Los 13 mejores sustitutos del vinagre de coco para tus recetas

sustitutos del vinagre de coco

El vinagre de coco está hecho de la savia fermentada de las flores de coco y es de color blanco turbio con un sabor redondo, suave y sutil a nuez.

Gracias a su sabor único, el vinagre de coco se puede utilizar en múltiples recetas, desde aderezos para ensaladas hasta marinadas, salsas, sopas, platos calientes, así como cócteles.

Si no estás familiarizado con el vinagre de coco y estás preparando una receta que lo requiere, has llegado al lugar adecuado. Hay varias alternativas que puedes probar, y utilizar el sustituto adecuado del vinagre de coco garantiza que tus platos siempre tendrán un sabor divino.

Indice

Los mejores sustitutos del vinagre de coco

El vinagre de coco se utiliza principalmente en los platos asiáticos, ya que añade el deseable sabor ácido combinado con un sutil dulzor que hace que los demás ingredientes destaquen. Es un gran complemento para los platos picantes, ya que añade el equilibrio necesario.

Preparar una salsa, un aderezo o una marinada con vinagre de coco les da un sabor único. También puedes añadirlo a las salsas para intensificar los sabores o utilizarlo para encurtir verduras, ya que les da un sabor dulce.

Como es menos ácido que otros tipos de vinagre, puedes utilizar el vinagre de coco para preparar bebidas refrescantes y mocktails.

El vinagre de coco es un gran complemento para los platos de pollo, cordero y cerdo, y es un ingrediente habitual en los platos tailandeses y vietnamitas. Puedes incorporarlo a varios platos si quieres experimentar con nuevos sabores y gustos.

Además, el vinagre de coco es una buena opción si tus hijos u otros miembros de tu familia encuentran otros tipos de vinagre demasiado abrumadores. Tiene un sabor más suave y es más agradable al paladar.

Si no encuentras vinagre de coco, se te ha acabado de repente o no te gusta mucho su sabor, hay varios tipos de alimentos que puedes utilizar en su lugar.

1. Vinagre de coco casero

Puedes hacer vinagre de coco en casa con unos pocos y sencillos ingredientes, siempre que tengas paciencia y entiendas el proceso.

El primer paso es hacer alcohol, y luego añadir la madre de vinagre para convertirlo en vinagre. Puedes comprar la madre de vinagre en una tienda de vinos o de alimentos saludables.

La madre de vinagre es una mezcla viscosa de bacterias de ácido acético y celulosa. Puedes hacerla mezclando vinagre sin pasteurizar ni filtrar con alcohol y poniéndolo en un lugar soleado durante 2 semanas. Sin embargo, será más fácil si lo compras en una tienda bien surtida.

Ingredientes

  1. 3 litros de agua de coco
  2. 2 ¼ tazas de azúcar blanco
  3. ¼ de cucharadita de levadura
  4. 1 litro de vinagre madre

Pasos

  1. Cuela el agua de coco y mezcla el azúcar.
  2. Calienta la mezcla y remueve hasta que se disuelva todo el azúcar.
  3. Deja que se enfríe, luego añade la levadura, viértela en una botella y tápala dejando un poco de acceso al aire.
  4. Déjalo reposar en un lugar oscuro y fresco durante una semana hasta que se forme alcohol líquido.
  5. Añade el vinagre madre y deja que el ácido repose entre 4 y 12 semanas.

Cuanto más dejes reposar el vinagre, más fuerte será su sabor. Si ves que crece moho o el vinagre huele mal, deséchalo inmediatamente y repite el proceso. Puedes retirar el vinagre madre y guardarlo en un tarro lleno de vinagre para utilizarlo más tarde.

2. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana está hecho de manzanas fermentadas y es bastante asequible. Además, proporciona el sabor más parecido al del vinagre de coco en diferentes recetas y técnicas culinarias.

El vinagre de sidra de manzana es de color marrón-dorado y tiene un sabor agrio y picante con algo de dulzor de manzana, y termina con un sabor ligeramente seco y amaderado.

Puedes utilizar el vinagre de sidra de manzana en cualquier receta que requiera vinagre de coco, especialmente en salteados, guisos, adobos, aderezos, chutneys e incluso bebidas. Tiene un sabor increíble cuando se mezcla con especias picantes como el jengibre.

Al mismo tiempo, puedes utilizarlo para encurtir verduras, aunque oscurece ligeramente su color. Incluso puedes espolvorearlo sobre el pollo y las verduras antes de asarlas, tras mezclarlo con semillas de mostaza o alholva para obtener un sabroso glaseado.

3. Vinagre de arroz

El vinagre de arroz es otro elemento básico de la cocina asiática y se utiliza como sustituto del vinagre de coco porque tiene un sabor suave, ligeramente dulce y crujiente.

El vinagre de arroz está hecho de arroz fermentado y es menos picante y agrio que otros tipos de vinagre, lo que lo convierte en un excelente sustituto del vinagre de coco en varias recetas, incluso en las bebidas.

Hay varias variedades de vinagre de arroz:

  1. Vinagre de arroz negro: hecho de arroz dulce, es de color oscuro con un sabor profundo y ahumado. Es más dulce que los demás, por lo que puedes utilizarlo en platos agridulces, salteados, guisos, sopas, arroz para sushi, ensaladas, condimento de verduras, aderezos y fideos.
  2. Vinagre de Shanxi: es un vinagre de arroz envejecido y se elabora con distintos tipos de granos como el arroz, el salvado, la cebada y el sorgo mezclados con guisantes. Es de color rojizo oscuro, con un sabor suave, agrio, ligeramente dulce y rico en umami, y se suele utilizar para dar sabor a los fideos.
  3. Vinagre de arroz rojo: es un poco más picante, por lo que puedes utilizarlo en salsas para mojar o para aromatizar fideos, sopas y recetas de marisco.
  4. Vinagre de arroz blanco: es más ácido que el vinagre de coco y se suele utilizar para encurtir verduras y frutas. También puedes añadir una pequeña cantidad en los salteados.

Añadir vinagre de arroz a un líquido de salmuera es una gran opción para cocinar porque no sobrecarga los demás ingredientes. La mejor forma de cocinar con vinagre de arroz es combinarlo con otros sabores asiáticos como el tamari, el aceite de sésamo, la salsa de soja y el jengibre.

4. Vinagre balsámico

El vinagre balsámico es un vinagre envejecido hecho de uvas. El proceso de envejecimiento hace que el vinagre tenga un aspecto más oscuro y espesa su consistencia hasta que se vuelve marrón y rico.

El balsámico es un popular sustituto del vinagre de coco porque es ligeramente dulce con un sutil sabor ácido. Sin embargo, no es tan fuerte como el vinagre blanco y tiene notas profundas de caramelo y melaza con un regusto vagamente afrutado del que carecen otros tipos de vinagre.

Puedes utilizar el vinagre balsámico para preparar aderezos para ensaladas y adobos para la carne, el tofu y los platos guisados. También puedes añadir unas gotas para terminar una sopa o mezclarlo con tus cócteles.

Mezclar el vinagre balsámico con ajo, albahaca, salvia, romero, jengibre, orégano y ralladura de limón resalta su dulzura. Quizá tengas que añadir un poco más de vinagre balsámico para conseguir el mismo efecto que el vinagre de coco en tus platos.

5. Vino de arroz

El vino de arroz es una buena alternativa para usar si se te acaba el vinagre de coco. Está hecho de arroz fermentado, en el que la levadura transforma el azúcar en alcohol, a diferencia del vinagre de arroz, en el que el alcohol se transforma después en ácido.

Los tipos más comunes de vino de arroz son

  1. El vino de arroz Shaoxing, que tiene un sabor avinagrado, picante y acaramelado.
  2. El mirin, que tiene un sabor ácido, dulce y umami. Su rica consistencia lo hace funcionar como base de salsas, o puedes utilizarlo para marinar alitas de pollo.
  3. Sake, que tiene un sabor ligeramente dulce y umami con un sutil aroma afrutado. Suele añadirse en los marinados de pollo o utilizarse en platos de marisco, pero también puede beberse solo.

Todos los tipos de vino de arroz aportan una profundidad de sabor. El vino de arroz suele utilizarse en sopas, guisos, salsas, salsas y aderezos. Añadir vino de arroz a los salteados y platos agridulces los hace más ricos y sabrosos. También puedes utilizarlo como glaseado para platos de pollo, carne y pescado.

6. Vinagre de sushi

El vinagre de sushi es un vinagre de arroz sazonado con elementos picantes y salados y un sutil dulzor. Es la opción adecuada si buscas un sustituto del vinagre de coco especiado.

Al igual que el vinagre de arroz normal, el vinagre de sushi está hecho de arroz fermentado y lo utiliza como base. Pero contiene sal, azúcar y otras especias y condimentos para darle un sabor diferente y más rico.

Tiene un sabor ligeramente dulce con un poco de acidez, por lo que te servirá si te parece que el vinagre de coco tiene un sabor demasiado fuerte.

Se utiliza principalmente durante el proceso de preparación del arroz de sushi porque preserva los rellenos frescos para que no se estropeen. También equilibra los sabores del marisco en el sushi.

7. Vinagre de vino blanco

El vinagre de vino blanco está hecho de vino blanco y tiene un sabor ligero y delicado. Tiene un sabor ácido relativamente neutro con un sutil sabor afrutado. Es un sustituto suave del vinagre de coco cuando las otras alternativas parecen demasiado potentes.

Debido a su naturaleza delicada, el vinagre de vino blanco no combina bien con la carne roja. En cambio, puedes utilizarlo para hacer una salsa mantecosa, marinar aves de corral o preparar una elegante vinagreta de hierbas para una ensalada.

El vinagre de vino blanco eleva el sabor de las salsas holandesa y bearnesa. También añade más profundidad a los platos de aves, cerdo y marisco, sobre todo cuando añades ingredientes dulces o afrutados, ya que no enmascara los demás sabores.

8. Vinagre de champán

El vinagre de champán está hecho de champán fermentado y tiene una acidez fuerte con un sabor ligeramente dulce. En comparación con otros tipos de vinagre, tiene un sabor más delicado, con aroma floral y afrutado y toques de vainilla.

Cuando se utiliza para sustituir el vinagre de coco, el vinagre de champán añade un sabor ligeramente ácido con el dulzor necesario que equilibra los demás ingredientes de tu receta. Por ello, es mejor utilizarlo para aplicaciones sin calentar, como preparar aderezos para ensaladas y rociarlos sobre las verduras.

También puedes mezclar el vinagre de champán con aceite de oliva para preparar una salsa para mojar o utilizarlo para hacer un confitado que tenga un sabor delicioso.

9. Vinagre de malta

Si no te gusta tanto el dulzor del vinagre de coco, el vinagre de malta te servirá. Está hecho con los granos malteados de la cebada, que se utilizan para hacer cerveza.

El vinagre de malta tiene un sabor alimonado, tostado y a nuez, con toques de caramelo que equilibran la acidez. Hay diferentes tipos de vinagre de malta: oscuro, ligero y destilado. El oscuro tiene cebada o caramelo añadidos, mientras que el destilado es casi incoloro y tiene un sabor más agudo.

Puedes elegir el vinagre de malta claro o destilado porque proporcionan un sabor más parecido al del vinagre de coco. El vinagre de malta funciona como condimento para el pescado y las patatas fritas porque va bien con las patatas. También se utiliza en aderezos para ensaladas, adobos, encurtidos y chutneys.

10. Vinagre de vino tinto

El vinagre de vino tinto está hecho de vino tinto y tiene un sabor agudo y picante que lo convierte en una gran elección para vinagretas y adobos. Tiene unas sutiles notas ahumadas que resaltan los demás ingredientes de tus recetas y añade un tono rosado a las verduras cuando se utiliza en el encurtido.

El vinagre de vino tinto es un componente crucial en la preparación de aderezos italianos para ensaladas, porque es punzante y picante. Tiene un vibrante sabor a uva y funciona bien si tu receta contiene crema o queso.

En la mayoría de los casos, el vinagre de vino tinto se utiliza para añadir un sabor complejo a los dips y las salsas. Puede utilizarse para marinar carnes rojas o para encurtir frutas. También se añade a las salsas barbacoa y marinera para hacerlas más ricas.

11. Vinagre blanco destilado

El vinagre blanco destilado es una de las opciones más baratas y fáciles de encontrar si quieres un sustituto del vinagre de coco. Se puede utilizar para cocinar, conservar la carne, hornear y encurtir porque es increíblemente versátil.

Por sí solo, el vinagre blanco es neutro y muy ácido, con un sabor limpio, pero añade la acidez y el sabor picante que intensifica otros sabores en tu receta.

En comparación con el vinagre de coco, el vinagre blanco tiene un sabor más áspero, por lo que quizá quieras añadir una pequeña cantidad y mezclarla con una cucharada de miel si quieres conseguir un perfil de sabor más parecido al del vinagre de coco.

12. Zumo de limón

Si no te gusta el vinagre de coco o tu cuerpo no reacciona bien a los alimentos fermentados, puedes cambiarlo por zumo de limón. El zumo de limón tiene un fuerte aroma cítrico con toques de rosa, lavanda y pino.

Sustituir el vinagre de coco por el zumo de limón añadirá acidez a tus recetas sin el dulzor. Puedes utilizar el zumo de limón en aderezos, salsas y salsas, o preparar un adobo.

Sin embargo, tienes que añadir una cantidad menor de zumo de limón para sustituir el vinagre de coco, porque su sabor es más agrio.

13. Pasta de tamarindo

La pasta de tamarindo es otra alternativa a considerar si no te gusta el sabor del vinagre de coco. Tiene un sabor agrio con un ligero toque cítrico y toques de humo y caramelo para un sutil dulzor.

Esta pasta tiene una textura parecida a la de la melaza y se hace con el fruto oscuro que se encuentra en la vaina del árbol del tamarindo. Funciona mejor para salsas y platos cocinados, porque su consistencia es demasiado espesa para aderezos de ensalada.

Con la pasta de tamarindo, menos es más, ya que sólo una pequeña cantidad de pasta de tamarindo añadirá la profundidad necesaria a tus platos de marisco. También es un componente crucial de las salsas tailandesas. Se puede mezclar con leche de coco para disminuir su acidez cuando prepares un adobo.

También puede utilizarse para hacer un postre dulce y picante cuando se mezcla con jengibre, se añade al curry o se revuelve en un chutney.

Cómo elegir un sustituto del vinagre de coco

Todas las opciones que hemos mencionado pueden sustituir al vinagre de coco en diversas recetas. Lo único que tienes que hacer es pensar en el sabor exacto que quieres añadir a tu plato y elegir la alternativa más adecuada.

  1. El sabor más parecido: el vinagre de coco casero es el que más se parece al comprado en la tienda. También puedes utilizar vinagre de sidra de manzana, vinagre de arroz, vinagre balsámico o vino de arroz porque son sutilmente dulces.
  2. Sabor más suave: el vinagre de vino blanco y el vinagre de champán son más suaves que el vinagre de coco y funcionan en recetas elegantes, ya que añaden la riqueza necesaria a las salsas, salsas, vinagretas y adobos.
  3. Sabor picante: si quieres añadir algo de picante a tu receta, puedes utilizar vinagre de sushi.
  4. Sabor más atrevido: el vinagre de malta y el vinagre de vino tinto funcionan para quienes piensan que el vinagre de coco tiene un sabor demasiado débil. El vinagre de malta tiene un sabor tostado y a nuez, mientras que el vinagre de vino tinto tiene un vibrante aroma afrutado. Elige vinagre de malta destilado o ligero para un sabor más suave.
  5. Sabor neutro: si no te gusta el dulzor del vinagre de coco, puedes sustituirlo por vinagre blanco destilado porque proporciona un sabor ácido neutro.
  6. Opciones sin vinagre: el zumo de limón y la pasta de tamarindo pueden utilizarse en las recetas que requieren vinagre de coco si no te gusta el sabor avinagrado. El zumo de limón aporta la acidez necesaria, mientras que la pasta de tamarindo combina la acidez con un sutil dulzor.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up