Los 11 mejores sustitutos de la pimienta blanca para tus recetas

Los 11 mejores sustitutos de la pimienta blanca para tus

La pimienta blanca es una de las especias más utilizadas, sobre todo en platos de patatas y salsas blancas.

Es una gran alternativa a la pimienta negra, ya que es una variante más sutil que seguirá dándote ese toque de pimienta. Pero, ¿qué hacer si quieres conseguir resultados similares sin utilizar pimienta blanca?

La pimienta blanca puede sustituirse en tus recetas, ya que hay muchas especias con un aroma y un sabor similares. Y si tienes problemas para elegir el sustituto de la pimienta blanca más adecuado, echa un vistazo a nuestra lista.

¿Tienes prisa?
El mejor sustituto de la pimienta blanca es la pimienta negra. Como alternativa, también puedes sustituir la pimienta blanca por pimienta roja en grano, pimienta verde en grano o una mezcla de especias de pimienta. Por último, si necesitas un sustituto más suave, puedes sustituir la pimienta blanca por jengibre molido, mostaza molida o pimienta de ajo.
Indice

Los mejores sustitutos de la pimienta blanca 

La pimienta blanca procede del fruto seco de la planta de la pimienta, al igual que la pimienta negra. A diferencia de la pimienta negra, tiene un sabor más suave, más adecuado para platos delicados. La pimienta blanca está disponible tanto entera como molida.

Dado que proceden de la misma planta, quizá te preguntes cuál es la diferencia entre la pimienta blanca y la negra.

La pimienta negra requiere bayas de pimienta sin madurar, que luego se secan, y este proceso da como resultado un color negro y un sabor "picante" más complejo.

La pimienta blanca, en cambio, se produce a partir de bayas de pimienta completamente maduras, que luego se remojan en agua y se fermentan.

Tras el proceso de fermentación, se retiran las pieles de las bayas de pimienta blanca, lo que elimina la mayoría de las propiedades que dan a la pimienta negra ese aroma áspero y picante.

Si quieres que tu pimienta blanca conserve su aroma único durante más tiempo, es mejor que utilices pimienta recién molida y la muelas justo antes de añadirla al plato.

Además, ten en cuenta que la pimienta blanca se estropea más rápido que la negra, así que asegúrate de utilizar siempre un lote fresco.

Mientras que algunas personas consideran que la pimienta blanca es más suave, otras dicen que puede tener incluso un picor más agudo que la pimienta negra.

Sin embargo, la pimienta blanca puede tener menos complejidad de sabor, pero tiene unas notas únicas de moho y tierra.

Al cocinar con pimienta blanca, es mejor añadirla después para conservar su notable aroma y evitar que adquiera un sabor amargo por el sobrecalentamiento.

Cuando compres pimienta blanca, ¿cómo sabes que estás comprando la "auténtica" y no ese material procesado lleno de productos químicos y aditivos?

Prioriza siempre la pimienta blanca cremosa, ya que la beige y la blanca blanqueada tienen más probabilidades de contener azufre.

Además, si compras pimienta entera, su tamaño debe ser igual, y ten cuidado con cualquier mota gris o negra.

Tanto si usas pimienta blanca recién molida como entera, funcionará muy bien con la carne de cerdo, o en guisos, adobos, aderezos para ensaladas y sopas.

Y si no tienes en ese momento, no te preocupes: es fácil encontrar un sustituto de la pimienta blanca si sigues nuestra guía.

1. La pimienta negra

Dado que proceden de la misma planta, la pimienta negra es sin duda el mejor sustituto de la pimienta blanca.

Como hemos dicho, la pimienta blanca tiene un sabor más suave y menos complejo y un aroma menos "picante".

Sin embargo, si no te importa el carácter picante de la pimienta negra, puede funcionar perfectamente, incluso en platos más delicados.

Una de las cosas más importantes que hay que recordar al cocinar con pimienta negra es añadir un poco cada vez y no pasarse.

Aun así, si se te ocurre añadir demasiada pimienta, descubre cómo salvar tu plato en nuestra guía detallada.

La pimienta negra debe ser una de las especias más versátiles, ya que puede añadirse a casi cualquier plato.

Es uno de los ingredientes más importantes de muchos guisos, sopas, salsas, adobos, así como de la salsa, las salsas frías y todo tipo de carnes y mariscos.

2. Jengibre molido

En cuanto al color y la textura, el jengibre molido es prácticamente idéntico a la pimienta blanca.

Tiene un color blanco cremoso y pálido, y al igual que la pimienta blanca, no alterará el color de tu plato.

En cuanto al sabor, es más bien suave, pero lo suficientemente picante como para añadir la dosis perfecta de acidez a cualquier plato.

El jengibre molido puede sustituir a la pimienta blanca en casi cualquier comida, pero es especialmente sabroso en sopas y salsas.

También se utiliza principalmente en la cocina tailandesa y en recetas como el pollo al curry tailandés, la sopa de pollo al coco, las hamburguesas de pavo tailandesas y el curry verde con berenjena.

Ten en cuenta que el jengibre fresco y el jengibre molido proporcionan sabores y texturas diferentes.

Verás que el jengibre fresco es más fibroso y jugoso, mientras que el jengibre molido es obviamente un polvo, y puede soportar temperaturas más altas sin perder sus valiosas propiedades y aromas.

3. Granos de pimienta rosa

¿Sabías que, además de la pimienta blanca y la negra, también hay granos de pimienta rosa? De hecho, los granos de pimienta rosa no son granos de pimienta, sino bayas secas de árboles de pimienta brasileños y peruanos.

Este sustituto de la pimienta blanca crece en climas más cálidos, y aunque son bayas, se asemejan a los granos de pimienta por su forma y sabor, de ahí el nombre.

Cuando trabajes con granos de pimienta rosa, debes utilizarlos enteros en lugar de molidos. Estas bayas son demasiado blandas para molerlas, y hacerlo también puede dañar la hoja.

Si no te gusta demasiado añadir granos de pimienta enteros a tus platos, puedes triturarlos ligeramente y espolvorearlos en el plato.

Gracias a su vibrante color rosa, los granos de pimienta rosa también pueden utilizarse como guarnición. Su sabor es bastante parecido al de la pimienta negra, pero no es tan fuerte.

El aroma podría describirse como ligeramente afrutado, dulce y suave. Los granos de pimienta rosa funcionan bien en salsas blancas, aderezos, mariscos y platos de aves.

4. Granos de pimienta verde

Mientras que los granos de pimienta negra no están completamente maduros y se secan después, los granos de pimienta blanca están completamente maduros y se fermentan después.

Los granos de pimienta verde, en cambio, se recogen antes de que maduren y se deshidratan después. A diferencia del sabor picante y afilado de la pimienta negra, los granos de pimienta verde son más sabrosos, limpios y suaves.

Los granos de pimienta verde funcionan como un perfecto sustituto de la pimienta blanca en platos como el pescado, las salsas de crema, el curry, así como los adobos para todo tipo de carnes y mariscos.

Se puede decir que los granos de pimienta verde son una opción óptima entre la audacia de la pimienta negra y la delicadeza de la pimienta blanca.

Al tratarse de bayas jóvenes, los granos de pimienta verde sólo son ligeramente ácidos, pero pueden añadir un toque de picante a tu cocina.

También te encantarán en tus pastas, ensaladas de patatas, pastas para untar y otros alimentos más "ligeros".

5. Mezcla de especias con pimienta

Si no puedes decidirte por el tipo de pimienta adecuado para tu cocina, o simplemente quieres lo mejor de todos los tipos de pimienta, una mezcla de especias es la respuesta.

La mezcla de especias de pimienta puede encontrarse en la mayoría de las tiendas de especias y en las tiendas normales, y suele incluir granos de pimienta negra, blanca, verde y a veces incluso roja.

Sin embargo, ten en cuenta que estas mezclas de especias pueden contener a menudo otras especias, como pimentón, sal marina y cúrcuma.

Esta alternativa a la pimienta blanca es ideal para quien considere que la pimienta blanca es demasiado sencilla y la negra demasiado picante.

Una mezcla de especias de pimienta proporcionará un equilibrio perfecto de diferentes sabores y aromas salados y picantes de la pimienta. Puede utilizarse para marinar todo tipo de pescados y carnes, así como para sazonar.

6. Mostaza molida

La mostaza molida es la mostaza en polvo, también conocida como harina de mostaza. Es el resultado de moler los granos de mostaza y luego tamizarlos para que quede un fino polvo amarillo.

Gracias a este proceso, la mostaza molida no es tan fuerte y picante como las semillas de mostaza enteras.

A diferencia de la pimienta blanca, que se añade sobre todo al final del proceso de cocción, la mostaza molida libera sus sabores y propiedades cuando se empapa de líquido.

Este sustituto de la pimienta blanca molida se convertirá en tu condimento preferido para aderezos de ensaladas, aliños de especias y salsas ricas como la de los mac&cheese.

La mostaza molida es lo suficientemente suave como para utilizarla en lugar del condimento de pimienta blanca, pero tiene un toque de picante. Es increíblemente aromática y fresca, perfecta para platos que carecen de complejidad.

7. Cúrcuma en polvo

La cúrcuma en polvo es un gran sustituto de la pimienta blanca molida, siempre que no te importe su fuerte aroma, su olor dominante y su intenso color amarillo.

Esta especia procede de la planta de la cúrcuma, y se utiliza habitualmente en la comida asiática, especialmente en el curry. El sabor de la cúrcuma en polvo podría describirse como cálido y ligeramente amargo, con un toque terroso y picante.

Además de ser una especia muy popular, el polvo de cúrcuma también se ha utilizado como colorante alimentario natural e incluso como tinte desde la antigüedad.

La cúrcuma en polvo es una de las principales especias de la cocina tailandesa, sobre todo cuando se trata de platos salados y salsas como la pasta de curry amarillo, el curry de verduras dorado y el pollo al curry amarillo.

La cúrcuma en polvo se encuentra a menudo en la mezcla de especias garam masala. Aparte de las especialidades tailandesas, es un elemento básico en los currys indios, y se utiliza tanto fresca como seca.

Ten en cuenta que la raíz de cúrcuma fresca puede ser más amarga y ácida cuando se añade a los platos que la versión en polvo.

8. Pimentón

Aunque no sea el sustituto más obvio de la pimienta blanca en polvo, es una forma estupenda de condimentar tus platos y añadir un sutil toque de picante.

El pimentón puede comprarse en polvo, o simplemente puedes machacar tú mismo el pimentón seco para obtener un sabor más intenso y completo.

Al igual que la cúrcuma, el pimentón tiene un color vibrante y lo más probable es que altere el color de tu plato, dependiendo de la cantidad.

El pimentón se considera un condimento versátil y universal, y suele hacerse con una mezcla de pimientos dulces y picantes.

Si te sientes atrevido y quieres que tu comida sea picante, asegúrate de elegir el pimentón de pimientos picantes, pero ten en cuenta que éstos pueden ser bastante picantes.

El pimentón en polvo no sólo se utiliza como condimento, sino también como guarnición e incluso como tinte para huevos y telas.

Las variedades más populares de la especia de pimentón incluyen el pimentón normal (dulce), el pimentón húngaro (que tiene 8 grados diferentes según el nivel de picor) y el pimentón español (que puede ser dulce, picante, tanto dulce como picante, o ahumado).

9. Pimienta de cayena

La pimienta de cayena es una fruta tropical, pero también puede encontrarse en México, Japón, India, África y China.

La pimienta de cayena molida también se conoce como pimienta roja molida, y tiene un color rojizo-anaranjado específico.

Como puede ser bastante picante, es mejor añadirla con cuidado a tus platos poco a poco, sobre todo si no estás acostumbrado a las comidas picantes.

La cayena se considera un chile ligeramente picante, por lo que es básicamente chile en polvo. Sin embargo, los diferentes chiles en polvo que encuentras en las tiendas pueden contener diferentes especias, como ajo en polvo, comino y sal.

Además, la pimienta de cayena puede encontrarse en diferentes variaciones en cuanto al nivel de picante, dependiendo del tipo de pimienta de cayena.

Ten en cuenta que la cayena es terrosa, picante y acre, mientras que otros miembros de la misma familia, como los poblanos, suelen tener un sabor más suave.

Además, el chile en polvo comprado en la tienda suele ser una mezcla de una variedad de pimientos diferentes. Por tanto, si quieres pimienta de cayena, asegúrate de no confundirla con las mezclas de chile en polvo.

10. Mezcla de especias casera

Si te gusta experimentar con tus especias y no puedes imaginar no combinar al menos un par de ellas en un mismo plato, una mezcla de especias casera es la respuesta.

Una mezcla de especias es fácil de hacer, fácil de usar, y con una sola espolvoreada en tu plato, consigues una rapsodia de sabores diferentes.

Aunque puedes combinar tantos tipos de especias y hierbas como quieras, ésta es nuestra sugerencia:

  • 1 cucharada de pimienta de cayena
  • 1 cucharada de pimentón
  • 1 cucharada de pimienta negra
  • 2 ½ cucharadas de sal marina
  • 1 cucharada de orégano
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharadita de ajo en polvo.

Sólo tienes que mezclar todos los ingredientes y tendrás una mezcla perfecta de condimentos picantes para aliños secos, adobos, tacos, ensaladas y prácticamente cualquier cosa que te apetezca.

11. Pimienta al ajo

La pimienta al ajo suele ser una versión más diluida y sutil de la pimienta negra, ya que incluye ajo en polvo o granulado. También es fácil de hacer en casa, simplemente combinando estos tres ingredientes:

  • 8 cucharaditas de ajo en polvo
  • 4 ½ cucharaditas de pimienta negra
  • 1 cucharada de copos de perejil.

No sólo es una gran opción si buscas un sustituto suave similar a la pimienta blanca, sino que estas mezclas "dos en uno" son muy prácticas y dan una dimensión extra a cualquier plato.

Cómo elegir un sustituto de la pimienta blanca

La elección del mejor sustituto de la pimienta blanca depende de numerosos factores.

Si quieres quedarte con el sabor clásico de la pimienta, no puedes equivocarte con ninguna de las opciones de pimienta, como la pimienta negra, la pimienta roja, la pimienta verde y la mezcla de especias de pimienta.

El jengibre molido, la mostaza molida y la pimienta de ajo se acercan al aroma de la pimienta blanca, pero no añaden demasiado picante.

Son lo suficientemente suaves como para no apoderarse de todo el plato, pero lo suficientemente picantes como para destacar y elevar cualquier tipo de comida.

Además, si buscas sólo un toque de pimienta, busca mezclas de especias o haz una tú mismo.

Si quieres añadir algo de calidez y dimensión a tu plato, pero no te importa un aroma más fuerte que el que suele tener la pimienta blanca, opta por la cúrcuma en polvo o el pimentón.

Ten en cuenta que ambas especias tienen sabores fuertes y únicos, pero no son demasiado picantes o agudos. Además, son estupendos métodos de coloración natural que puedes utilizar en salsas, sopas e incluso en repostería.

Por último, la pimienta de cayena es una categoría propia, ya que puede ser bastante picante. Por tanto, utiliza la cayena molida sólo si te sientes valiente y quieres salir de tu zona de confort.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up