Cómo recalentar un calzone - Las 5 mejores maneras

Como recalentar Calzone las 5 mejores formas

Todos sabemos que un calzone fresco y caliente no se puede comparar con las sobras frías que sacamos de la nevera, y tú no deberías tener que conformarte con esto. Tampoco tienes que pedir o hacer un calzone cada vez que se te antoje, ya que puedes recalentarlo fácilmente y estará como nuevo.

¿Cuál es la mejor manera de recalentar un calzone? La mejor manera de recalentar el calzone es, sin duda, el horno. Sin embargo, también puedes utilizar la freidora de aire, el horno tostador o la sartén para obtener resultados similares. El microondas puede ser un poco problemático, pero hablaremos de ello más adelante.

Indice

Las mejores formas de recalentar el calzone

El calzone es probablemente uno de los platos italianos más populares, y es básicamente una pizza doblada, similar al stromboli, pero simplemente doblada en lugar de girada. En cuanto al relleno, suele parecerse a los ingredientes típicos de la pizza, pero las opciones son infinitas.

El calzone puede hacerse con masa de pan salada, o con masa de pizza, según tu preferencia. Normalmente se cuece en el horno y se rellena con diferentes tipos de queso (mozzarella, ricotta, parmesano), jamón, carne picada y/o verduras.

A veces, al hacer o pedir un calzone, puedes emocionarte demasiado y acabar con un montón de comida sobrante. Esto no es un problema en absoluto cuando se trata de un calzone, ya que puedes recalentar perfectamente un calzone utilizando cualquiera de nuestros métodos.

Asegúrate de que tu calzone conserva su frescura, aroma y sabores cuando lo guardes, guardándolo en un recipiente hermético si lo guardas en la nevera. Para guardarlo en el congelador, opta por un envoltorio de aluminio o papel de aluminio.

Si guardas el calzone en la nevera, debería conservar su frescura durante unos 3 días. En cambio, el calzone congelado puede conservarse así hasta 2 meses, dependiendo del relleno que hayas elegido.

Antes de refrigerar o congelar el calzone, debes asegurarte de que se enfría. Una vez enfriado, puedes guardarlo entero o en trozos, según tu preferencia. Sin embargo, ten en cuenta que el relleno puede derretirse de los trozos de calzone si se recalienta de esta manera.

Por otro lado, una ventaja de guardar el calzone en trozos es que puedes sacar fácilmente y recalentar sólo la cantidad que necesites. Además, los trozos de calzone tardan menos en recalentarse completamente que el calzone entero.

También debes evitar almacenar el calzone cerca de otros tipos de alimentos, ya que tiene tendencia a absorber otros olores y sabores. Esto también puede ocurrir si guardas el calzone con diferentes rellenos, especialmente si hay diferentes tipos de carne.

Tanto si esperas invitados como si no te apetece hacer un calzone fresco desde cero, siempre es una gran solución recalentar el calzone sobrante, ya sea refrigerado o congelado.

Gracias a cualquiera de los siguientes métodos de recalentamiento, tendrás un calzone fresco y delicioso en tu mesa en un abrir y cerrar de ojos. Sigue leyendo para descubrir la mejor manera de recalentar un calzone, en función de tus preferencias y aparatos de cocina.

Cómo recalentar un calzone en el horno

El horno es sin duda la mejor opción, sobre todo si quieres recalentar un calzone entero. Con otros métodos, se corre el riesgo de que el calzone quede parcialmente congelado en el centro, mientras que en el horno se recalienta y se crispa perfectamente.

Utilizar el horno es la mejor manera de asegurarte de obtener un bonito calzone que sabrá como si lo hubieras hecho con masa fresca ese mismo día. Y dado que el calzone suele cocinarse en el horno en primer lugar, es natural que se elija este método en lugar de otros.

Si prefieres que la masa permanezca húmeda y blanda, puedes conseguirlo cubriendo el calzone con un trozo de papel de aluminio. Puedes retirar el papel de aluminio hacia el final del proceso de recalentamiento, para que la capa superior quede crujiente.

Si esto te resulta demasiado molesto, simplemente unta el calzone con un poco de aceite o mantequilla derretida y mételo en el horno. La humedad adicional evitará que se reseque, pero también creará una capa crujiente en la parte superior.

Estos son los pasos para recalentar el calzone en el horno:

  1. La mejor temperatura para recalentar un calzone en el horno es 400 grados Fahrenheit, así que precalienta el horno a esta temperatura.
  2. Coloca el calzone en una bandeja de horno, o en una bandeja aceitada.
  3. Unta el calzone con aceite/mantequilla fundida, o cúbrelo con un trozo de papel de aluminio si prefieres una masa más blanda.
  4. Mete el calzone en el horno y deja que se recaliente durante unos 20 minutos, dependiendo de lo crujiente que lo quieras. En caso de que recalientes un calzone congelado, necesitará un poco más de tiempo para cocinarse bien, unos 30 minutos.
  5. Comprueba el calzone con un tenedor, asegurándote de que el interior también está bien recalentado.
  6. Saca el calzone del horno y deja que se enfríe un poco antes de servirlo entero o cortarlo en trozos.

Cómo recalentar un calzone en la freidora de aire

Mucha gente puede ser bastante escéptica a la hora de utilizar una freidora de aire para recalentar. Sin embargo, recalentar tu calzone en una freidora de aire es fácil, cómodo y conserva todos los sabores al tiempo que crea una bonita corteza dorada.

Lo mejor de utilizar la freidora de aire para recalentar el calzone es que no tienes que preocuparte de que el interior se quede frío, incluso si quieres recalentar el calzone de puré de patatas.

Una freidora de aire funciona según el principio de la circulación de aire caliente, y cocina los alimentos a fondo sin dejarlos secos.

Si quieres asegurarte de que tu calzone no se secará al recalentarlo, rocía un poco de aceite o mantequilla derretida por encima. Esto ayudará a crear esa corteza dorada que a todos nos gusta, pero también retendrá la humedad y hará que la masa sea suave por dentro.

Como no reseca la comida, la freidora de aire también es una gran opción para recalentar el calzone cortado. Además, lo que hace que sea superconveniente es el hecho de que no es necesario precalentar.

Estos son los pasos para recalentar un calzone en una freidora de aire:

  1. Pon tu freidora de aire a 400 grados Fahrenheit.
  2. Coloca el calzone/rebanadas de calzone en tu freidora de aire y deja que se cocine durante unos 5 minutos (o hasta que esté lo suficientemente crujiente).
  3. Si quieres recalentar el calzone congelado, pon el temporizador en 30 minutos y comprueba con un tenedor si el interior está bien cocido.
  4. Cuando el calzone esté bien recalentado, sácalo de la freidora de aire y déjalo enfriar unos minutos antes de servirlo.

Cómo recalentar un calzone en el horno tostador

Un horno tostador es una gran opción si no te apetece utilizar el horno normal, y no tienes una gran cantidad de calzone que recalentar. Como suele ser mucho más pequeño que un horno normal, un horno tostador es una gran opción para recalentar medio calzone o rebanadas de calzone.

Si quieres preparar un pequeño trozo de calzone, no es necesario utilizar tu gran horno para esta pequeña tarea. Aquí es donde resultan útiles los pequeños electrodomésticos, como el horno tostador. En cuanto a los resultados, puedes esperar que tu calzone sea igual de crujiente y delicioso.

Además, un horno tostador es un aparato estupendo para usar en verano, cuando no puedes soportar el calor de tu horno grande. Es cómodo, fácil de usar y una gran alternativa al horno para recalentar.

Estos son los pasos para recalentar un calzone en un horno tostador:

  1. Precalienta tu horno tostador a 350 grados Fahrenheit.
  2. Hornea el calzone durante unos 5 minutos, o hasta que alcance el nivel deseado de crujiente.
  3. Saca el calzone del horno tostador y déjalo enfriar unos minutos antes de servirlo.

Cómo recalentar un calzone en la sartén

Si vas a recalentar el calzone en una sartén, ten en cuenta que ésta no es una opción para el calzone congelado, ya que podrías recalentarlo parcialmente pero el centro probablemente seguiría congelado. Podría utilizarse para un calzone entero, pero es una opción mucho mejor para las rebanadas de calzone.

Una gran ventaja de recalentar tu calzone en una sartén es que puedes comprobar fácilmente el proceso de recalentamiento, dar la vuelta al calzone y comprobar el progreso. Es rápido, fácil y cómodo.

Para evitar que el calzone pierda toda su humedad, debes añadir un poco de agua a la sartén y cubrirla con una tapa. Esto permitirá que el calzone se cocine bien, y el vapor mantendrá la masa suave y húmeda.

Estos son los pasos para recalentar el calzone en una sartén:

  1. Pon la sartén a fuego medio-alto y deja que se caliente un poco.
  2. Añade las rodajas de calzone en la sartén.
  3. Vierte un poco de agua en la parte alejada del calzone si quieres evitar que éste se reseque.
  4. Pon el fuego a bajo y cubre la sartén con una tapa durante uno o dos minutos.
  5. Retira la tapa, da la vuelta al calzone y repite el proceso.
  6. Después de uno o dos minutos, retira la tapa y comprueba los lados, así como el interior del calzone con un tenedor.
  7. Si es necesario, vuelve a subir el fuego y deja que el calzone se fría un poco más para conseguir una corteza crujiente (pero asegúrate de que no se queme).

Cómo recalentar un calzone en el microondas

Recalentar el calzone en el microondas puede no ser la opción más inteligente, ya que probablemente la masa se vuelva blanda y blanda, arruinando la corteza. Si quieres una corteza dorada y crujiente, es mejor optar por cualquiera de los métodos que hemos mencionado anteriormente.

No obstante, si estás acostumbrado a recalentar la masa en el microondas y no te importa que esté blanda, puede ser una opción (pero no lo recomendamos para un calzone congelado).

Estos son los pasos para recalentar el calzone en el microondas:

  1. Coloca el calzone en una bandeja o plato apto para microondas.
  2. Programa el temporizador durante uno o dos minutos en la posición más alta.
  3. Después de uno o dos minutos, saca el calzone del microondas y deja que se enfríe antes de servirlo.

¿Se puede recalentar el calzone?

Sí, puedes recalentar el calzone, tanto si ha sido refrigerado como congelado; entero o en rodajas.

Recalentar el calzone en el horno es la mejor opción, sobre todo si se trata de un calzone entero y si se ha congelado. La desventaja de usar un horno es que requiere precalentamiento y puede ser una molestia en verano, pero da los mejores resultados.

La freidora de aire y el horno tostador son métodos estupendos para recalentar tu calzone, tanto entero como en rodajas. Sin embargo, si tienes una gran cantidad de calzone, probablemente tendrás que utilizar el horno, dependiendo del tamaño de estos aparatos.

Utiliza la sartén sólo para las rebanadas de calzone refrigeradas, nunca para el calzone congelado, ya que probablemente acabarás con el interior del calzone congelado.

Por último, el microondas debería ser tu última opción, ya que suele dejar la masa blanda y empapada.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up