que las verduras congeladas tienden a perder sus nutrientes cruciales y no son tan buenas como los productos frescos, esto es en realidad un error común.

Por ejemplo, es mejor utilizar verduras congeladas que frescas si están fuera de temporada. Así te aseguras de que estás comprando un producto de calidad y delicioso. Además, las cebollas perladas congeladas son muy fáciles de usar.

Para la mayoría de tus platos, ni siquiera tendrás que molestarte en descongelar las cebollas. Basta con echarlas en la sartén y removerlas durante un par de minutos hasta que hayan soltado el exceso de humedad. Para las ensaladas y la guarnición, sí recomendamos descongelarlas a temperatura ambiente.

2. Cebollas perladas en conserva

Si necesitas una solución rápida, las cebollas perladas en lata son un buen sustituto de las cebollas perladas congeladas. Son igual de fáciles de usar, ya que no hay que pelarlas, así que puedes saltarte todo el proceso de pelado del que hemos hablado.

Además, con las cebollas perladas en lata, no tienes que pensar en descongelar las cebollas de una forma u otra: ¡están listas para usarlas enseguida! Por supuesto, a menudo estarán en algún tipo de adobo, así que tenlo en cuenta cuando las utilices en tus recetas.

Asegúrate de probarlas antes de añadirlas a tus platos, ya que a menudo pueden ser bastante saladas o ácidas, lo que podría afectar al perfil de sabor de tu plato. Si quieres deshacerte de estos sabores, simplemente acláralos bajo el agua fría.

3. Chalotes

Aunque las chalotas no son prácticamente cebollas, saben, huelen y se cocinan de forma similar a las cebollas. A diferencia de las cebollas perladas, las chalotas son alargadas y su carne suele ser morada, mientras que su piel es rosada y rojiza.

Las chalotas son un buen sustituto de las cebollas perladas, ya que son notablemente más suaves que la mayoría de las cebollas, al igual que las cebollas perladas. Su sabor es más bien dulce, pero aportan la dosis de acritud y picor que necesitas para tus platos a base de cebolla.

Otra diferencia entre las chalotas y las cebollas es que su textura es más blanda, lo que les permite cocinarse más rápido y caramelizarse mejor. También son una excelente opción para las ensaladas, al igual que las cebollas perladas. 

4. Cebollas de cóctel

Las cebollas de cóctel son un gran sustituto de las cebollas perladas congeladas si buscas una solución rápida y cómoda. Además, probablemente no quieras molestarte en pelar las cebollas. Son esencialmente cebollas perladas, pero sazonadas y encurtidas.

Además de las cebollas perla, mucha gente encurte otros tipos de cebollas, como las cebollas de cera de cristal. Sin embargo, puedes encontrar variedades como la cebolla roja en este tipo de salmuera. Ten en cuenta que las cebollas de cóctel suelen ser más dulces y sazonadas que las de lata.

Además de utilizarse en la cocina y en las ensaladas, las cebollas de cóctel se emplean popularmente como guarnición, especialmente en los cócteles, de ahí su nombre.

5. Cebollas hervidas

Las cebollas hervidas ofrecen prácticamente todo lo que querrías en un sustituto de las cebollas perladas. Son pequeñas (no tanto como las cebollas perladas) y su textura es más suave cuando se cocinan. Su sabor es ciertamente más del lado dulce que del picante.

El nombre de cebollas hervidas proviene del hecho de que suelen utilizarse enteras. Se añaden a guisos, sopas, ensaladas y prácticamente a cualquier plato sin picarlas ni cortarlas en dados. A diferencia de las cebollas picadas, así conservan su estructura y textura.

A la hora de pelar las cebollas hervidas, sugerimos el mismo método que con las cebollas perladas. Hiérvelas durante no más de 30 segundos, luego añádelas a un cuenco con hielo y agua y déjalas reposar un rato.

6. Cipollini

Estas cebollas son un verdadero éxito en Italia, pero también se utilizan en otras cocinas. Al igual que las cebollas perladas, tienen un dulzor característico, lo que las convierte en una opción ideal para caramelizar

Además, te encantarán las cipollini si tiendes a evitar el sabor exagerado y picante de otras variedades populares de cebolla. Al igual que las cebollas perla, se pueden utilizar crudas, cocidas, caramelizadas o encurtidas, según tus preferencias.

Combinan bien con todo tipo de carnes y pescados, así como con condimentos y salsas. Cuando compres cipollini, al igual que cualquier otro tipo de cebolla, asegúrate de elegir bulbos firmes, sin puntos blandos ni daños. 

7. Cebollas verdes

Las cebollas verdes, también conocidas como cebolletas, son básicamente cebollas jóvenes cosechadas antes de que el bulbo se haya formado completamente. En realidad, pueden proceder de distintas variedades de cebolla, pero en todos los casos, el bulbo aún no se ha formado.

Aunque pueden ser un poco más picantes que las cebollas perladas, siguen siendo más suaves y sutiles que las cebollas normales de "tamaño normal". Aunque la parte blanca de las cebollas verdes se utiliza como cualquier otra cebolla, la parte verde no debe desecharse, ya que también tiene muchos usos.

La parte verde picada de estas cebollas puede utilizarse en todo tipo de salsas, condimentos y platos cocinados. También es una gran opción para decorar el plato y rematar la comida. 

8. Puerros

Aunque se parezcan a las cebollas verdes, en realidad son muy diferentes tanto en textura como en sabores. Si se comparan con las cebollas normales, siguen estando en el lado más suave, pero los puerros suelen ser más sabrosos y aromáticos que las cebollas verdes.

Sin embargo, cuando se cocinan, los puerros liberan su dulzura única y característica, que puede contribuir a cualquier plato. ¡Sobre todo si los combinas con carne!

Cuando se usan crudos, tienen mucho más picante y acritud, pero este sabor no es demasiado dominante.

Los puerros pueden sustituir a las cebollas perladas en todos los escenarios, desde salsas y salsas hasta guisos y sopas. También son una opción deliciosa para ensaladas y aderezos de hamburguesas.

9. Cebollas rojas

Las cebollas rojas no son el mejor sustituto de las cebollas perladas en cuanto a forma y tamaño. Sin embargo, si necesitas cebolla picada para tu receta, puedes obtener resultados deliciosos con las cebollas rojas. Además, son muy decorativas por sus tonos rojos, morados y rosados.

Aunque son ciertamente más grandes que las cebollas perla, las cebollas rojas se consideran cebollas medianas, y sus bulbos no suelen superar los 15 cm de diámetro. 

Aunque son picantes y a veces especiadas, ofrecen la dulzura que se espera de un sustituto de la cebolla perla. Ni que decir tiene que si las usas crudas, puedes esperar que la acritud y el picante sean más pronunciados.

10. Cebollas marrones

Cuando te imaginas las cebollas, la primera idea que te viene a la mente es la de las cebollas marrones. Siempre que nos referimos a las cebollas como cebollas "normales", ésta es la variedad que tenemos en mente, ya que son el tipo más común de cebollas.

Aunque las cebollas marrones son ciertamente mucho más grandes que las cebollas perladas, no puedes equivocarte con ellas para cualquier tipo de receta. Si prefieres su sabor picante y dominante, puedes utilizarlas crudas. Si las salteas o las fríes, revelarán otra dimensión de sabor, principalmente dulce.

11. Cebollas superdulces

Como su propio nombre indica, las cebollas superdulces son predominantemente dulces, y mucho más suaves que las cebollas morenas y otras variedades similares.

Estas cebollas pueden utilizarse frescas en tus ensaladas y sándwiches. No son tan ácidas como las cebollas normales, así que están bien incluso si tienes un estómago sensible.

Otra cosa que le gusta a la gente de este tipo de cebollas es que no provocan tanto llanto como las cebollas marrones, debido a su aroma suave y principalmente dulce. 

Cómo elegir un sustituto de la cebolla perla 

En caso de que necesites una opción similar, y no quieras experimentar, siempre puedes recurrir a las cebollas perladas enlatadas o congeladas. Las cebollas de cóctel suelen ser cebollas perladas pero marinadas, así que ten en cuenta que habrá algo de condimento.

La alternativa más parecida a las cebollas perladas en cuanto a tamaño y sabor son las cebollas hervidas y las chalotas. Los cipollini, por su parte, suelen ser algo más grandes, pero siguen perteneciendo al grupo de las cebollas dulces, al igual que las cebollas Supasweet.

Con las cebollas verdes y los puerros, seguirás obteniendo el suave aroma que buscas, y las partes verdes pueden utilizarse en una gran variedad de platos, desde ensaladas y salsas hasta sopas y salsas.

Por último, las cebollas rojas y marrones no encajan en el cuadro cuando se trata de tamaño y forma, pero son soluciones extremadamente versátiles y deliciosas para casi cualquier receta que se te ocurra. Ten en cuenta que las cebollas rojas son más dulces que las marrones, sobre todo crudas.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up