Los 8 mejores sustitutos de la harina de avena para tus recetas

Los 8 mejores sustitutos de la harina de avena para

Si buscas una harina sana e integral repleta de nutrientes, la harina de avena es sin duda una de las mejores opciones, con un distintivo sabor a nuez.

Puede sustituir fácilmente a la harina blanca, así como a otras opciones que puedes intentar evitar, en prácticamente cualquier receta.

Sin embargo, cuando se trata de sustituir la harina de avena en la repostería y la cocina en general, puede que te resulte difícil encontrar un sustituto adecuado que cumpla tanto con la textura como con los requisitos nutritivos.

Sigue leyendo para descubrir algunos de los mejores sustitutos de la harina de avena, tanto si necesitas un sustituto rápido como si quieres probar algo nuevo.

Indice

Los mejores sustitutos de la harina de avena

Como su propio nombre indica, la harina de avena está hecha de grañones de avena, y es una harina increíblemente nutritiva, ya que procede de granos enteros.

El hecho de que se produzca a partir de granos enteros hace que esta harina ocupe un lugar destacado en la lista de harinas saludables y llenas de nutrientes, especialmente como sustituto de la harina blanca.

Dependiendo de la marca, podrás encontrar harina de avena elaborada a partir de avena limpia y descascarillada, así como harina de avena o de avena laminada.

Aparte de su papel en la formación de la masa, la harina de avena es también una elección habitual de los panaderos por su aroma específico a nuez y su sabor único.

Además, una diferencia significativa entre la harina de trigo y la de avena está en la textura de los productos horneados. Si utilizas harina de avena en lugar de harina de trigo, notarás que tus productos horneados conservan la humedad durante más tiempo.

Cuando se trata de recetas de repostería, como el pan con levadura, se recomienda mezclar la harina de avena con la de trigo en una proporción de 1:3 para obtener los mejores resultados, y eso se debe al papel del gluten en la formación de la masa.

La harina de avena, de hecho, es una opción mucho mejor en las recetas de cocina que no requieren cocción, ya que añade un hermoso aroma a nuez.Se recomienda utilizar harina de avena recién molida siempre que sea posible, ya que proporciona la mejor textura, sabor y aroma.

En cuanto al almacenamiento, si quieres prolongar su vida útil, es necesario guardar la harina de avena en un recipiente hermético en el congelador. Almacenada así, la harina de avena puede durar unos meses.

¿Cuál es el mejor sustituto de la harina de avena que puedes utilizar tanto en tus recetas de cocina como de repostería? Sigue leyendo para saber más sobre todas las alternativas disponibles.

1. Harina de avena casera

Si tienes algo de avena por ahí, hacer tu propia harina de avena es lo más fácil del mundo. De hecho, es incluso mejor hacer tu propia harina de avena si tienes una marca de avena en la que confías y te gusta.

Al hacer harina de avena, es mejor elegir la avena integral, ya que así mantendrás todos los nutrientes necesarios y obtendrás una harina de alta calidad.

Por lo tanto, para esta receta concreta, te sugerimos que te alejes de la avena rápida o de la cortada al acero.

Además de la cantidad deseada de copos de avena enteros, necesitarás un robot de cocina o una batidora de calidad que sea capaz de formar una harina fina.

Añade los copos de avena al robot de cocina o a la batidora, y procésalos hasta obtener una harina fina, ¡y ya está!

Asegúrate de guardar la harina en un recipiente hermético y mantenerla en un espacio seco o en tu congelador hasta 3 meses.

2. Harina de soja

La harina de soja es un estupendo sustituto de la harina de avena sin gluten, elaborado a partir de semillas de soja tostadas. Mucha gente tiende a cambiar la harina de trigo por la de soja, ya que está repleta de proteínas, además de ser completamente libre de gluten.

Al elegir la harina de soja, es importante tener en cuenta su contenido en grasa. En caso de que adquieras una marca de harina de soja completa, es necesario que la guardes en el frigorífico o en el congelador, ya que puede desarrollar un sabor o un aroma desagradables si no se almacena adecuadamente.

Como no contiene gluten, tendrás que mezclar la harina de soja con harina de trigo u otro tipo de harina que pueda aportar la estructura necesaria en los productos horneados.

3. Harina de arroz integral

Otro sustituto ideal de la harina de avena es la harina de arroz integral. Notarás que tiene una textura algo arenosa, y al igual que la harina de avena, no contiene gluten.

Otra similitud importante entre este sustituto de la harina de avena y la harina de avena propiamente dicha es que ambas opciones ofrecen una nota de nuez, ligeramente tostada, que puede elevar cualquier plato horneado, especialmente los postres.

Contrariamente a lo que puedas deducir de su nombre, la harina de arroz integral suele ser completamente blanca. Al igual que otros tipos de harina sin gluten, requiere la adición de trigo u otro tipo de harina similar para los productos horneados más complejos.

Aparte de eso, es una adición sorprendente a todos los platos que requieren espesamiento, y puedes utilizarla fácilmente en lugar de la harina común para tus salsas, sopas y platos similares.

4. Harina de coco

Otra alternativa a la harina de avena que no contiene gluten y constituye una opción de harina estupenda y saludable es la harina de coco, elaborada con carne de coco seca.

Suele ser un polvo bastante fino, con una textura muy suave y un color blanco brillante. Al igual que otros tipos de harina sin gluten, no puedes confiar en que la harina de coco forme una masa coherente por sí sola.

Sin embargo, en combinación con tipos de harina glutinosa, sí que puede utilizarse para tus productos horneados favoritos. Va especialmente bien en los postres, ya que aporta ese aroma y sabor únicos del coco, pero no es demasiado abrumador.

También es importante tener en cuenta que la harina de coco no contiene almidón y, por tanto, no contiene carbohidratos, lo que la convierte en una gran opción si estás vigilando tu recuento de carbohidratos.

5. Harina de almendra

La harina de almendras es un sustituto increíble de la harina de avena en la repostería, especialmente si buscas ese aroma tostado y a nuez que obtendrías de la avena.

Normalmente, la harina de almendra se produce a partir de almendras escaldadas y molidas, y el paso de ebullición elimina las pieles. Algunas personas tienden a confundir la harina de almendras con la harina de almendras, pero son totalmente diferentes.

La harina de almendra es un polvo fino que puede utilizarse para cocinar y hornear, mientras que la harina de almendra tiene una textura más gruesa y áspera.

Además, aunque tiene un ligero aroma a nuez, la harina de almendra no alterará el sabor de tu plato, ya que el sabor a almendra no es demasiado dominante.

La harina de almendra puede sustituir a la harina de avena en todo tipo de platos y productos horneados, como tortitas, pan o incluso pasta.

6. Harina de cebada

Hecha de grano de cebada entero molido, la harina de cebada es otra opción de harina integral, extremadamente nutritiva y saludable, y también una alternativa decente a la harina de avena.

Al igual que la harina de avena y las alternativas que hemos mencionado antes, si utilizas este tipo de harina para hornear, debes combinarla con harina de trigo.

La harina de cebada, por lo general en una mezcla con harina de trigo, se utiliza a menudo para hacer pan plano, fideos, así como productos horneados para añadir nutrientes.

Sin embargo, la harina de cebada es una gran alternativa a la harina integral en salsas, sopas y salsas si buscas un agente espesante más saludable.

7. Harina de garbanzos

Este sustituto de la harina de avena es un favorito absoluto entre los deportistas y las personas que dan prioridad a las proteínas en su dieta, ya que está repleto de proteínas de alta calidad.

La harina de garbanzos también es una opción sin gluten, y es baja en calorías (especialmente si se compara con la harina de trigo), así como en carbohidratos.

La textura de la harina de garbanzos es extremadamente fina y densa, pero también bastante pegajosa. Es precisamente esta pegajosidad lo que la convierte en un excelente aglutinante en la repostería, e incluso puede sustituir a algunos tipos de harina más pesados.

También puedes añadirla a tus hamburguesas, hamburguesas vegetales o cualquier plato que requiera un aglutinante fuerte. También puedes usarla para recubrir la carne y las verduras al freírlas como un rebozado saludable.

8. Harina de quinoa

Todo el mundo conoce ya todos los increíbles beneficios para la salud y el impresionante perfil nutricional de la quinoa, que suele utilizarse como sustituto del arroz.

Sin embargo, no mucha gente conoce la harina de quinoa, que está repleta de importantes nutrientes, especialmente proteínas y fibra.

Como la harina de quinoa puede ser bastante cara, si quieres ahorrar y hacerla en casa, debes saber que es tan fácil de hacer como la harina de avena casera.

El único paso adicional es que la quinoa debe tostarse y luego enfriarse antes de molerla o mezclarla para hacerla polvo. Tostarla liberará ese aroma a nuez que hace que la harina de quinoa sea tan única.

Además, para conseguir la mejor textura posible, asegúrate de tamizar el polvo de quinoa después de procesarlo para eliminar los trozos grandes.

Cómo elegir un sustituto de la harina de avena

En caso de que necesites harina de avena para una receta concreta, pero se te haya acabado o no la encuentres en las tiendas, siempre puedes hacerla tú mismo con tu marca favorita de avena integral.

Una ventaja significativa de la harina de avena sobre la de trigo es que no tiene gluten y ofrece una cantidad decente de proteínas y fibras, a la vez que es relativamente baja en calorías.

Ten en cuenta que algunas marcas de harina de avena incluyen ingredientes adicionales y la mezcla deja de ser sin gluten.

Por tanto, si tienes sensibilidad o intolerancia al gluten, es importante estudiar siempre la lista de ingredientes antes de comprar un producto. Por suerte, muchos sustitutos de la harina de avena también son sin gluten:

  1. La mejor elección: la harina de avena casera es sin duda el mejor sustituto de la harina de avena comprada en la tienda, y no notarás ninguna diferencia en tu receta.
  2. Propiedades de la harina: si no buscas un perfil de sabor bastante neutro y simplemente quieres una alternativa que tenga propiedades similares a las de la harina de avena, no puedes equivocarte con la harina de soja, la harina de arroz integral y la harina de cebada.
  3. Sabor&aroma: la harina de coco y la harina de almendras, en cambio, tienen un sabor y un aroma muy característicos. La harina de almendra tiene un aroma bastante parecido al que proporciona la harina de avena, mientras que la harina de coco aporta el sabor único que todos conocemos y amamos. Por lo tanto, si tu atención se centra en el perfil de sabor y no tanto en las propiedades de cocción y espesamiento, puedes elegir entre estas dos opciones.
  4. Perfil nutricional: por último, la harina de garbanzos y la harina de quinoa son las mejores opciones para las dietas basadas en proteínas, ya que ofrecen un contenido impresionantemente alto de proteínas/bajo de carbohidratos, rico en fibra.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up