Los 7 mejores sustitutos del hongo shiitake para tus recetas

Los 7 mejores sustitutos del hongo shiitake para tus recetas

Si te gustan y conoces las setas, probablemente no sea necesaria mucha presentación cuando se trata de las setas shiitake. Son extremadamente sabrosas, un poco masticables y lo suficientemente carnosas como para sustituir a la carne, el marisco y el pescado en tus platos.

El nombre shiitake proviene del árbol shii, ya que las setas crecen alrededor de estos árboles en Japón. Se utilizan tanto en forma fresca como seca, en una amplia gama de platos, desde ensaladas y salteados hasta sopas, salsas y guisos.

Dado que su sabor y textura son únicos, ¿se pueden sustituir las setas shiitake? ¡Sigue leyendo para descubrir el mejor sustituto de las setas shiitake!

Indice

Los mejores sustitutos de las setas shiitake

Las setas shiitake tienen grandes sombreros en forma de paraguas que varían en color, desde el beige cremoso hasta el marrón oscuro, o incluso el negro. Estas setas comestibles tienen tallos bastante finos y duros en comparación con otros tipos de setas populares.

Como los tallos pueden resultar un poco gomosos al cocinarlos, algunas personas prefieren quitarlos antes de cocinarlos. Sin embargo, si no te importa este tipo de textura en tus setas, te recomendamos que las prepares enteras. 

Si prefieres utilizar shiitake secos, es necesario rehidratarlos antes de utilizarlos, para que liberen todo su sabor. Puedes conseguirlo poniéndolas en remojo en agua casi hirviendo y dejándolas reposar en ella durante unos 15 minutos. 

Para mayor comodidad, también puedes utilizar setas shiitake en conserva. Sin embargo, ten en cuenta que hay que escurrirlas, ya que pueden liberar mucha humedad en tu plato, alterando la textura.

En cuanto a la preparación de las setas shiitake frescas antes de cocinarlas, el proceso es bastante similar con todos los tipos de setas. En contra de la creencia popular, las setas no deben remojarse en agua, por muy sucias que estén, ya que se volverán esponjosas y empapadas al cocinarlas.

En su lugar, debes limpiarlas con un paño o darles un rápido enjuague con agua fría. Además, debes secarlas a golpecitos para eliminar el exceso de humedad. Si quieres evitar los tallos gomosos y resistentes, retíralos de las tapas con un cuchillo pequeño y afilado. 

Los shiitake son bastante carnosos y fibrosos, por lo que pueden utilizarse no sólo como guarniciones y sustitutos de la carne, sino también como platos principales. También notarás que tienen un precio más elevado, pero su sabor, textura y perfil nutricional merecen la pena.

Gracias a su consistencia firme, las setas shiitake pueden utilizarse en platos cocinados, como guisos y rellenos, sin perder su forma. También son deliciosas en salteados, sopas, salsas y risottos

En cuanto a su perfil de sabor, las setas shiitake son mantecosas, terrosas y sabrosas. A diferencia de otros tipos de setas populares, aportan más complejidad y riqueza de sabor. Las shiitake secas tienen un sabor umami aún más fuerte si quieres un sabor más intenso. 

Aunque son bastante singulares, los shiitake se pueden sustituir, sobre todo si combinas bien los ingredientes y utilizas los condimentos adecuados. Echa un vistazo a la siguiente lista para encontrar el mejor sustituto de las setas shiitake.

1. Setas porcini

Las setas porcini son un gran sustituto de las setas shiitake secas, y también vienen tanto en forma fresca como seca. Son muy populares en la cocina francesa e italiana, y crecen de forma natural en los bosques de pinos.

Al igual que las setas shiitake, las setas porcini pueden utilizarse tanto en guarniciones como en platos principales. Son deliciosas cocinadas, ya que no pierden gran parte de su textura, y su sabor se intensifica.

Puedes añadir setas porcini en tus sopas, salsas para pasta, así como caldos y guisos, ya que tienen un sabor prominente y rico. Al igual que el shiitake, tienen un sabor a nuez, a tierra y a sal, con una estructura carnosa y gruesa. 

Los hongos porcini pueden cocinarse de cualquier forma que desees. Puedes freírlas, hacer salteados con otras verduras, saltearlas con cebolla o asarlas con calabacín, berenjena y carne

2. Champiñones cremini

Los champiñones cremini pertenecen a la misma familia de setas que los botones blancos, pero son más maduros y aportan mucho más sabor y textura. También se conocen como setas italianas, setas baby bella y setas marrones.

Aunque son más maduras que las setas de botón blanco, aún no están completamente maduras. La versión totalmente madura de los champiñones blancos se conoce como champiñones portobello. Sin embargo, como están un poco envejecidos, también son más secos.

Sin embargo, aunque les falte algo de humedad, al igual que el shiitake, las setas cremini proporcionan un sabor rico y profundo. Son ligeramente terrosas, pero también sabrosas y umami, lo que las convierte en un gran sustituto del sabor de las setas shiitake. 

Al igual que cualquier otra seta, no debes remojar las setas cremini en agua, ya que pueden quedar empapadas. Aunque parezcan secos, son extremadamente mantecosos y masticables cuando se cocinan. 

3. Setas Portobello

Como ya hemos mencionado, las setas portobello son la versión más madura de las setas de botón blanco. Cuanto más maduro es el champiñón, más sabor y riqueza ofrece, por lo que los champiñones portobello son bastante parecidos a los shiitake. 

Tienen sombreros carnosos, grandes y planos de color marrón oscuro y unas branquias oscuras únicas bajo los sombreros. Como son tan grandes y carnosos, los champiñones portobello se pueden asar, asar a la parrilla o incluso freír. Tienen un distintivo aroma terroso y ahumado que combina bien con la carne.

Al comprar champiñones portobello, debes buscar sombreros firmes y lisos que indiquen que los champiñones son frescos. En caso de que te encuentres con un lote arrugado y seco, podría resultar demasiado gomoso y fibroso al cocinarlo. 

4. Setas de ostra

Las setas ostra son un gran sustituto de las setas shiitake, ya que son carnosas, masticables y sabrosas. Puede que estas setas no sean tan populares, pero sin duda merecen más reconocimiento, especialmente en los platos veganos y vegetarianos

Las setas de ostra existen en un par de variedades, como las ostras perladas, que son tiernas y pequeñas, y suelen venir en paquetes. También está la ostra real, que tiene tallos gruesos y abundantes, y sombreros pequeños y planos. 

La ostra real es en realidad la opción más carnosa que puedes echar fácilmente a la parrilla. Sin embargo, ten en cuenta que las setas ostra tienen un sabor más bien suave, y no aportan ese sabor umami y terroso que tienen las shiitake. 

5. Setas maitake

También conocidas como hen-of-the-woods, cabeza de carnero o cabeza de oveja, las setas maitake son muy delicadas y crecen en forma de bulto. Parecen ramilletes y suelen encontrarse en la base de los robles. 

En realidad, maitake se traduce como "seta bailarina" en japonés, ya que la leyenda dice que la gente bailaba alrededor de ellas abrumada de alegría cuando las encontraba en la naturaleza. Las setas maitake son muy populares en la cocina asiática, al igual que las shiitake. 

Puede que no sean el sustituto más adecuado de las setas shiitake si buscas una seta carnosa y abundante para un guiso o un salteado. Sin embargo, por muy delicadas que sean, las maitake pueden freírse, pasarse por la sartén o mezclarse con salsas, tortillas o guarniciones. 

En cuanto al sabor, las setas maitake son bastante similares a las shiitake, pero son un poco más delicadas. También son terrosas, sabrosas y a veces vienen con un toque de picante

6. Setas de langosta

Las setas langosta se distinguen fácilmente gracias a su vibrante color naranja. Toda su superficie es de color naranja brillante, de textura dura, cubierta de puntitos. Aunque no sean tan atractivas físicamente, sus sabores hablan por sí mismos.

Las setas de langosta son setas silvestres del bosque, por lo que puede que no sean tan fáciles de encontrar. Sin embargo, si consigues hacerte con un lote, asegúrate de probarlas, ya que tienen un sabor y una textura únicos.

Al principio, pueden parecer un bulto extraño y poco apetecible. Sin embargo, cuando los abras, te darás cuenta de que tienen un interior blanco y crujiente, parecido a la carne de langosta. Las setas de langosta son carnosas, abundantes y bastante quebradizas. 

7. Setas Enoki

Si quieres añadir un bocado crujiente a tus platos, o simplemente buscas más carnosidad y textura, aléjate de este sustituto de las setas shiitake. En cambio, si lo que te interesa es el sabor y no la textura, estás en el lugar adecuado. 

Las setas Enoki crecen en forma de hilos largos y finos, parecidos a los fideos. Son muy populares tanto en la cocina japonesa como en la china, donde se utilizan en salteados, platos salteados o crudos en ensaladas. 

Al ser tan delicadas, las setas enoki no necesitan mucha cocción. Cocinarlas un solo minuto a fuego medio es más que suficiente si no las vas a servir crudas. 

Cómo elegir un sustituto de las setas shiitake

Aunque las shiitake son bastante singulares tanto en sabor como en textura y color, hay algunas alternativas bastante buenas en las que puedes confiar. Hemos incluido tanto imitaciones cercanas como opciones que pueden no ser tan idénticas, pero que igualmente pueden contribuir a tu plato de setas. 

Las setas porcini, cremini, portobello y maitake tienen la textura masticable y gomosa de las setas shiitake. También son terrosas, tienen sabor a nuez y aportan cierto nivel de umami, especialmente las setas portobello, que son las más maduras de las tres. 

Con las setas ostra, obtienes esa textura dura y fibrosa, pero el sabor es bastante neutro, por lo que quizá tengas que potenciarlo con el condimento. Las setas Enoki, en cambio, no tienen textura, pero su sabor es bastante único. 

Por último, si tienes suerte, te encontrarás con setas de langosta silvestres, que quizá no sean tan atractivas a la vista, pero su perfil de sabor y su textura crujiente y quebradiza son inigualables.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up