Los 11 mejores sustitutos de galanga para tus recetas

Los 11 mejores sustitutos de galanga para tus recetas

Si no puedes imaginar tus comidas y bebidas sin la cúrcuma o el jengibre, probablemente también conozcas el galangal. La raíz de galanga es originaria del sur de Asia y, además de utilizarse como especia, forma parte de la medicina ayurvédica y china. 

Utilizado tanto fresco como cocinado, el galangal tiene un fuerte perfil de sabor que es aún más pronunciado cuando se come crudo, y está repleto de antioxidantes.

Sin embargo, muchas personas consideran que el galangal es demasiado fuerte y picante para su gusto. Si éste es tu caso, o simplemente necesitas un buen sustituto del galangal, ¡sigue leyendo!

Indice

Los mejores sustitutos del galangal 

Como ya hemos dicho, la primera asociación del galangal para mucha gente es el jengibre, ya que son bastante parecidos. Sin embargo, el galangal está un poco más en el lado cítrico, lo que lo hace más brillante y refrescante. 

El galangal pertenece a la familia del jengibre, y es un rizoma, lo que significa que crece bajo tierra. Además de pertenecer a la familia del jengibre y tener un perfil de sabor similar, el galangal también se parece al jengibre en su aspecto.

Es de color blanco o crema, con "ramas" en forma de tubo y pequeños nudos. Por lo general, el galangal también tiene una piel más fina que el jengibre, lo que hace que su pelado sea mucho más fácil y rápido. También hay distintas variedades de esta verdura que difieren ligeramente:

  1. Galangal mayor: originario de Indonesia, es una versión más sutil, pero también ligeramente más grande, del galangal;
  2. Galangal menor: procedente de China, es mucho más picante y acre que el galangal mayor;
  3. Galanga ligera: originaria de la India, es casi idéntica al jengibre.

De las tres variedades, lo más probable es que te encuentres con el galangal menor, que es el más aromático y lleno de sabor. 

Como la mayoría de las demás plantas aromáticas, el galangal fresco ofrece un sabor y un aroma mucho más fuertes y pronunciados. Sin embargo, el galangal seco puede ser una opción más conveniente, sobre todo si no te apetece pelarlo y cortarlo tú mismo. 

Aunque los sabores son muy parecidos a los del jengibre, el galangal suele estar más en el lado de la pimienta, a diferencia del picante del jengibre. También comparte algunas similitudes con la hierba de limón, algo que no se consigue con el jengibre. 

Aunque suele tener una piel más fina que el jengibre, el galangal fresco debe pelarse antes de usarlo. Tanto el galangal fresco como el seco son increíbles en salsas, sopas, currys, marinados de carne o marisco y salteados. 

Con los sustitutos del galangal que hemos elegido, ¡estamos seguros de que su ausencia pasará desapercibida!

1. Jengibre

Aquí no hay sorpresas. El primer puesto es para el jengibre, que es sin duda lo más parecido al galangal que puedes conseguir. Como ya sabes, el galangal pertenece a la familia del jengibre, así que es natural que tengan tantas similitudes. 

Ambos son muy aromáticos, picantes, un poco agrios y a veces dulces. La única diferencia real de sabor entre el jengibre y el galangal es que este último es más picante y cítrico, mientras que el jengibre es más picante. 

Aunque el jengibre en polvo es mucho más sutil, con el jengibre fresco, un poco da para mucho, así que asegúrate de ajustar las dosis en consecuencia. Normalmente depende de la marca, pero aproximadamente 1 cucharada de jengibre en polvo sustituye a ¼ de cucharadita de jengibre fresco. 

2. Cúrcuma 

Lo siguiente mejor cuando se trata de un sustituto del galangal es la cúrcuma. Esta especia procede de la planta de la cúrcuma, y también se la conoce como azafrán indio. Es un elemento básico tanto en la cocina asiática como en la de Oriente Medio, pero se utiliza en todo el mundo.

La cúrcuma también forma parte de la familia del jengibre, lo que explica la similitud entre el galangal, el jengibre y la cúrcuma. La especia en sí proviene de la raíz de la planta de la cúrcuma, que es nudosa como la raíz del jengibre.

Lo que hace que la cúrcuma molida sea bastante específica es su vibrante color amarillo anaranjado, gracias al cual la cúrcuma puede utilizarse también como agente colorante natural. También es un sustituto bastante conveniente del galangal molido. 

En cuanto a su aroma y sabor, la cúrcuma es muy terrosa, picante y ligeramente amarga. En cuanto al sabor, también recuerda al del rábano picante. 

3. Rábano picante

Hablando de rábano picante, también es un gran sustituto de la raíz de galanga, ya que ofrece un aroma y sabores similares. Es la raíz de la planta del rábano picante, y es de la misma familia que el wasabi y la mostaza.

Además de la aromática raíz de rábano picante, sus hojas también se utilizan en la cocina. Si quieres experimentar su picor y acritud en todo su potencial, debes utilizar la raíz de rábano picante recién rallada, ya que es la mejor forma de liberar todos sus aceites. 

Una versión más sutil y suave, pero que sigue aportando un toque de acritud y picor, es el rábano picante molido. Una cucharadita y media de rábano picante en polvo de calidad puede sustituir a una cucharadita de rábano picante fresco. 

4. Raíz de dedo

La raíz de dedo es otro pariente del galangal, que pertenece a la misma familia que el jengibre y la cúrcuma. Este aromático sustituto del galangal es una especia muy utilizada en la cocina asiática, y se conoce como una opción más sutil de la familia del jengibre. 

Si el sabor del galangal te parece demasiado dominante, te encantará la raíz de dedo y su sutil perfil de sabor. No nos malinterpretes: la yema está lejos de ser neutra, pero no es tan picante y pimentosa como sus parientes cercanos. 

La yema del dedo es cálida como el jengibre, pero sin su característico sabor picante. Es terrosa, ligeramente amarga y ofrece un ligero toque de sabor a pimienta. 

5. Pimienta negra 

La pimienta es una gran opción para sustituir al galangal si lo que te interesa es ese sabor picante y cálido, y el aroma terroso. En cuanto a la pimienta, obtendrás un aroma y un sabor mucho más intensos de la pimienta recién molida que del producto premolido. 

La pimienta negra es predominantemente caliente y picante, y es una variante más intensa de esta especia. Combina bien con todo tipo de carnes, pescados, sopas, guisos, ensaladas y salteados. También se puede utilizar para aliños secos y marinadas si quieres que la carne o el pescado se impregnen de los sabores. 

6. Pimienta blanca

La pimienta blanca, por su parte, es una versión más sutil y suave de la pimienta, y no es tan picante. También tiene un aroma cítrico único que combina bien con el marisco y el pescado blanco. 

Mientras que la nota de sabor dominante con la pimienta negra es el picante y el calor, con la pimienta blanca obtendrás más bien un sabor terroso y a nuez, con una ligera nota de ese aroma único a pimienta. 

7. Mostaza

Probablemente estés familiarizado con la mostaza como condimento picante, pero no es la única variante de mostaza disponible. El condimento de mostaza se elabora con pequeñas semillas de mostaza, que son básicamente la variante de mostaza más picante y sabrosa.

La mostaza como condimento es un buen sustituto de la pasta de galanga, sobre todo en lo que respecta a su consistencia. Ambas son espesas, aromáticas y fáciles de implementar en cualquier plato para obtener una dosis rápida de picante que no necesita cocción para desarrollarse.

8. Aceite de mostaza

El aceite de mostaza, por su parte, es una forma sutil de elevar tu plato con un toque de acritud y amargura que se convierte en dulzura durante la cocción. Sin embargo, el aceite de mostaza también puede utilizarse como aceite de acabado en tus asados, salsas y ensaladas. 

Es una excelente opción como aceite de cocina, ya que tiene un punto de humo muy alto, de unos 480 °F. No dudes en utilizarlo para freír, freír, hornear, asar y asar a la parrilla. 

9. Pasta de galanga

La pasta de galanga es un condimento elaborado con galanga fresca, a la que se añaden ingredientes como ácido cítrico, agua, sal, azúcar y quizás algunos otros agentes aromatizantes. Sin embargo, si quieres evitar cualquier ingrediente procesado, siempre puedes hacer la pasta en casa.

La pasta de galanga comprada en la tienda tiene una vida útil más larga, y te permite aplicar ese sabor y aroma únicos de la galanga sin preocuparte demasiado por la dosis. Se puede decir que la pasta es una variante más sutil y suave. 

La pasta de galanga es una opción ideal para la salsa de pasta y fideos, los salteados, las ensaladas o un adobo. Mucha gente se inclina por la pasta, ya que no se desarrolla el sabor y no requiere ninguna cocción, pero se puede añadir a las comidas cocinadas. 

10. Hierba de limón

La hierba de limón es un tipo de hierba perenne, originaria de zonas tropicales y subtropicales. Sin embargo, se produce sobre todo en la India, y son los principales fabricantes de esta planta aromática cítrica. 

Aunque la hierba de limón no está especialmente relacionada con el limón, el propio nombre implica que el aroma y el sabor son bastante similares a este cítrico. La hierba limón es refrescante, ligeramente ácida, cítrica, un poco terrosa y puede tener una pequeña dosis de acritud.

Este sustituto del galangal es una opción ideal si no te importa tanto la pungencia y el picante como si buscas algo que alegre tu plato y le añada algo de frescura. Como siempre, la versión fresca es mucho más fuerte que el polvo.

11.  Hojas de lima kaffir

Las hojas de lima kaffir son una parte esencial de la cocina tailandesa, y también se utilizan mucho en todo el sur de Asia. Son extremadamente fragantes, cítricas y muy aromáticas, por lo que conviene añadir un poco cada vez hasta alcanzar el sabor deseado.

Se suelen utilizar frescas y se añaden a sopas, salsas, currys y ensaladas. Cuando utilices hojas de lima kaffir, debes quitar la vena central y cortar o rasgar las hojas frescas. El sabor recuerda a la ralladura de lima, ya que es predominantemente cítrico.

Cómo elegir un sustituto del galangal

A la hora de elegir un sustituto de cualquier ingrediente, todo se reduce a si tienes ganas de experimentar, o si prefieres quedarte con el mismo perfil de sabor y/o textura.

En caso de que no tengas ganas de experimentar, por suerte para ti, la familia del jengibre a la que pertenece el galangal ofrece muchas alternativas. Las mejores opciones serían el jengibre, la cúrcuma y la raíz de dedo, con la única diferencia del nivel de acritud y picor.

Por supuesto, también está la pasta de galanga, que se hace con galanga fresca, pero es más suave y sutil que la planta fresca. 

El rábano picante, la pimienta negra, la pimienta blanca, la mostaza y el aceite de mostaza están más en el lado picante, con pimienta, por lo que debes tener cuidado con la dosis.

En cambio, si quieres algo más brillante y cítrico, opta por la hierba de limón o las hojas de lima kaffir.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up