Los 8 mejores sustitutos del tomate para tus recetas

Los 8 mejores sustitutos del tomate para tus recetas scaled

Los tomates son una de las hortalizas más conocidas e importantes del mundo. Se cultivan en todo el mundo y se consumen de distintas maneras y en muchas recetas diferentes.

Tanto si tienes una alergia o una leve intolerancia, como si no encuentras tomates en el supermercado o simplemente no te gusta su sabor, esto es lo que debes saber para encontrar la alternativa perfecta al tomate.

¿Tienes prisa?
Los mejores sustitutos del tomate son la pasta de tamarindo, otra variedad de tomate, el mango, el amla, la calabaza, los pimientos, el yogur y las especias.
Indice

Los mejores sustitutos del tomate

El tomate es una baya comestible que procede de la comúnmente conocida planta del tomate, originaria de América del Sur y Central y luego importada primero en Europa y después en todo el mundo. Es una de las hortalizas más conocidas y utilizadas, que se consume de múltiples maneras y en múltiples cocinas.

Los tomates son carnosos, jugosos y con una forma y color diferentes según la variedad. Normalmente son rojos, aunque también hay tomates de distintos colores, como el amarillo o el verde. El tamaño va desde muy pequeño (3 cm) hasta 16 cm, dependiendo una vez más de la variedad.

Los tomates necesitan un clima cálido para crecer, pero gracias al uso de invernaderos se cultivan durante todo el año en muchos países diferentes, por lo que siempre están disponibles. Actualmente, los principales países productores son China, Estados Unidos y Turquía.

Los tomates se consideran un alimento saludable y una excelente fuente del antioxidante licopeno, vitamina C, potasio y vitamina K. También son una buena fuente de fibras y tienen pocos carbohidratos.

Son una de las hortalizas con más diversidad de usos: se pueden comer crudos, cocidos, fritos, utilizados para hacer salsas o encurtidos. La elección del sustituto adecuado del tomate depende principalmente del uso que le des, de la receta que sigas, de tu gusto personal y del resultado que esperes conseguir en la cocina.

1. El tomate

Puede parecer obvio, pero la mejor forma de sustituir el tomate es usar... tomate. Depende de la receta que sigas y del plato que quieras hacer, pero tu primera opción debería ser utilizar otra variedad de tomate, o simplemente tomates de otra forma.

Si tu receta pide un tipo específico de tomate fresco, no tendrás problema en utilizar otra variedad. Puede que cambie un poco el sabor o la consistencia del plato, pero es el sustituto más cercano al tomate que puedes encontrar. Sustituir simplemente el ingrediente original por otro tipo de tomate es la mejor idea si buscas un sustituto de los tomates en las dietas.

Si estás haciendo una salsa y la receta pide tomates frescos, siempre puedes utilizar tomates en conserva, pasta de tomate o puré de tomate. Lo mismo ocurre con los guisos y las sopas. Usar verduras frescas siempre es mejor, pero el resultado será muy parecido al original.

Si buscas una alternativa a los tomates en platos como las ensaladas o la bruschetta, también puedes optar por algo como los tomates secos.

2. Pasta de tamarindo

La pasta de tamarindo se hace con el fruto del árbol del tamarindo, y es un ingrediente que se utiliza tanto en platos dulces como salados. Tiene un sabor agrio y suele combinarse con algún tipo de edulcorante.

La combinación de ácido y dulce se acerca mucho a la réplica del sabor dulce de los tomates. Si decides utilizar la pasta de tamarindo como sustituto del tomate, recuerda probar la comida que vas a cocinar y ajustar la cantidad de pasta de tamarindo y de edulcorante para alcanzar el sabor deseado.

Puedes comprar pasta de tamarindo en el supermercado (un poco da para mucho, y tiene una larga vida útil) o puedes hacer tu propia pasta de tamarindo. Sólo tienes que asegurarte de guardarla en un lugar seco y fresco.

La pasta de tamarindo es un sustituto perfecto del tomate en el curry, ya que es un ingrediente bien conocido y que ya se utiliza en muchas recetas de curry.

3. Mango

El mango es una de las frutas más conocidas y cultivadas del mundo tropical, originaria del sur de Asia pero que ahora se utiliza en todo el mundo. Los mangos suelen ser dulces y jugosos, aunque el sabor y la textura pueden cambiar según las distintas variedades y la madurez de la fruta.

Los mangos inmaduros, que son más agudos y no tan dulces como los maduros, pueden ser un buen sustituto de los tomates. Al igual que la pasta de tamarindo, ya se utilizan en muchas recetas de curry, así que el mango puede ser otro buen sustituto del tomate en el curry.

Si te apetece, ya que el resultado depende principalmente de tu gusto personal, ¡incluso puedes probar el mango como sustituto del tomate en una ensalada!

4. Amla

El amla son pequeñas bayas de piel fina, redondas y verdes, que suelen consumirse crudas o cocinadas en diversos platos. Cuando se comen crudas, las bayas de amla tienen un sabor amargo y suelen remojarse en agua y sal para eliminarlo. Se utilizan tanto en platos dulces como salados.

Las bayas de amla tienen un alto contenido en antioxidantes y vitamina C, y se extraen en zumo y se secan para obtener su contenido en nutrientes. Las bayas de amla tienen un aspecto similar al de los tomates verdes, y en cierto modo un sabor parecido: son otro buen sustituto de los tomates en recetas como el curry o los chutneys.

5. Calabaza

Las calabazas son un tipo de calabaza de invierno redonda y con un color que va del amarillo intenso al naranja. Son originarias de México y Estados Unidos, pero ahora son muy conocidas y utilizadas en el resto del mundo.

Su color se debe a los pigmentos carotenoides anaranjados que luego se convierten en vitamina A en el cuerpo: las calabazas son una increíble fuente de provitamina A y vitamina A.

El puré de calabaza puede sustituir a los tomates en aquellas recetas que piden pasta de tomate o salsa de tomate, y si quieres conseguir algo de la acidez de los tomates, puedes añadir un poco de vinagre según tu gusto.

6. Pimientos

Hay un gran número de variedades de pimientos, desde los suaves y dulces hasta los picantes, pero todos son extremadamente nutritivos, con un alto contenido en vitamina A, vitamina C y vitamina B6.

Los pimientos rojos (la variedad relativamente grande, con alto contenido en agua y un sabor ligeramente amargo cuando aún son jóvenes) funcionan como un buen sustituto de los tomates frescos. Tienen un color similar y el mismo dulzor que los tomates.

Los pimientos pueden ser un sustituto estupendo en platos como las ensaladas, o como cobertura de la bruschetta: tienes que tener en cuenta que el sabor será similar al de los tomates, pero en absoluto igual. Si quieres alcanzar un sabor más parecido, siempre puedes añadir un poco de vinagre o de zumo de limón, para alcanzar ese sabor ligeramente ácido que tienen los tomates.

Los pimientos también pueden ser un buen sustituto del tomate en la sopa, el guiso y la salsa, ya que tienen una consistencia realmente similar.

7. Yogur

El yogur es un alimento muy conocido y utilizado, hecho a partir de la fermentación bacteriana (conocida como cultivos de yogur) de la leche. Su sabor es ácido, y a menudo se mezcla con frutas o se endulza de alguna manera. Si buscas un sustituto del tomate, quédate con uno normal sin endulzar.

Hay muchas variedades de yogur, hechas con distintos tipos de leche: la más común es la de vaca, pero también se utilizan para producirlo leche de cabra, de búfala de agua, de camello, de yak y de plantas. Cada tipo de leche produce resultados diferentes.

El yogur funciona bien como sustituto del tomate en el curry, porque da cuerpo al plato y añade la cantidad adecuada de acidez, como lo harían los tomates. No funciona realmente como sustituto en aquellas recetas en las que el tomate es el ingrediente principal, o cuando no se aprecia el sabor añadido del componente lácteo.

8. Especias

Si buscas un sustituto del tomate en el chile, o en otras recetas en las que el tomate no es el ingrediente principal, siempre puedes intentar sustituirlo por algunas especias diferentes.

El pimentón, por ejemplo, es una especia molida hecha con los frutos secos de distintas variedades de pimientos. Los pimientos utilizados para el pimentón suelen ser más suaves y dulces, y esta especia se utiliza en muchas recetas diferentes.

Hay diferentes tipos de pimentón, que van desde el suave hasta el normal, desde el ahumado hasta el picante: puedes elegir el que mejor funcione con tu receta o con tu gusto personal.

Otra especia que puede funcionar como sustituto del tomate es el chile en polvo, hecho con el fruto seco y pulverizado de distintas variedades de chile, mezclado con otras especias como el comino, la cebolla y el ajo.

El chile en polvo funciona bien como sustituto del tomate, pero ten en cuenta que añade un nivel de picante que el tomate no tiene. Si te gusta esto, ¡añade un poco de chile en polvo a tu curry, guiso, sopa o chile!

Cómo elegir un sustituto del tomate

La elección de un sustituto del tomate depende sobre todo del tipo de plato que quieras preparar, y de si te gusta el sabor del tomate o no.

Cuando busques un sustituto del tomate, tu primera apuesta debería ser utilizar otra variedad de tomate: los tomates frescos son siempre una opción segura, y todas las variedades deberían funcionar bastante bien en diferentes recetas.

Como alternativa, siempre puedes utilizar tomates en otras formas, como tomates en conserva, salsa de tomate, puré de tomate, pasta de tomate, tomates secos o incluso tomate en polvo. Por supuesto, esto no es realmente una opción si no te gusta el sabor de los tomates.

Si buscas específicamente un sustituto del tomate en el curry, en realidad tienes muchas opciones diferentes: puedes utilizar pasta de tamarindo, mango, alma, calabaza o yogur. Depende sobre todo de la receta que sigas, de tu gusto personal y del sabor final que quieras conseguir. Puede que tengas que ajustar el dulzor o el sabor ácido en función de tus necesidades.

Si buscas un sustituto del tomate fresco, para utilizarlo como cobertura en una bruschetta o en una ensalada, los pimientos son tu mejor opción. Para otras recetas como guisos o sopas, siempre puedes añadir algunas especias como el pimentón y el chile en polvo. Son fáciles de manejar y puedes controlar la cantidad de sabor añadido que deseas.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up