Receta de salsa de chile Heinz

receta de salsa de chile heinz

Heinz es sinónimo de condimentos, y uno de sus productos más solicitados, aparte del ketchup Heinz, es su ácida salsa de chile. 

Es una salsa extraordinariamente versátil, que se utiliza como adobo, glaseado, para untar hamburguesas, salsa barbacoa, salsa para mojar, salsa para cócteles y mucho más. Incluso se ha utilizado en sabores experimentales de helados.

La salsa se encuentra fácilmente en las tiendas de comestibles de todo Estados Unidos, pero si no la tienes a mano, sólo necesitas unos pocos productos básicos de la despensa y aproximadamente media hora de tu tiempo para hacer una deliciosa réplica en casa.

Indice

Cómo hacer salsa de chile Heinz 

En esencia, la salsa de chile Heinz es una forma de ketchup picante. Aunque otras salsas similares pueden ofrecer un perfil de sabor parecido, pocas son tan deliciosas como esta salsa ácida y versátil. 

Hacer la salsa de chile Heinz es increíblemente sencillo y, después de hacerla, ¡puede que no vuelvas a comprar salsa de chile embotellada! 

La base de la salsa de chile es el puré de tomate, que es una mezcla de agua y pasta de tomate. Se encuentra en la sección de tomates enlatados de las tiendas de comestibles, y puede confundirse fácilmente con la salsa de tomate, así que asegúrate de coger la lata correcta. 

El edulcorante utilizado en la versión embotellada es jarabe de maíz de alta fructosa, pero para esta interpretación, utilizaremos jarabe de maíz ligero y completaremos el dulzor con azúcares granulados y morenos. 

Para las especias aromáticas, utilizaremos una combinación de cebolla en polvo y ajo en polvo, aunque se puede utilizar ajo fresco rallado. Sin embargo, para un sabor más auténtico, se recomienda el ajo en polvo. 

El icónico sabor picante de la Salsa de Chili Heinz proviene del vinagre blanco destilado, que podría decirse que es un ingrediente tan importante para esta salsa como el puré de tomate. También lo completamos con un toque de zumo de limón.  

Todos los ingredientes se mezclan y se ponen a hervir a fuego lento durante 30 minutos. Esto permitirá que el exceso de líquido se cocine, dando como resultado una salsa espesa y suave.

Ingredientes:

(10 raciones)

  • 1 taza de puré de tomate 
  • ¼ de taza + 2 cucharadas de jarabe de maíz ligero
  • ¼ de taza de vinagre blanco destilado 
  • 2 cucharaditas de cebolla en polvo o copos de cebolla seca
  • 1 cucharadita de ajo en polvo 
  • 2 cucharaditas de azúcar granulada 
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno ligero
  • 1 cucharadita de sal kosher 
  • 1 cucharadita de zumo de limón 

Instrucciones:

La salsa de chile Heinz es más bien una salsa de chile dulce, pero si quieres añadir algo de picante a tu versión casera, no dudes en añadir una pizca de pimienta de cayena, salsa picante o copos de chile a la mezcla antes de cocerla a fuego lento. 

Paso 1:

En una cacerola pequeña, bate el puré de tomate, el jarabe de maíz, el vinagre, las especias, los azúcares, la sal y el zumo de limón hasta que estén bien combinados. 

Pon la cacerola a fuego medio. Bate de vez en cuando hasta que la mezcla empiece a burbujear en los bordes y se rompan algunas burbujas grandes en el centro. 

Baja el fuego y cuece a fuego lento durante 25-30 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se queme. 

Paso 2:

Cuando la salsa se haya espesado hasta alcanzar la consistencia adecuada (debe ser espesa y suave, pero no pegajosa), pásala a un cuenco pequeño y deja que se enfríe, sin tapar, en la encimera. 

Una vez que la salsa se haya enfriado por completo, pásala a un tarro de cristal o a una botella con tapón.  

Paso 3:

¡Sirve y disfruta! 

Sustitución de ingredientes 

La salsa de chile se prepara con sólo un puñado de ingredientes, pero si no los tienes todos a tu disposición inmediata, hay algunas soluciones que dan un resultado igualmente delicioso. 

Siempre que tengas a mano una lata de puré de tomate y vinagre, estás listo. 

1. Vinagre de sidra de manzana 

El vinagre blanco destilado es duro y muy ácido, y mucha gente lo tiene a mano exclusivamente para decorar huevos y limpiar. Si es tu caso, ¡no te preocupes! 

El vinagre de sidra de manzana es un sustituto maravilloso y añadirá un toque afrutado a la salsa. Si utilizas un vinagre de sidra de manzana sin filtrar, pásalo por un colador de té para eliminar cualquier sedimento antes de utilizarlo. 

2. Jarabe de arce 

Si la idea de utilizar jarabe de maíz te desanima o no es algo que tengas a mano, el jarabe de arce es una excelente alternativa. Tiene una consistencia similar y podría decirse que es una opción más saludable. 

Si optas por el sirope de arce, elimina el azúcar moreno, ya que hará que la salsa sepa demasiado a caramelo. En su lugar, añade una cucharadita más de azúcar granulado. 

3. Ajo fresco 

Si atesoras cabezas de ajo como cualquier buen cocinero casero, es probable que siempre busques la forma de utilizarlo antes de que le salga un rabo verde. 

Si este es el caso, utilizar ajo fresco en lugar de en polvo es definitivamente un cambio aceptable. 

Para utilizar ajo fresco, es muy recomendable rallarlo con un microplane. 

Si no tienes un microplaneador, pica el ajo lo más fino que puedas, espolvoréalo con sal y utiliza el borde plano del cuchillo para arrastrarlo y comprimirlo hasta formar una pasta

Esto ayudará a que se disuelva en la salsa y evitará cualquier trozo de ajo o inconsistencia en la textura. 

Con qué servir la salsa de chile Heinz 

Los usos de esta salsa son infinitos. Además de ser una salsa ideal para mojar las patatas fritas, es estupenda para marinar el pollo y puede sustituir al ketchup en una receta de salsa de cóctel. 

Sea cual sea el uso que le des, el resultado será delicioso. Aquí tienes algunas de nuestras formas favoritas de servirlo. 

Pastel de carne 

Lo más probable es que si preguntas a tu madre o a tu abuela por la receta familiar de pastel de carne, el ketchup esté en la lista de ingredientes. Además de añadir algo de dulzor, el ketchup ayuda a ligar la carne y mantenerla húmeda. 

Pero, como ocurre con la mayoría de las recetas, no hay reglas rígidas y esta salsa de chile es un cambio extraordinario. Utiliza esto en lugar del ketchup y puede que nunca vuelvas al original. 

Gambas fritas 

Es difícil imaginarse comer gambas fritas sin salsa tártara, pero añade una tarrina de salsa de chile a tu condimento la próxima vez que haya gambas crujientes en el menú. 

El ácido y el dulzor de la salsa de chile harán que las gambas fritas tengan un sabor increíble. Incluso puedes hacer un poco de maldad y mezclar la salsa tártara con la salsa de chile para crear la mejor salsa para mojar el marisco frito

Perros calientes 

Si eres un purista de los perritos calientes y prefieres un simple chorro de ketchup en lugar de un montón de condimentos y aderezos, te encantará esta salsa.  

Las salchichas que se utilizan para los perritos calientes son sencillas y esto les dará más profundidad que el ketchup sin que resulte abrumador. ¡Pruébala la próxima vez que te apetezca el clásico americano! 

Cómo conservar la salsa de chile Heinz

Dado que esta salsa es increíblemente fácil de hacer y tiene tantas aplicaciones deliciosas, es definitivamente recomendable que amplíes la receta y la tengas a mano. 

Sólo tienes que duplicar, triplicar o cuadruplicar las cantidades y guardar las sobrantes en la nevera o el congelador. Como la mayoría de las salsas con una cantidad considerable de vinagre, esta salsa tiene una generosa vida útil si se almacena correctamente. 

Guardar en el frigorífico 

Si ya has pasado la salsa de chile a un frasco exprimible, cúbrelo con la tapa y envuelve toda la parte superior con papel de plástico. Esto añadirá una capa adicional de protección y ayudará a prolongar la vida útil. 

Si no lo guardas en frascos exprimibles, guárdalo en un tarro de cristal con tapa hermética. Cualquiera de las dos opciones funciona y ambas se conservan en el frigorífico durante varias semanas, pero empieza a comprobar la frescura después de 2 semanas.  

Guardar en el congelador 

Si haces una gran cantidad de salsa y quieres congelarla para usarla más tarde, ¡es posible! 

Pasa la salsa a un recipiente apto para el congelador y cubre la superficie de la salsa con un trozo de plástico. Presiona suavemente el envoltorio de plástico contra la salsa hasta que no haya aire entre el envoltorio de plástico y la superficie. 

Esto evitará que se formen cristales de hielo que arruinen el sabor y la textura. Cúbrelo bien con una tapa y congélalo hasta 6 meses. 

Descongélala en el frigorífico antes de usarla. 

Receta de salsa de chile Heinz

La salsa de chile Heinz es una salsa extraordinariamente versátil y se encuentra fácilmente en las tiendas de comestibles de todo Estados Unidos, pero si no la tienes a mano sólo necesitas unos pocos productos básicos de la despensa y aproximadamente media hora de tu tiempo para hacer una deliciosa réplica en casa.
Prep Time10 mins
Cook Time30 mins
Total Time40 mins
Plato: Dip, Escabeche, Salsa
Cocina: Americana
Keyword: Receta de salsa de chile Heinz
Servings: 10
Calories: 20kcal
Author: Antonella

Equipment

  • cacerola
  • microplane

Ingredients

  • 1 taza de puré de tomate
  • ¼ de taza de jarabe de maíz ligero
  • 2 cucharadas de jarabe de maíz ligero
  • ¼ de taza de vinagre blanco destilado
  • 2 cucharaditas de cebolla en polvo o copos de cebolla seca
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 2 cucharaditas de azúcar granulada
  • 2 cucharaditas de azúcar moreno ligero
  • 1 cucharadita de sal kosher
  • 1 cucharadita de zumo de limón

Instructions

  • En una cacerola pequeña, bate el puré de tomate, el jarabe de maíz, el vinagre, las especias, los azúcares, la sal y el zumo de limón hasta que estén bien combinados.
  • Pon la cacerola a fuego medio. Bate de vez en cuando hasta que la mezcla empiece a burbujear en los bordes y se rompan algunas burbujas grandes en el centro.
  • Baja el fuego y cuece a fuego lento durante 25-30 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que se queme.
  • Cuando la salsa se haya espesado hasta alcanzar la consistencia adecuada (debe ser espesa y suave, pero no pegajosa), pásala a un cuenco pequeño y deja que se enfríe, sin tapar, en la encimera.
  • Una vez que la salsa se haya enfriado por completo, pásala a un tarro de cristal o a una botella con tapón.
  • ¡Sirve y disfruta!

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recipe Rating




Go up