Los 12 mejores sustitutos de la cebolla verde para tus recetas

Los 12 mejores sustitutos de cebolla verde para tus recetas

A pesar de su pequeño tamaño y su sabor suave, las cebollas verdes se han convertido en un ingrediente importante en innumerables recetas de todo el mundo.

Esto se debe probablemente a su versatilidad y a su sabor agradable para la lengua, que las convierte en una adición popular a los platos crudos y cocinados por igual.

Cuando no tengas cebollas verdes, o simplemente no estén en temporada, necesitarás un buen sustituto de las cebollas verdes. Hemos seleccionado algunos de nuestros favoritos, ¡sigue leyendo!

Indice

Los mejores sustitutos de la cebolla de verdeo

Las cebollas verdes reciben distintos nombres, como cebolleta y cebollino. 

Hay cierta confusión en torno a estos jóvenes bulbos porque, en algunas partes de Estados Unidos, suelen llamarse chalotas, que son un tipo de cebolla completamente diferente.

Las chalotas y las cebolletas tienen en común un bulbo pequeño, pero mientras que las cebolletas son la versión joven de cualquier tipo de cebolla (ya que se cosechan antes de que estén completamente desarrolladas), las chalotas siguen siendo pequeñas incluso cuando están maduras.

El nombre de "cebolleta", por otra parte, proviene de la época del año en la que puedes encontrar las mejores cebolletas en los supermercados, que suele abarcar tanto los meses de primavera como los de verano.

Cocinar con cebollas de verdeo ofrece una gran versatilidad porque puedes utilizar tanto la parte blanca como la verde. 

Los bulbos blancos se suelen utilizar como lo harías con cualquier otro tipo de cebolla. Puedes picarlos o cortarlos en rodajas finas y utilizarlos en tus salteados, adobos y salsas, pero también puedes utilizarlos crudos en ensaladas como harías con el apio.

Los brotes verdes se utilizan sobre todo como guarnición, pero también se pueden añadir a las recetas para darles ese delicioso y suave sabor a cebolla con un toque de hierba. 

Son un ingrediente popular en el famoso Gyeran Mari (rollitos de huevo), una colorida y deliciosa receta coreana que encanta a todos los niños.

Cuando quieras utilizar cebollas de verdeo en las recetas, pero se te han acabado o prefieres probar algo diferente, tienes muchas opciones para una buena sustitución.

Por regla general, todos los tipos de cebollas son un buen sustituto, siempre que ajustes la cantidad en función de su perfil de sabor específico.

No obstante, en esta guía repasaremos cada tipo de cebolla con todo detalle, y asegúrate de leer nuestra lista hasta el final porque también hay más de un sustituto de la cebolla de verdeo que podría sorprenderte.

1. Cebollas blancas

Empezamos con las cebollas blancas porque probablemente son el sustituto más obvio que te viene a la mente cuando piensas en los bulbos blancos de las cebollas verdes.

Si te lo preguntas, las cebollas verdes no son específicamente cebollas blancas jóvenes, pero si necesitas algo que sepa y se parezca al bulbo de las cebolletas, las cebollas blancas son probablemente la mejor opción para tu plato.

Puedes utilizar las cebollas blancas como sustituto de la cebolla de verdeo en todas las recetas que requieran cebolletas picadas, pero también en la salsa, los sándwiches y las ensaladas.

Como los bulbos de cebolleta son bastante pequeños, una cebolla blanca de tamaño medio puede sustituir a unos 8-9 bulbos de cebolla verde.

2. Cebollas amarillas

Las cebollas amarillas son la llamada cebolla básica. Normalmente, cuando una receta pide cebolla sin especificar el tipo, es un subtexto que debes usar cebollas amarillas. Sí, son así de famosas.

Estas cebollas son el ingrediente perfecto para caramelizar, y aportan un toque de dulzura a tu plato. 

Aunque pueden sustituir tanto la parte blanca como la verde de las cebolletas, es mejor utilizarlas como sustituto de los bulbos blancos.

Utiliza las cebollas amarillas en sopas, fritas, asadas, combinadas con boniatos, con queso en un sándwich, con costillas cortas, o simplemente como aderezo para tu pizza.

3. Cebollas rojas

Las cebollas rojas tienen un alto contenido de azúcar y se consideran la variedad más dulce de las cebollas. También tienen un sabor algo picante, lo que hace que su perfil de sabor sea aún más intrigante.

Puedes utilizar las cebollas rojas como alternativa a la cebolla verde, pero se recomienda proceder con precaución. Empieza con una pequeña cantidad de cebolla roja y construye tu plato a partir de ahí.

Las cebollas rojas pierden parte de su intensidad cuando se cocinan, mientras que son perfectas para añadir un sabor sutil en ensaladas y sándwiches.

4. Cebollas dulces

Las cebollas dulces se parecen mucho a las amarillas, pero tienen un sabor más dulce. Se suelen utilizar para hacer aros de cebolla porque son perfectas para freír y caramelizar.

Puedes echarlas en una sartén con un poco de aceite de oliva a fuego lento hasta que suelten su dulce fragancia, y luego añadir calabacín picado u otra fruta o verdura de tu elección para hacer un delicioso acompañamiento o relleno.

También puedes mezclarlas con carne picada y algunas verduras asadas para tus pimientos rellenos.

Las cebollas dulces son increíblemente versátiles y son un buen sustituto de la cebolla verde, tanto por los tallos como por los bulbos. Pero ten cuidado con la cantidad, ya que la cebolla dulce media es más grande que otros tipos de cebolla.

5. Cebollino

El cebollino es técnicamente una hierba y no una verdura, pero es tan parecido a la cebolla de verdeo que a veces es difícil no confundirlos.

Tienen un sabor bastante dulce y son mucho más suaves que las cebollas verdes. De hecho, se utilizan para añadir un toque sutil a los platos, en lugar de usarse como ingrediente principal, como ocurre con las cebolletas.

No obstante, el cebollino puede sustituir a la cebolla de verdeo tanto en las recetas cocinadas como en las crudas, siempre que tengas cuidado de no cocinarlo en exceso, porque se cuece mucho más rápido que la cebolla.

6. Ajo verde

El ajo verde es la versión joven del ajo, igual que la cebolla verde es la versión joven de la cebolla. 

Este tipo de ajo se recolecta cuando la planta aún está inmadura, y se compone de los tallos verdes que crecen por encima del suelo, mientras que el ajo común, o ajo salado, que utilizamos en la cocina se extrae de los bulbos.

El ajo verde es un buen sustituto de la cebolla verde en cuanto a textura, pero no tanto en cuanto a sabor. Como puedes imaginar, sabrá mucho más a ajo que a cebolla, por lo que quizá no sea la mejor opción para todas las recetas que requieran un perfil de sabor a cebolla.

7. Ajo

Como ya hemos mencionado, el ajo y la cebolla tienen perfiles de sabor diferentes, pero nos apetecía incluirlo en esta lista porque tanto el ajo como la cebolla tierna se utilizan por la misma razón: añadir una capa adicional de sabor a tus platos.

De hecho, el ajo y la cebolla verde pueden utilizarse en la misma receta, ya que funcionan muy bien juntos. Cuando tengas que sustituir la cebolla de verdeo por el ajo, asegúrate de elegir la receta adecuada.

Puedes utilizar el ajo como sustituto de la cebolla de verdeo en platos de carne, o para equilibrar el amargor de verduras como las espinacas, la col rizada, la col, la rúcula, el brócoli y otras similares.

Recuerda ajustar la cantidad de ajo, porque su sabor puede ser bastante abrumador. Y hagas lo que hagas, nunca sirvas ajo crudo en lugar de cebollas verdes crudas.

8. Puerros

Los puerros son probablemente los miembros menos conocidos y apreciados de la familia de las cebollas. Mucha gente ni siquiera sabe que los puerros son en realidad una variedad de cebolla.

Puedes utilizar los puerros como sustituto directo de las cebollas verdes; sin embargo, en el caso de los puerros, tienes que cortar los tallos verdes. 

Las partes verdes y blancas claras de esta hortaliza pueden ser tu ingrediente especial en muchas recetas, ya que son perfectas para saltear, freír y asar. Puedes utilizarlas en salsas, pero también crudas en tacos o ensaladas.

Cuando los utilices crudos, recuerda cortarlos en rodajas finas, porque tienen un sabor bastante potente. Otra cosa que hay que recordar sobre los puerros es que hay que lavarlos bien, porque están llenos de suciedad.

9. Rampas

Las rampas son como una carta alegre porque son difíciles de encontrar en las tiendas, pero cuando las encuentras, tienes en tus manos un buen sustituto de la cebolla verde, que también puede funcionar como sustituto del ajo.

Esta hortaliza suele llamarse puerros silvestres, porque crece mejor en la naturaleza que cultivada, que es también la razón por la que son difíciles de encontrar en la mayoría de las tiendas.

El perfil de sabor de las rampas es más parecido al del ajo que al de la cebolla, sin embargo, si quieres elevar tu plato de la misma manera que lo harías con la cebolla de verdeo, las rampas son el sustituto perfecto para el trabajo.

Recomendamos no utilizar las rampas crudas, sino sólo en recetas que requieran cocción.

10. Pimientos verdes

El hermano del pimiento más odiado o más querido: el pimiento verde. A diferencia del pimiento rojo o del amarillo, el pimiento verde tiene un perfil de sabor casi completamente diferente, por eso la gente suele amarlo u odiarlo.

Sin embargo, es precisamente esta peculiar mezcla de amargor y sabor a hierba, que se parece un poco a la cebolla verde, lo que hace del pimiento verde una gran alternativa a la cebolleta.

La mayoría de las veces, utilizarás el pimiento verde para sustituir a la cebolla verde porque necesitas el mismo crujido y color de las cebolletas. 

Pero también puedes comprobar que los pimientos verdes son bastante versátiles en la cocina: puedes cocinarlos en una sartén, asarlos, asarlos a la parrilla o incluso comerlos crudos.

11. Orégano

Es cierto que el orégano no tiene nada en común con la cebolla verde. Ni siquiera es una verdura, sino una hierba, y se utiliza como especia.

Aunque no se puede decir que las cebolletas y el orégano compartan algunas similitudes en cuanto a sabor, el orégano sabe a hierba y tierra, y es muy picante, por lo que es perfecto para dar un toque final a tus platos.

Recomendamos utilizar el orégano para sustituir la parte verde de las cebolletas y, sobre todo, como aderezo, por ejemplo, en la pizza, el queso mozzarella fundido, la bruschetta o en tu frittata.

12. Cebollas verdes secas

Cuando todo lo demás falla, puedes dar la espalda al producto fresco y optar por el seco.

Las cebollas verdes secas pueden comprarse por Internet o en cualquier tienda de alimentación bien surtida. Puede que pierdas algo de sabor, pero ganarás mucho en cuanto a la vida útil.

Espolvorea cebollas verdes secas sobre tus trozos de patata, huevos, bruschetta y cualquier cosa que se beneficie de un aderezo de sabor suave. También puedes utilizarlas en sopas, guisos, carnes o recetas de cocción lenta.

Cómo elegir un sustituto de la cebolla verde

Las cebollas verdes no son difíciles de sustituir, y la mayoría de los mejores sustitutos se encuentran fácilmente en tus tiendas de comestibles locales.

Cuando busques una alternativa a la cebolla verde, debes mantenerte dentro de la familia de las cebollas: las cebollas blancas, las amarillas, las rojas, las dulces y los puerros pueden sustituir directamente a las cebolletas en la mayoría de las recetas.

El cebollino también es bastante parecido a la cebolla verde, aunque tiene un perfil de sabor más suave. Ten en cuenta que su tiempo de cocción es mucho menor que el de las cebollas verdes.

Si te apetece un sabor diferente que siga realzando tu plato como deseas, puedes utilizar ajo, ajo verde, rampas, orégano o pimientos verdes, este último perfecto para un buen crujido.

Cuando no tengas tiempo para experimentar, no puedes equivocarte con la versión seca de las cebollas verdes, fáciles de encontrar y listas para ser espolvoreadas en todos tus deliciosos platos.

Antonella

Antonella ha trabajado como chef durante más de 10 años y ha colaborado con varios sitios web y publicaciones como escritora fantasma. Tras licenciarse en la escuela de cocina, siempre ha trabajado como chef en restaurantes de alto nivel y ha impartido clases de cocina por todo el país. Tras establecerse en California, Antonella ha puesto en marcha su propio negocio de catering y ha escrito para CookandLogic desde sus inicios, aportando sus años de experiencia en lo que respecta a ingredientes, recetas y consejos culinarios.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up