Los 10 Mejores Sustitutos De Las Semillas De Nigella Para Sus Recetas

Los 10 Mejores Sustitutos De Las Semillas De Nigella Para

A menudo hay mucha confusión en torno a las semillas de nigella. Algunos las llaman comino negro, semillas de cebolla, flor de hinojo o alcaravea negra, mientras que otros las conocen simplemente como nigella o kalonji.

Independientemente de cómo decidas llamarlas, las semillas de nigella son un complemento delicioso y aromático para tus ensaladas, sopas y salsas. Sin embargo, estas semillas mediterráneas no son tan populares como algunas de sus alternativas, por lo que puede resultarte difícil encontrarlas.

Tanto si no has tenido éxito en la compra de semillas de nigella, como si sólo necesitas un sustituto rápido, te ofrecemos los mejores sustitutos de las semillas de nigella.

Indice

Los mejores sustitutos de las semillas de nigella

Las semillas de nigella son originarias de la región mediterránea, pero ahora se cultivan y se encuentran de forma silvestre en todo el mundo.

La nigella es una planta anual que tiene una gran cápsula de semillas que contiene semillas blancas que se vuelven negras en contacto con el aire. Cuando se recogen en septiembre, los frutos de la nigella se secan y se aplastan para revelar las semillas en forma de pera.

Muchos registros indican que las semillas de nigella existen desde hace mucho tiempo; de hecho, se descubrieron incluso en la tumba del rey Tut.

Además de utilizarse como especia, también son un conservante y se cree que tienen numerosos beneficios para la salud. En Asia, las semillas de nigella se suelen triturar para hacerlas polvo, pero muchos prefieren utilizarlas enteras por su textura crujiente. 

En cuanto al aroma, las semillas de nigella se parecen al orégano. Son herbáceas, ligeramente amargas, pero cálidas, y muchos coinciden en que saben como una cebolla tostada (de ahí el nombre de semillas de cebolla).

Tanto su aroma como su sabor son estratificados y extremadamente profundos, por lo que tienen múltiples aplicaciones en la cocina. De hecho, las semillas de nigella complementan una serie de platos, como los de verduras, el curry, el pilaf, la repostería salada y todo tipo de encurtidos.

Si no quieres añadirlas a tu cocina, puedes simplemente espolvorear algunas sobre productos horneados para obtener más textura y crujido. Pero, ¿existe un sustituto adecuado de las semillas de nigella para todos estos platos? Averigüémoslo. 

1. Semillas de sésamo negro

Las semillas de sésamo negro no sólo son un gran sustituto de las semillas de nigella en cuanto a sabor y aroma, sino que también tienen un aspecto muy similar.

Cuando se tuestan ligeramente, las semillas de sésamo negro revelan un sabor más a nuez y a tierra. Son una gran opción para incrustar la carne y el pescado o espolvorearlas sobre todo tipo de pasteles, ensaladas y otros platos salados.

A diferencia de las semillas de nigella, las de sésamo tienen un sabor ligeramente salado. 

Las posibilidades de las semillas de sésamo negro son infinitas. Puedes añadirlas a salsas para mojar, platos de tofu o postres, galletas, helados y pasteles. Además de utilizarse por su sabor, también son una gran opción para decorar tu plato. 

2. Semillas de sésamo blanco

Si no te importa el color y lo único que buscas es un sustituto de las semillas de nigella para conseguir esa textura crujiente, las semillas de sésamo blanco pueden servirte.

Las semillas de sésamo blanco son semillas descascaradas de la planta del sésamo, y son planas, con forma de pera y de color blanquecino. Cuando se tuestan, adquieren un color dorado, ligeramente marrón, y su sabor y aroma se intensifican. 

Las semillas de sésamo blanco son uno de los cultivos más utilizados en las cocinas de todo el mundo, como la de Oriente Medio, la mediterránea y la americana.

Se utilizan sobre todo en la repostería, como los panecillos para hamburguesas, pero también son estupendas en pastas para untar, salsas, aderezos y marinadas.

3. Semillas de comino

Las semillas de comino proceden de una planta anual, y suelen tener forma de bote, ser pequeñas y de color amarillo pardo. Sin embargo, las semillas de comino están disponibles en muchas variedades, como el comino blanco, el comino negro y el comino verde.

Si querías utilizar semillas de nigella en tu pan pero no las tienes, las semillas de comino pueden venir al rescate, ya que son una gran opción para los productos horneados. 

Estas semillas se utilizan a menudo en la cocina india, donde se conocen como jeera. En otras cocinas, como la de Oriente Medio y la mexicana, el comino suele utilizarse molido, especialmente en mezclas de especias como el garam masala, el curry en polvo, los adobos y el berbere.

Al igual que las semillas de nigella, las de comino tienen un aroma cálido y terroso, que combina el amargor y el dulzor en un sabor complejo. 

4. Semillas de alcaravea

Te encantará esta alternativa a las semillas de nigella por su fuerte aroma, su suave sabor a anís y una mezcla ligeramente terrosa de notas cítricas y de pimienta.

Puedes utilizar las semillas de alcaravea sobre tus productos horneados para obtener una textura extra, pero también son increíbles en sopas, currys, salchichas e incluso en el licor.

Como son muy aromáticas, las semillas de alcaravea también se pueden utilizar para llevar y encurtir, en ensaladas de patata, coleslaws, sobre asados de patata, goulash de ternera o mezcladas en una salsa de queso

La alcaravea también está disponible en forma de especia en polvo, y es un poco más potente que las semillas. Si sustituyes las semillas de alcaravea por el polvo de alcaravea, sólo ¾ de cucharadita del polvo será suficiente para una cucharada entera de alcaravea. 

5. Semillas de apio

Estas semillas de color marrón oscuro son muy pequeñas, y se parecen a las semillas de amapola en su tamaño y forma. En realidad, no son semillas del apio que conocemos y utilizamos en la cocina, sino del apio silvestre que está emparentado con el tipo "normal".

Como era de esperar, las semillas de apio se parecen al apio en cuanto a sabor, pero tienen un sabor más terroso y sabroso, y cuando se usan en grandes cantidades, también pueden ser picantes y acre. 

Las semillas de apio son especialmente deliciosas cuando se mezclan con platos de tomate, como ensaladas, salsa de pasta, salsa barbacoa, ketchup casero e incluso Bloody Marys.

También puedes utilizarlas para aliños secos, marinadas, aderezos y mezclas de especias para encurtir. Si encuentras semillas de apio molidas, ten en cuenta que la forma en polvo es más fuerte y tiene un sabor más dominante. 

6. Orégano

En caso de que utilices las semillas de nigella estrictamente como especia, y tu objetivo no sea añadir más textura o crujiente a tu plato, el orégano es el camino a seguir.

El orégano es una hierba muy aromática y ampliamente utilizada, disponible tanto en forma fresca como seca. Es un elemento básico en la cocina mediterránea y mexicana, a menudo mezclado en diferentes mezclas de especias, pero también se utiliza por sí solo. 

Tiene un aroma picante dominante que transformará cualquier plato al que lo añadas (o sobre él), y un sabor fuerte ideal para todo tipo de comidas saladas, especialmente la pizza y la pasta.

Si quieres aprovechar todo su potencial, opta por el orégano fresco, ya que es mucho más aromático. El orégano seco, en cambio, es una opción más cómoda para mucha gente, y es lo suficientemente sutil como para no adueñarse de todo el plato, sin dejar de elevarlo. 

7. Semillas de alholva 

Difícilmente encontrarás una especialidad de la cocina india que no contenga ni una pizca de semillas de alholva. A diferencia de las alternativas que hemos mencionado hasta ahora, las semillas de alholva son más bien dulces, pero también ofrecen ese distintivo aroma a nuez.

Muchos estarían de acuerdo en que saben a azúcar quemado y jarabe de arce, y es precisamente esta complejidad de sabor lo que hace que esta especia sea tan única. 

Aunque son ligeramente amargas, esta nota no se apodera de todo el plato, sino que el dulzor es bastante dominante. Sin embargo, si se cocinan durante demasiado tiempo, las semillas de alholva pueden volverse extremadamente amargas, por lo que debes evitar utilizarlas como alternativa a las semillas de nigella en las comidas de cocción lenta. 

8. Semillas de hinojo

Las semillas de hinojo suelen ser semillas secas ovaladas y de color verde pálido de la planta del hinojo. También son una gran opción si te gusta un poco de dulzor en tu plato, con un sabor terroso y parecido al del regaliz.

Las semillas de hinojo son muy versátiles, pero verás que son las que mejor combinan con la carne de cerdo y el marisco

Aunque muchos confunden las semillas de hinojo con el anís, ya que ambos pertenecen a la familia del perejil, son bastante diferentes. El anís se cultiva únicamente para recoger las semillas, mientras que el bulbo de la planta de hinojo se puede utilizar.

Como tienen un sabor herbáceo dominante, puedes utilizar las semillas de hinojo para dar dimensión a tus sopas, aderezos para ensaladas y adobos.

9. Copos de cebolla

Dado que muchas personas describen el sabor de las semillas de nigella como muy similar al de una cebolla tostada, los copos de cebolla pueden servir, sobre todo si la cebolla fresca te parece excesiva y difícil de trabajar. 

Los copos de cebolla son básicamente cebollas picadas deshidratadas, lo que los hace muy prácticos y fáciles de añadir a cualquier plato. Pueden sustituir a las cebollas en sopas, adobos, salsas y guisos, y son una alternativa más sutil, aunque aromática y sabrosa. 

10. Comino en polvo

A menudo, al utilizar alternativas en polvo de sus semillas favoritas, la gente se preocupa de que estas formas no tengan la intensidad de sabor esperada. Sin embargo, cuando se trata de comino en polvo, si eliges un producto de calidad, obtendrás aún más sabor y aroma.

Si utilizas el comino como especia y no como condimento seco o cualquier otro tipo de textura, el comino en polvo puede ser un sustituto de las semillas de nigella aún más conveniente que las semillas de comino. 

Puedes hacer fácilmente comino en polvo desde cero si tienes algunas semillas de comino y un procesador. Todo lo que tienes que hacer es tostar ligeramente las semillas, luego añadirlas a un procesador y molerlas hasta obtener un polvo fino. 

Cómo elegir un sustituto de las semillas de nigella

Con tantos deliciosos y aromáticos sustitutos de las semillas de nigella entre los que elegir, puede ser difícil tomar la decisión correcta. El mejor consejo que podemos darte es que decidas qué tipo de resultado quieres conseguir con tu especia.

Si buscas esa textura crujiente, sobre todo en tus productos horneados, no puedes equivocarte con las semillas de sésamo (blancas o negras), las de comino o las de alcaravea. 

Las semillas de apio, alholva e hinojo también pueden aportar textura, pero se añaden sobre todo a salsas, salsas, sopas, curry y platos similares.

El orégano, los copos de cebolla y el comino en polvo, en cambio, son especias más "convencionales": están llenas de sabor, son versátiles y muy fáciles de usar. 

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up