Los 7 mejores sustitutos de la costilla para tus recetas

Los 7 mejores sustitutos de costillas cortas para sus recetas

Las costillas cortas ofrecen una gran versatilidad a la hora de cocinarlas. Se pueden estofar, cocer, asar a fuego lento o asar a la parrilla, que parece ser la opción más popular. A menudo encontrarás costillas cortas como especialidad en los restaurantes, pero la versión casera puede ser igual de deliciosa.

Sin embargo, ¿qué hacer si las costillas cortas están agotadas en tu carnicería local, o simplemente quieres un sustituto adecuado? Sigue leyendo para conocer nuestras mejores opciones de sustitutos de las costillas cortas

Indice

Los mejores sustitutos de las costillas cortas

Las costillas cortas proceden del buey, y están formadas por 5 costillas cortas. Esta parte del animal es demasiado pequeña para un buen filete, y la carne entre las costillas es menos tierna. Sin embargo, ¡las costillas cortas no son más que deliciosas!

Hay dos formas de cortar las costillas cortas: al estilo inglés y al estilo barbacoa, también conocido como estilo flanken. El estilo inglés es una forma más tradicional de cortar las costillas cortas, y consiste básicamente en cortarlas en trozos pequeños de un solo hueso. Las costillas cortas a la barbacoa, en cambio, son tiras que contienen 3 huesos, y son ideales para cocinarlas a fuego lento o guisarlas

Las costillas cortas son una de las partes preferidas de la carne de vacuno, ya que combinan dos sabores: el de la carne de vacuno y el de la costilla. El chuck, por un lado, tiene ese sabor pleno de la carne de vacuno que buscan todos los amantes de los cortes de carne. Los filetes de costilla, por otro lado, están cubiertos de marmoleado que mantiene la carne jugosa y deliciosa. 

Si prefieres que la carne sea tan tierna que se caiga de la costilla, te encantarán las costillas cortas cocinadas a fuego lento o estofadas. Por otro lado, si eres un fanático de ese aroma a carne ahumada, nada supera a las costillas a la parrilla (pero asegúrate de mantenerlas en un adobo para que puedan absorber todos los sabores). 

Aunque las costillas cortas son bastante únicas en cuanto a sabor y textura, hay algunas alternativas exquisitas que cualquier gourmet aprobaría. ¡Vamos a encontrar el mejor sustituto de las costillas cortas para tu receta!

1. Costillas de ternera a la plancha

Este sustituto de las costillas cortas se encuentra justo debajo de la costilla. Aunque este corte de ternera puede parecer casi idéntico a las costillas cortas, en realidad tiene un contenido de grasa mucho mayor. Por tanto, si las costillas cortas te parecen demasiado secas, apreciarás la jugosidad natural de las costillas de ternera. 

Como las costillas de ternera tienen un contenido natural de grasa elevado, no tienes que preocuparte demasiado por ninguna preparación especial previa a la cocción, como el adobo. Sin embargo, asegúrate de no añadir demasiada grasa al cocinarlas, ya que la mayor parte de la grasa de las costillas se reducirá. 

Cuando prepares tus costillas de ternera a la plancha, notarás una gruesa capa de grasa en la parte superior. Ten en cuenta que no se renderiza tan bien, por lo que es posible que quieras quitarla antes de cocinarla. No te preocupes: seguirá habiendo mucho marmolado y las costillas no perderán su jugosidad.

Cuando se trata del sustituto más adecuado de las costillas de ternera, se puede decir que las costillas de ternera a la plancha se llevan la victoria. Puedes utilizar las mismas técnicas de cocción y los mismos condimentos, y la única diferencia drástica es el contenido de grasa.

2. Asado de ternera

El asado de ternera también se conoce como asado de ternera de corte central o asado de olla. A diferencia de las costillas, es un corte de vacuno ideal para los filetes, ya que se encuentra en la zona de la paleta. El asado de ternera es un gran sustituto de las costillas cortas para los que prefieren un corte más tierno, pero siguen queriendo ese sabor único de la carne. 

El método de cocción ideal para el asado de ternera es la cocción a fuego lento, ya que conserva la ternura y la jugosidad de la carne. Sin embargo, este corte de ternera es una opción fantástica para un guiso de carne clásico, pasteles de carne o un sándwich de carne desmenuzada. No es ni demasiado graso ni demasiado seco, lo que lo hace extremadamente versátil. 

El asado de ternera es sin duda una opción más asequible que las costillas. Por tanto, si buscas una pieza de carne de calidad a un precio más bajo, no hay nada mejor que el asado de ternera.

3. Costillas de ternera

Las costillas de ternera, también conocidas como costillas de ternera, se extraen de la parte trasera del animal. Verás que las costillas traseras son mucho más largas que las cortas, y suelen tener menos carne. 

No obstante, este sustituto de las costillas de ternera es una gran opción para guisar, asar y, sobre todo, para una barbacoa. Sin embargo, ten en cuenta que las costillas traseras, al igual que las costillas de ternera, son una opción más grasa que las costillas cortas. Aunque puede que no sea la opción más saludable, sin duda es un sabor y una textura que recordarás.

Y si buscas un sustituto de las costillas cortas de ternera sin hueso, los cortes más sabrosos, como el bistec de costilla y el asado de costilla de primera, proceden de las costillas traseras.  

4. Costillas de flanco

Las costillas de flanco se cortan alrededor del flanco de la vaca, que es muy similar a la zona de la que se extraen las costillas cortas. Observarás que las costillas flanken están cortadas más finamente, y contienen un rastro de los huesos de las costillas. A diferencia de los sustitutos que hemos mencionado antes, este tipo de costilla tiene una carne más magra y un menor contenido de grasa.  

Como están cortadas en rodajas finas y son increíblemente tiernas, las costillas flanken no requieren mucha cocción. Puedes echarlas a la parrilla y tener una barbacoa al estilo coreano en un santiamén. Sin embargo, si quieres conservar la ternura de la carne, la mejor manera de preparar las costillas de falda es cocerlas. 

Las costillas de falda se pueden asar con verduras, acompañar con salsa de setas o servir con una fajita picante

5. Jarrete de ternera

El jarrete de ternera, también conocido como corte transversal de jarrete o jarrete de ternera, es una porción de la pierna, normalmente cortada en secciones transversales. El jarrete suele parecerse a un filete con un círculo del hueso de la pierna en el centro. Sin embargo, a veces el jarrete está disponible sin hueso (aunque el trozo de médula del hueso es comestible). 

Este sustituto de la costilla no es el corte de carne más popular, ya que tiene fama de salir seco. Sin embargo, estos cortes asequibles pueden llegar a ser tiernos y blandos si se cocinan adecuadamente. Cocinar un jarrete de ternera requiere tiempo y paciencia, ya que los mejores resultados se obtienen al cocinarlo a fuego lento y húmedo durante mucho tiempo (al menos 4-6 horas).  

El corte transversal del jarrete (con el hueso) dará a tu sopa un sabor profundo y rico, y también aportará importantes minerales nutritivos. 

6. Cordero

Siempre puedes cambiar la carne de vacuno por la de cordero, ya que ofrece unos cortes deliciosos y de gran calidad. Debes estar atento a piezas como la pata de cordero, la paleta de cordero y la falda en rodajas finas. Sin embargo, asegúrate de cocinar bien el cordero, ya que puede tener un aroma y un sabor desagradables si se cocina demasiado. 

Por supuesto, si optas por el cordero y quieres algo parecido a las costillas, la solución son las costillas de cordero. Prepara un glaseado mezclando salsa de soja, vinagre, azúcar moreno, miel y ajo, y vierte la mitad sobre las costillas. Hornea las costillas durante 35-40 minutos a 350ºF, luego enciende la parrilla de tu horno, añade el resto del glaseado por encima y cocina hasta que esté pegajoso. 

Cuando prepares las costillas de cordero, tendrás que cocinarlas un poco más de tiempo para eliminar la grasa. Sin embargo, pide a tu carnicero que las separe o prepáralas en casa, ya que este paso acortará considerablemente el tiempo de cocción. 

7. Pecho de vaca

La pechuga de ternera puede ser un sustituto adecuado, sobre todo si buscas un sustituto de las costillas molidas. La pechuga se extrae de la parte inferior de la pechuga de la vaca, y suele constar de dos músculos superpuestos: el primer corte (corte plano), que es la parte más fina, y el segundo corte (punta de la pechuga), la parte más gruesa que también contiene más grasa. Una pechuga completa puede pesar hasta 14 libras, pero normalmente puedes comprar cortes de pechuga más pequeños.

Hay innumerables opciones con la pechuga de ternera, y desde luego no tienes que limitarte a la pechuga picada. La pechuga de ternera y la col forman parte de la tradición de San Patricio por una razón, así que no dejes de probar este plato. 

Cómo elegir un sustituto de las costillas

Las costillas cortas suelen ser la estrella del espectáculo, especialmente en las fiestas de barbacoa. Sin embargo, cuando tu carnicero no tiene costillas cortas, es fundamental encontrar alternativas válidas.

Si buscas otras opciones de costillas, no puedes equivocarte con las costillas de plato de ternera, las costillas de lomo de ternera, las costillas de flanco o las costillas de cordero. Cada una de estas alternativas puede ser un gran sustituto de las costillas cortas; la principal diferencia es el contenido de grasa. 

El asado de ternera molido y la falda de ternera pueden ser un sustituto ideal de las costillas cortas molidas. Opta por estas opciones si quieres hamburguesas jugosas y sabrosas que no se sequen en la parrilla. 

El jarrete de ternera y el cordero pueden requerir algo más de tiempo y esfuerzo, pero sin duda merecen la pena. Tanto el jarrete como el cordero son carnes de calidad, ideales para la cocción lenta, los guisos y las sopas. También puedes guisarlos, combinándolos con tus verduras favoritas, que absorberán el aroma único y los jugos de la carne.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up